Trump podría ser tercer presidente de EE.UU. en ir a juicio de destitución

216

Un día crucial vive el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Cámara de Representantes de ese país en donde la plenaria comenzó el debate que definirá si es enviado a un juicio político o de destitución en el Senado.
Los representantes están debatiendo sobre los dos cargos de los que es acusado el mandatario, por lo que se considera la presión ejercida sobre el presidente de Ucrania para investigar a su rival político Joe Biden en ese país.
Los cargos aprobados por el Comité Judicial de la Cámara son obstrucción al Congreso y abuso de poder, pues afirman que no colaboró con las investigaciones previas y puso sus intereses personales por encima de los de Estados Unidos.

Si esto es aprobado, para lo que se necesita una mayoría simple, Trump se convertiría en el tercer presidente en ir a un ‘impeachment´en toda la historia estadounidense, aunque es poco probable que el proceso impulsado por los demócratas tenga éxito en el Senado.

El primer presidente en tener un juicio de destitución fue Andrew Johnson en 1868. En ese momento tuvo una disputa con el Congreso por una ley que impedía despedir sin justa causa a los funcionarios de su gabinete y sin embargo lo hizo. La Cámara lo acusó de 11 cargos incluyendo que llevaba odio al máximo oficio del país. En el Senado un voto lo salvó de ser destituido.

Muchos años después, en 1998, fue Bill Clinton el que estuvo en ese mismo lugar, pero por problemas relacionados con su vida personal. Pues tuvo un ‘affaire’ en la Oficina Oval y luego mintió para ocultarlo. En el juicio en el Senado recibió el apoyo de los demócratas e incluso algunos republicanos votaron para mantenerlo en el cargo.
También se habla de Richard Nixon, quien fue señalado por el escándalo conocido como Watergate en 1973. Su caso iba a ir a un juicio político según los pronósticos de votación. Pero Nixon renunció presionado por los republicanos y por lo tanto no se incluye en la historia del impeachment.

También podría gustarte