Muralismo para concienciar a los cucuteños sobre el conflicto armado

204

Concientizar a la comunidad ajena al conflicto armado sobre la importancia de conocer la verdad de los hechos ocurridos en los últimos años de violencia, fue la meta que un grupo de 12 estudiantes de Comunicación Social se propusieron al iniciar su labor con los Muros de la Verdad.

Los Muros de la Verdad son una estrategia piloto de la Comisión de la Verdad que se ejecutó en la zona nororiental de Colombia. Es allí donde los universitarios se abanderaron de la iniciativa y pintaron tres murales en puntos diferentes de la ciudad: la Universidad Francisco de Paula Santander (Ufps), el barrio El Rodeo y El Malecón, este último en la Avenida Los Libertadores.

Según explicaron los estudiantes,  los Muros de la Verdad tuvieron una acogida en  cerca de 300 cucuteños, tanto víctimas del conflicto armado como ajenas a este panorama, quienes escribieron sus mensajes de apoyo a la verdad.

Una herida que no cierra

Daniel Barros, uno de los 12 universitarios, explicó que la importancia de los Murales de la Verdad es la apuesta de apoyar al prójimo tanto con una  voz de aliento como en el retratar sobre el   lienzo lo que sucedió.

“Es una estrategia que me marcó la vida, más cuando un niño escribió que jugó fútbol en una cancha de tierra de Ocaña que estaba llena de cadáveres”.

Sobre ello, la Comisión de la Verdad explicó que  con la propuesta de  los Muros de la Verdad se busca que los cucuteños se pregunten sobre su verdad del conflicto, pues “muchos no conocen la verdad no se han fijado en lo que ha ocurrido en Colombia”.

Por su parte, Alfredo Quintero, uno de los universitarios, confesó en su intervención que su familia fue víctima de desplazamiento forzado por parte de grupos al margen de la ley, quienes se tomaron la finca que su familia tenía en Tolima cuando su madre estaba en embarazo.

Quintero relató con orgullo que, más de 18 años después, el acto de llegar a la etapa de posconflicto y marcar un nuevo capítulo es agradable para muchas familias del barrio El Rodeo.

“Allá viven personas víctimas de desplazamiento forzado; son mis vecinos. Al ver los Murales de la Verdad se abrió una posibilidad de identificar que hay colaboración de los colombianos en generar para apoyar nuestros  procesos” añadió.

Adriana Espinel, docente que orientó a los 12 estudiantes, explicó que la labor de la academía está con la comunidad y en  el marco de la  reparación, la justicia y la verdad.

Cúcuta (La Opinión).

También podría gustarte