Se ´disparan´ casos de violencia intrafamiliar en Santa Marta, van 750

660

En la vida un gran número de personas en todo el mundo son víctimas de la violencia constante, mientras que para muchos sentirse a salvo consiste en cerrar puertas, ventanas y evitar lugares peligrosos, para otros no hay escapatoria, puesto que la violencia se encuentra detrás de esas puertas, silenciosas y oculta de los ojos de los demás.

Los efectos de la violencia son perecibles en diversas formas y se presenta en todas partes del mundo, a la muestra las cifras presentadas por la Organización Mundial de la salud en la que se reporta que cada año, más de 1,6 millones de personas pierden la vida y muchas más sufren lesiones no mortales como resultado de la violencia interpersonal, autoinflingida o intrafamiliar.

 Y es precisamente este último tipo de violencia uno de los que más causa preocupación en Colombia y particularmente en Santa Marta, puesto que de acuerdo con De acuerdo con el último boletín emitido por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre enero y octubre del 2019, en Santa Marta han sido notificados 750 casos de violencia intrafamiliar. Cabe resaltar que esta es la segunda cifra más alta entre los índices de violencia de la capital del Magdalena.

De acuerdo con el informe del total de los casos, 29 fueron en contra de adultos mayores, 173 entre otros familiares y 482 notificados por violencia de pareja, siendo esta cifra la que más preocupa y causa alarmas entre las autoridades samarias.

Cabe resaltar que según la Organización Mundial de la Salud, OMS, la violencia se define como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo de comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daño psicológico, trastornos en el desarrollo o privaciones”.

Es decir, que el acto violento se concibe como el abuso de poder que ejerce una persona sobre otra que es percibida como vulnerable. De acuerdo con el último informe de Medicina Legal, emitido los primeros días del mes de diciembre del presente año, la mayor parte de las víctimas de esta violencia en la ciudad de Santa Marta son los menores de edad, la población adolescente, las mujeres, personas con capacidad reducida y la población adulta mayor.

Del mismo modo, el informe dio a conocer que las personas en edades cercanas a los 25 y 29 años son las más violentadas por hechos de maltrato intrafamiliar, seguido muy de cerca por quienes tienen entre 20 y 24 años de edad.

Es válido mencionar que en un informe entregado por Medicina Legal durante los primeros días del mes de octubre del presente año, se notificó que en el departamento del Magdalena se han reportado 723 casos de violencia intrafamiliar, siendo 646 de ellos cometidos hacia las mujeres y 77 en contra de hombres. Pero más preocupantes resulta aún que este tipo de violencia se da en todos los espacios como la calle, la escuela, el hospital, la empresa y el hogar.

Frente a lo anterior, la psicóloga Mileidy Julieth Jiménez Sánchez, aseguró que este tipo de violencia tiene raíces históricas y particularmente en el Magdalena es más aguda y compleja por tratarse aún de una sociedad mayoritariamente machista “(…) es así que la violencia intrafamiliar asume múltiples formas,  física, psicológica, sexual, verbal y económica, y tiene múltiples representaciones ya sea el suicidio, homicidio, desaparición, secuestro, masacre, maltrato, chantaje, ultraje y afecta a todos desde niños niñas, jóvenes, adultos, hombres, mujeres, en calidad de víctimas o victimarios y hace parte de nuestra vida cotidiana”.

MENORES DE EDAD

En el caso puntual de los  niños, niñas y adolescentes en Santa Marta fueron reportados 66 casos en el periodo comprendido entre enero y octubre del 2019, asimismo en el boletín emitió en los primeros días del mes de octubre señalan que en el Magdalena se han reportado 91 casos. De acuerdo con las estadísticas 54 de estos fueron cometidos hacia niñas y 37 en contra de varones. Con respecto al 2018 las cifras no están muy lejos de ser rebasadas; el año pasado 140 menores de edad fueron víctimas de maltrato intrafamiliar.

Este tipo de violencia perjudica principalmente el desarrollo evolutivo a corto, mediano o largo plazo de niños, niñas y adolescentes, asimismo también les originará secuelas físicas, emocionales y psicológicas. Serán más vulnerables que aquellos que viven en hogares pacíficos.

Del mismo modo, los niños y niñas afectados por la violencia ejercida por sus padres, pueden sufrir de insomnio, falta de concentración y escaso rendimiento escolar, enuresis, terrores nocturnos, falta de apetito, ira, depresión, estrés, ansiedad, entre otros.

Cabe destacar que según expertos el menor que presencia las peleas entre sus progenitores, reaccionará con violencia y sufrimiento movido por la angustia de ser parte del modo de actuar violento de sus padres, por esto muchas veces aprenden a reprimir sus emociones o necesidades, y a estar siempre alertas ante cualquier hecho que pudiera suscitarse en el hogar.

A NIVEL NACIONAL

En el país han sido reportados 38 mil 903 casos de violencia intrafamiliar al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre los cuales 4.607 son cometidos contra niños, niñas y adolescentes; mil 238 contra adultos mayores; 7 mil 994 entre otros familiares y 25 mil 064 por denuncias de violencia de pareja.

Los mayores casos de violencia se presentan en niños, niñas y adolescentes reportando una cifra de 2.704 casos entre los meses de enero y octubre del presente año, asimismo, los adultos mayores entre los 60 y 64 años son los más violentados.

Finalmente el informe reveló que son las mujeres las mayores victimas en casos de violencia de pareja, solo entre enero y octubre del 1029 fueron notificados 34 mil 183 casos, mientras que contra hombre la cifra llega hasta los 5.745.

TIPOS DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

De acuerdo con la psicóloga Mileidy Julieth Jiménez Sánchez, para hablar de violencia intrafamiliar primero es indispensable saber identificar los tipos de violencia que existen, dado que la principal víctima de violencia intrafamiliar es la mujer, consideramos las siguientes definiciones extraídas del Reglamento de Violencia de Pareja:

Abuso verbal: utilización del lenguaje hablado para humillar, ridiculizar, amenazar o denigrar al otro miembro de la pareja.

Abuso emocional o psicológico: subvaloración o descalificación del otro, el autoritarismo, la imposición de ideas o deseos. Puede acompañar o preceder la violencia física como una forma de control a través del miedo y la degradación. Intimidación en los tratos, incluyendo la coacción utilizando terceros.

Aislamiento: acción ejercida para controlar cada aspecto de la vida del otro miembro de la pareja como su tiempo, sus actividades, su contacto con los otros. Así mismo cuando a una persona no se le permite trabajar, recibir llamadas telefónicas o ver amigos o familiares y debe estar fuera o desconectada del mundo exterior.

Abuso económico: la agresión se ejerce cuando se controla el acceso de la pareja al uso del dinero, el manejo y gasto del mismo.

Abuso sexual: desde un punto de vista médico-social (no jurídico) se refiere a todas las conductas que atentan contra los derechos sexuales y reproductivos de una persona. Incluye acoso sexual, violación, actos sexuales realizados contra el otro miembro de la pareja o contra la persona con la que se haya convivido o procreado.

Abuso físico: Se refiere a las conductas que atentan contra la integridad física del otro miembro de la pareja.

Cabe resaltar que la violencia psicológica se detecta con mayor dificultad. A diferencia de la violencia física, no deja huellas visibles y el agredido tiene que luchar contra la palabra del agresor que suele tachar a la víctima de exagerada o loca, por lo que consideramos que las estadísticas presentan un sub registro sobre este tipo de violencia.

DENUNCIE NO SE QUEDE CALLADO

Si una persona es víctima o conoce de un caso de violencia intrafamiliar, según lo informado por el Ministerio de Justicia y del Derecho, podrá informarlo y recibir asesoría y acompañamiento en la comisaría de familia del municipio donde ocurrieron los hechos o puede acudir a un centro médico u hospital de su municipio, donde se le prestará la asistencia médica de urgencia que sea necesaria, y se informará a la fiscalía para que investigue el delito.

En caso de ser posible, podrá acudir directamente a la Fiscalía General de la Nación, para presentar denuncia por los hechos ocurridos, asimismo para este tipo de delitos la fiscalía cuenta con los Centros de Atención e Investigación Integral contra la Violencia Intrafamiliar, en los cuales recibirá asesoría y tratamiento psicológico, social, jurídico y médico-legal.

En caso de no poder acudir directamente a la Fiscalía General de la Nación, puede dirigirse al cuadrante de la Policía Nacional de su barrio o CAI, quienes lo orientarán sobre los pasos a seguir.

Para garantizar la integridad y vida de las personas, la víctima del maltrato, el defensor de familia, o quien actué en nombre de aquella, podrán solicitar una medida de protección ante la misma Comisaría de Familia. En caso de no haber Comisario de Familia, la solicitud se podrá hacer ante el juez civil o promiscuo municipal del lugar de residencia del solicitante o de donde fue cometida la agresión.

 Es importante tener en cuenta que las agresiones reiteradas, pueden configurar una causal para pedir el divorcio; la solicitud del trámite de medida de protección puede presentarse de manera verbal o escrita, dentro de los treinta días siguientes a cuando tuvo lugar el hecho o desde que se tuvo conocimiento y que las medidas de protección son diferentes dependiendo de cada caso, y pueden ir desde el acompañamiento a la víctima a su vivienda o lugar de trabajo, hasta ordenar al agresor el desalojo de la casa, e incluso se pueden acceder a medidas de atención que consisten en servicios provisionales de vivienda, alimentación y transporte, cuando se reúnan unas condiciones especiales de riesgo.

También podría gustarte