Contraloría detectó irregularidades en construcción de centro de salud

354

La Contraloría General de la República hizo un hallazgo con presuntas irregularidades por valor de $1.906 millones de pesos en la ejecución del Nuevo Centro de Salud El Rosal, en el municipio de este mismo nombre en el departamento de Cundinamarca, donde se hizo,  inicialmente, una inversión por 2.453 millones de pesos.

El informe de la auditoría, realizado por la Unidad de Seguimiento y Auditoría de Regalías, evaluó la inversión y gestión fiscal desplegada por los contratantes y contratistas en la construcción del nuevo centro de salud públicos.

El hallazgo detectado tiene una presunta incidencia fiscal y disciplinaria, por un valor estimado de $1.906.627.164,00 millones.

La auditoría de la Contraloría General, que incluyó 4 visitas técnicas por parte de arquitectos e ingenieros estructurales, determinó que los diseños contratados no corresponden a la obra que se ha ejecutado.

Así mismo, dicho informe menciona los ajustes y modificaciones realizados al proyecto y las versiones secuenciales de los diseños, (planos) con aprobación de las autoridades competentes, (Secretaria de Planeación municipal, Secretaría de Salud del departamento, el OCAD, etc.)

“…Lo anterior, genera que no exista una trazabilidad del desarrollo de los ajustes y modificaciones del proyecto, que den cuenta y justifiquen las múltiples suspensiones y prorrogas del plazo contractual, extendido en un 413%, al pasar de ocho (8) meses inicialmente pactado a más de cincuenta (50) meses en la actualidad”, señala textualmente el informe de auditoría.

La Contraloría alerta sobre deterioros prematuros en la obra por cuenta de un año de interrupciones continuas, así como una deficiente calidad constructiva. Además, indica que es una ejecución irregular, con un avance físico aproximado del 65%, por lo que se encuentra inconclusa, inoperante y sin funcionalidad.

Del mismo modo, el equipo auditor evidenció deficiencias en la calidad del proceso constructivo, lo que afecta la funcionalidad de algunos elementos y el no cumplimiento de la norma de construcción sismorresistente, (norma NSR-10) que debe tener un centro de salud.

Por ello, la Contraloría determinó que la inversión y gestión fiscal desplegada por los contratantes y contratistas en la construcción del Nuevo Centro de Salud de El Rosal ha sido antieconómica, ineficaz e ineficiente.

Bogotá (Colprensa).

También podría gustarte