El Proyecto Frontera de Oportunidades rindió cuentas en Maicao   

749

Más de 200 personas participaron del  encuentro “Frontera de Oportunidades para la Convivencia Ciudadana” que sirvió como un espacio de integración entre la comunidad migrante venezolana, retornados colombianos y comunidad de acogida, donde compartieron las experiencias más significativas desarrolladas a través del programa Frontera de Oportunidades entre los municipios de Riohacha y Maicao.

Esta actividad se realizó en el auditorio del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) sede Maicao y estuvo organizada por la Asociación Salto Ángel – Asangel, sociedad civil que ha sido uno de los frutos de este proyecto ejecutado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD en convenio con el Secretariado de Pastoral Social de Riohacha – SEPAS.

Cabe mencionar que en el municipio de Maicao este proyecto contó con el apoyo de la Administración Municipal, quienes vieron una oportunidad de trabajar la inclusión en las comunidades desde el trabajo de una ciudadanía activa para el embellecimiento de la ciudad.

Fue una integración llena de emotividad donde se mezclaron sentimientos de nostalgia y alegría, en la que cada uno de los participantes recordó los momentos más significativos y de aprendizaje que les ha dejado la migración.

Al mejor estilo de los programas de la televisión venezolana con shows en vivo, performance, los asistentes se trasladaron por un momento a esa tierra que los vio nacer disfrutando de música venezolana, desayuno y almuerzo con los platos típicos de su territorio.

Como invitados especiales acompañaron Aldemiro Santos Choles Quintero, secretario de gobierno de la Alcaldía de Maicao; Eliana Melo, coordinadora PNUD para Guajira, Cesar y Magdalena; Ascanio Vega Armenta, director del Secretariado de Pastoral Social Riohacha; Gloria Alicia Pinzón, gerente nacional de convenios de FUPAD, entre otros representantes de organizaciones e instituciones.

Eliana Melo, coordinadora de PNUD explicó que el proyecto Frontera de Oportunidades ha buscado hacer alianzas con la Alcaldía de Maicao, Pastoral Social y otras organizaciones porque han visto en la migración una oportunidad de desarrollo para este municipio fronterizo, en ese sentido destacó que durante este año trabajaron con diferentes grupos de población migrante mixta, sobre todo la que decidió asentarse en este territorio.

Recalcó el apoyo para la conformación de la Asociación Salto Ángel, integrada por profesionales venezolanos que buscan aportar esfuerzos para una vida digna, de igual modo, señaló la importancia de la creación de la iniciativa de Banco Amable: “Ha sido llamativa y de interés para el país porque es la oportunidad que tienen los venezolanos para aportar a la construcción de ciudadanía en la ciudad de Maicao, lo que ha ayudado a la reducción de la xenofobia en esta localidad”.

Por otra parte, destacó  la integración de la red de talentos, quienes han desarrollado temas de economía creativa y economía naranja, mientras otros se han conformado en bandas musicales con proyección.

Asimismo, señaló que a través de los medios de vida se apoyaron 38 unidades productivas integradas por 200 personas, artesanas wayuu colombianas y retornadas quienes recibieron materiales de trabajo para la elaboración de mochilas, chinchorros.

Ascanio Vega Armenta, director del Secretariado de Pastoral Social, sostuvo que para ellos es importante participar en este tipo de proyectos que les da la oportunidad de darle continuidad a los trabajos que desde hace muchos años han desarrollado en convenio con ACNUR y otras organizaciones.

Explicó que en este caso la integración que ha generado el trabajo con la población migrante y de acogida es la ocasión que les da el proyecto  “Frontera de Oportunidades” de brindar la hospitalidad de acuerdo al mandato rector de la iglesia católica y el Papa Francisco.

Por su parte, Aldemiro Santos Choles Quintero, secretario de Gobierno de la Alcaldía de Maicao, destacó que este espacio sirvió para compartir las cosas positivas de la migración como lo es construir una sociedad incluyente donde se pueda convivir.

Explicó que desde la Administración Municipal se trató de promover un territorio acogida en el cual se superaran elementos que constituyen inseguridad y falta de convivencia reiteró que “esta semilla queda para construir una relación y una política migratoria para Colombia y Maicao”.

El proyecto logró construir sinergias con diferentes organizaciones, entre ellas la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), fundación Minuto de Dios, Fundación Desierto Verde, Mercy Corp, entre otras más que a bien lograron la consolidación de las metas trazadas.

Finalmente, Yanoski Semprum venezolana y miembro de Banco Amable destacó que la actividad fue un espacio de compartir e integración “nos sentimos como en casa, gracias por todo, la comida nos hizo trasladar a nuestra tierra, la arepa, el pabellón criollo, la música, nos han regalado un poquito de Venezuela a pesar de estar en Colombia y en Maicao”.

También podría gustarte