Más de 24 horas sin saber del paradero del venezolano Miguel Ángel Calderón

515
Ya se completan 24 horas desde que Miguel Ángel Calderón, un venezolano que vive en Colombia hace dos años, al parecer fue expulsado del país por haber grabado un video en los alrededores de la casa personal del presidente Iván Duque.

Los hechos ocurrieron en el marco del paro nacional que se convocó en Colombia durante el mes pasado.

Según explicó Carolina Moreno, abogada de Calderón y directora de la Clínica Jurídica para Los Migrantes, toda “la película” empezó cuando lo requirieron por estar en vía público adelantando el material fílmico en el que, a juicio de la defensa, solo se veía la calle por donde transitaban carros.

Moreno aseguró que en el momento en el que fue detenido estaba haciendo algo completamente legal en Colombia. “Hizo un video aficionado en la vivienda personal del presidente, de la avenida, de los carros, una persona de la seguridad presidencial preguntó que si estaba grabando y él dijo que sí”.

De acuerdo con Moreno, en ese momento le solicitaron papeles, luego lo llevan a un Centro de Atención Inmediata (CAI) y esa misma noche lo pusieron en manos de Migración Colombia, por lo que horas más tarde Moreno y la esposa de Calderón se vieron obligadas a interponer una acción de tutela pidiendo que se protegiera el derecho al debido proceso y al derecho a la unidad familiar, pues además de su cónyuge tiene una hija de seis años que tiene nacionalidad colombiana.

Una primera decisión salió a favor del migrante venezolano, sin embargo, en segunda instancia la juez toma la decisión de interponer el derecho de seguridad nacional por encima del derecho a tener unidad familiar.

Con esta nueva acción, en la que se desestimula las pretensiones de la defensa, Miguel Ángel fue requerido en una segunda ocasión por la autoridad migratoria mientras este se encontraba laborando en la empresa de domicilios en la que estaba activo hasta este martes.

A Calderón, el funcionario de Migración Colombia le dijo que se había suscrito un acto administrativo en el que se le expulsa del país y no puede ingresar al mismo, sino hasta cinco años después.

Conociendo esto, Moreno aseguró que no hay una razón de fondo para que Miguel esté fuera del país y lejos de su esposa e hija, y mucho menos que durante el procedimiento se le haya negado cualquier tipo de comunicación con su defensa y su familia.

“Han pasado más de 24 horas y aún no conozco del paradero de Miguel Ángel. Hoy estuve en el aeropuerto desde las 6:00 de la mañana y no me dieron razón”, aseguró y añadió que este caso se suma a “una cadena de irregularidades que empezaron desde cuando fue capturado por hacer el video en espacio público”.

La abogada añadió que su cliente estuvo retenido durante 36 horas sin saber si lo iban a deportar, nunca pudo hablar con su esposa, ni despedirse de ella, por lo que la jurista considera que además de la fractura de una familia también hay vulneración de derechos humanos.

“Los derechos humanos no son completos para los colombianos y recortados para los venezolanos, todos deben tener derechos ya que son universales”, señaló y añadió que en esta caso se puede hablar de “un acto xenofóbico porque lo ponen como un caso terrible que espía al presidente y entonces lo vamos a sacar. Este es un caso muy dañino”.

Moreno aseguró que ahora lo que sigue es seguir con la impugnación de la tutela, es decir, tumbar la decisión que envió fuera del país a Miguel Ángel, esto además de brindar ayuda a la familia dado que la misma “está muy golpeada”.

La abogada no descartó llevar el proceso a instancias internacionales.

BOGOTÁ (Colprensa).  

También podría gustarte