Electricaribe, ¿a media luz ?

764

Con optimismo moderado se espera que en febrero de 2020 salga adelante el proceso que busca operadores inversionistas para el servicio de Distribución y Comercialización que presta Electricaribe.

Los incentivos que trae el nuevo proceso para los inversionistas que decidan asumir la operación es que no tendrán que pagar los pasivos de la compañía y adicionalmente podrán ofertar por uno de los dos mercados en los que el Gobierno Nacional decidió dividir el servicio.

Con la nueva regla de juego, está latente la posibilidad que solo se adjudique uno de los dos mercados, caso en el cual se resolvería la mitad del problema.

En ese escenario lo más probable es que la parte de Electricaribe con presencia en los Departamentos de la Guajira y Magdalena agrupados con Atlántico no salgan favorecidos y sigan administrados por La Superservicios.

Por las condiciones del mercado, existe mayor interés inversionista por la zona de los cuatro Departamentos restantes. Con este riesgo, el servicio que hoy presta Electricaribe quedaría `a media luz’. Sin embargo el proceso está en marcha y los responsables deben anticiparse a cualquier escenario para garantizar sin traumatismos la continuidad del servicio durante la transición.

En ese contexto, los sistemas de información con que hoy cuenta Electricaribe Intervenida, con la llegada de uno o dos operadores tendrían que separarse. Antes de la administración de la Superservicios los sistemas eran compartidos con las empresas del Grupo Gas Natural. Se requirieron dos años para separarlos.

Previendo la complejidad de la separación de los sistemas, el reglamento del proceso otorga un periodo de cuatro años desde que comiencen a operar las eventuales dos nuevas empresas para que estas compartan los sistemas contable, financiero, recaudo, comercial, control y monitoreo del servicio, entre otros, en tanto cada una monta sus propios sistemas.

Ante el panorama descrito aparece otro negocio y la necesidad de crear una nueva y millonaria empresa encargada de la administración de los servicios compartidos. Surgen entonces las siguientes preguntas: ¿a cargo de quien quedaría el manejo de los servicios informáticos compartidos, siendo todos los sistemas de Electricaribe a cuánto ascendería la inversión de este operador transitorio y cuánto se le pagará por administrar los sistemas, quien lo escogería y bajo cuál modalidad, directamente, invitación pública o privada, cuánto pagarían las nuevas empresas por el uso en alquiler de los sistemas, los recursos que de esta actividad se obtengan servirían para pagar la deuda que durante la intervención de Electricaribe se adquirió con la Nación, estos costos serán asumidos por el usuario en la tarifa?

Después de un año de la decisión de dividir el mercado, esas dudas deberían estar despejadas con transparencia y esperemos que, por no estar listos, en febrero no se anuncie una nueva prórroga.

* Ex Agente Especial de Electricaribe

También podría gustarte