Esta semana Congreso define suerte de la reforma tributaria

180

El gobierno hace cuentas con bolígrafo en mano acerca de los votos que necesita para que la iniciativa sea aprobada.

La Ley de Crecimiento Económico tendrá una semana definitiva en el Congreso de la República, donde las plenarias de Senado y Cámara tienen previsto debatir y votar la ponencia del proyecto de ley a partir del lunes.

El problema para el Gobierno es que las cuentas  están apretadas. Los partidos  que acompañan al presidente Iván Duque: Centro Democrático, Conservador, Mira y  Colombia Justa Libre, votarán a favor de la ponencia, sin embargo, sus votos no logran completar los que necesita para ser aprobada.

Por esta razón,  el proyecto necesita el apoyo de los partidos independientes, sin embrago, los liberales anunciaron que tras sostener una reunión con el expresidente César Gaviria, la bancada decidió votar de manera negativa  la Ley de Crecimiento Económico.

De esta manera,  será clave el papel de Cambio Radical en la votación, quienes  luego de pedir inclusión de algunos aspectos en la ponencia apoyaron la primera vuelta del proyecto en el Legislativo. Se espera que mantengan su posición  y adhieran 16 votos positivos  para lograr los 55 votos necesarios en Senado.

Con la adhesión de Cambio Radical, pese a que se logra con los votos mínimos necesarios, también será clave el apoyo del  senador Jonatan Tamayo de la Alianza Social Independiente (ASI) , quien se ha manifestado abiertamente a favor del Gobierno, contrario a su partido.

Por el lado de la Cámara de Representantes el proyecto necesita 86 votos para ser aprobado  y se cree que pueda llegar a tener 87.  Por esta razón también será importante la votación del Partido de la U, quienes hasta el momento están divididos, pero que anunciarán  la  posición  de la bancada este lunes.

Se espera que el Gobierno convoque tres días extraordinarios en el Legislativo para que se pueda votar la reforma tributaria.

LOS CAMBIOS

El texto de la ponencia definitiva, que será puesto a consideración de los congresistas, contiene otros cambios, pero menores. Entre estos se encuentra que los medicamentos no tendrán IVA en la cadena de producción lo que permitiría que los colombianos puedan adquirirlos a menor costo.

Otro punto del proyecto establece que “con el fin exclusivo de garantizar la continuidad de la prestación de energía en la Costa Caribe”, se establece “la creación del Fondo de Sostenibilidad Financiera del Sector Eléctrico (Fonse) cuyo objeto será la inversión de recursos en instrumentos de capital emitidos por empresas de servicios públicos de energía oficiales, privadas o mixtas”.

Se señala, además, de forma explícita que la destinación de la sobretasa a las instituciones financieras será para la financiación de la red terciaria nacional. Con lo que se busca contribuir con el “bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población”. Se incluye dentro de la exención del IVA a los bienes y la prestación de servicios destinados a los departamentos de Amazonas, Guainía, Guaviare, Vaupés y Vichada. Se establece que los recursos recaudados por el impuesto nacional al consumo de cannabis se destinarán a la financiación de proyectos vinculados al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS).

BENEFICIOS TRIBUTARIOS

Un elemento clave de la iniciativa son los beneficios tributarios, que han generado controversia. El representante Óscar Darío Pérez, del Centro Democrático, indicó que estos estaban contemplados en la ley de financiamiento.

 “Para las megainversiones, las inversiones de más de $1 billón, la tarifa que debería ser del 30% se les baja al 27%. Con eso lo que se piensa es atraer la inversión. La segunda exención, las inversiones en el sector agropecuario, que superen ciertos montos, tendrán una tarifa del impuesto de renta de 0%. Esa ya existía en la Ley de Financiamiento. Las de la economía naranja, las industrias de la creatividad, tienen una exención por siete años”, expresó. Indicó que “la exención o el beneficio tributario de la devolución del IVA a la importación de bienes de capital está plenamente justificada porque realmente eso reconvierte industrialmente el país, lo hace más productivo, más moderno. Ese IVA que se pague ahí lo podrán deducir del impuesto de renta. Es una forma de atraer inversión”.

Desde la oposición se ha cuestionado que estas exenciones representan $9 billones y que beneficiarán a los que más ganan.  “Esta es una reforma que prolonga una estructura vieja de la tributación colombiana y es que los que más ganan no pagan lo que le deberían pagar a la sociedad. Las clases medias son las que llevan sobre sus hombros el mayor peso del costo del Estado”, afirmó el senador Iván Marulanda, de la Alianza Verde.

También podría gustarte