Los líderes mundiales buscan un nuevo impulso para  refugiados

198

La crisis migratoria parece haber terminado, pero los desplazados son más numerosos que nunca. Jefes de Estado y ministros se reunirán el martes y el miércoles en Ginebra en el primer Foro Mundial sobre los Refugiados para dar un nuevo “impulso” al Pacto de la ONU adoptado el año pasado.

Justo un año después de que se adoptara este texto en Nueva York para dar una respuesta internacional a los movimientos masivos de refugiados, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) invitó a Suiza a dirigentes, sociedad civil y empresas para que presenten propuestas concretas sobre el “reparto de la carga y de la responsabilidad”.

La primera edición de este foro, coorganizado por Turquía, Alemania, Costa Rica, Etiopía, Pakistán y Suiza, que se celebrará cada cuatro años, “interviene tras una década más que agitada en cuestión de niveles de desplazamientos”, explica a la AFP Kelly Clements, Alta Comisionada adjunta de ACNUR.

Según ella, 71 millones de personas fueron desplazadas en 2018, entre ellas 26 millones de refugiados, un récord. “Ya sea para los Estados, las organizaciones internacionales, el sector privado, sentimos la necesidad de dar una mejor respuesta” al desafío migratorio.

El debate, no vinculante, “no se centra solo en los refugiados, sino también en los países que los acogen” y será “la ocasión de poner en práctica” propuestas sobre empleo, educación, energía, o medioambiente, señala Clements.

“Se trata de recopilar los anuncios, dar pistas y crear un impulso”, resume Céline Schmitt, portavoz de ACNUR en Francia.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó que espera de este encuentro sobre todo contribuciones “financieras”, una “asistencia material” y anuncios en materia de reinstalaciones por parte de algunos países.

La ONU destacó este lunes también el compromiso del sector privado, del que un centenar de empresas participarán en el evento. “Cada acción cuenta. El Foro promete una aproximación social completa”, tratando de juntar “refugiados y sector privado para encontrar soluciones”, señaló Dominique Hyde, de ACNUR, en rueda de prensa.

La empresa Vodafone anunció, por ejemplo, la expansión de una alianza con ACNUR para “escuelas conectadas” en los campos de refugiados, con previsiones de pasar de 36 aulas a “cerca de 300” de aquí a 2025, lo que significa que unos 500.000 niños tendrán acceso al colegio.

Otro objetivo, afirma Céline Schmitt, es volver a situar a los refugiados en el centro de atención. Si bien el momento más crítico de la crisis migratoria que vivió Europa en 2015 acabó, “no hay que olvidar lo que ocurre en el mundo”, advierte.

La intervención de Turquía, que alberga la mayor cantidad de refugiados en el planeta, alrededor de tres millones, es muy esperada.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que llegó este lunes a Suiza en calidad de coorganizador, insiste en que si no recibe más ayuda de la comunidad internacional, podría abrir las puertas de Europa a los refugiados.

Turquía debería hablar del “apoyo adicional que necesita de nuestra parte”, reconoce Kelly Clements.

También podría gustarte