Trump ataca a demócratas antes que voten acusaciones

221

Para el mandatario, la votación en la Cámara baja no es “más que un intento de golpe de Estado ilegal y partidista” motivado por el resentimiento, al acusar a los demócratas de ser “incapaces de aceptar el veredicto de las urnas”. 

A un paso de convertirse en el tercer presidente de Estados Unidos en enfrentar un juicio político, Donald Trump lanzó un ataque furibundo contra la oposición demócrata, a la que acusó de librar una “guerra abierta contra la democracia”.

Menos de tres meses después de que estallara el escándalo ucraniano, la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, decidirá el miércoles si aprueba las acusaciones de “abuso de poder” y “obstrucción al trabajo del Congreso” contra el presidente.

“Mañana, la Cámara de Representantes ejercerá una de las atribuciones más solemnes que le otorga la Constitución, cuando se reúna para aprobar dos artículos de acusación contra el presidente”, señaló el martes la líder demócrata Nancy Pelosi en una carta a los legisladores de su partido.

Un comisión de la Cámara debatía el martes, en medio de un clima de confrontación, las últimas reglas técnicas para la votación.

En una carta en un tono extraordinariamente colérico remitida a Pelosi, en la que tilda los cargos en su contra de “engañosos”, “sin valores” y “absurdos”, le acusa de “minar la democracia” y le advierte que “la historia la juzgará duramente”.

Para el mandatario, la votación en la Cámara baja no es “más que un intento de golpe de Estado ilegal y partidista” motivado por el resentimiento, al acusar a los demócratas de ser “incapaces de aceptar el veredicto de las urnas”.

En la misiva se presenta como víctima de una “cruzada viciosa” y afirma que saldrá airoso de este proceso: “No tengo dudas de que el pueblo estadounidense le responsabilizará, junto con los demócratas, en las elecciones de 2020”.

El proceso de destitución divide a la población estadounidense: 45% quiere que Trump sea cesado (77% entre los votantes demócratas) mientras que 47% se opone, según un sondeo de la CNN-SSR.

Un puñado de legisladores demócratas moderados, elegidos en circunscripciones favorables a Trump, han dicho que apoyarán el juicio del presidente, incluso si corren el riesgo de perder votantes.

Solo dos de los 231 representantes demócratas podrían votar a favor de Trump, en tanto ninguno de los 197 diputados republicanos ha anunciado hasta la fecha su apoyo al proceso de destitución del presidente.

Por lo tanto, es casi seguro que Trump sea sometido a un juicio político en el Senado, algo que solo ha sucedido a dos de sus predecesores: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. El republicano Richard Nixon, involucrado en el escándalo Watergate, prefirió renunciar en 1974 antes de sufrir este estigma.

La Cámara alta probablemente abra el proceso contra Trump en enero, donde se espera que sea absuelto, pues se necesitarían al menos 67 votos para destituirlo y los republicanos detentan 53 de los 100 escaños.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo el martes que la “precipitada” investigación de los demócratas de la Cámara baja con miras a la destitución del presidente es “fallida” para acusarlo y más aún para destituirlo.

También podría gustarte