Dos comerciantes huilenses hallados muertos en la zona rural de Páz Belalcázar

437
Autoridades nativas del oriente del Cauca confirmaron que los comerciantes huilenses Álvaro Losada Murcia y Juan Carlos Murcia, de 48 y 44 años de edad, aparecieron muertos al interior de los resguardos de Tálaga y Huila, ubicados en la zona rural del municipio de Páez, Belalcázar.

El hallazgo de los cadáveres se dio luego de la denuncia instaurada por los familiares sobre la desaparición de ambos comerciantes, desde el 13 de diciembre, cuando manifestaron que salían desde el vecino departamento a hacia dicha localidad caucana para realizar la comercialización de electrodomésticos o realizar cobros de ventas realizadas anteriormente en los poblados rurales de este municipio.

Sin embargo, tanto Álvaro Losada Murcia y Juan Carlos Murcia no volvieron a comunicarse con sus seres queridos, quienes al ver esta situación, optaron por informar a las autoridades y después viajar hasta la zona para buscarlos.

Pero en la tarde de este miércoles, comuneros de los resguardos mencionados anteriormente informaron del hallazgo de dos cadáveres, ya en proceso de descomposición: uno estaba en la ribera del río Páez, en el sitio conocido como 15 del resguardo de Tálaga.

Luego descubrieron otro cuerpo sin vida, a orillas del puente sobre el río San Miguel, pero dentro del resguardo de Huila.

“Como los familiares estaban en la zona, la comunidad les informó y llegaron hasta los sitios, permitiendo así reconocer que sí eran los comerciantes Álvaro Losada Murcia y Juan Carlos Murcia, porque identificaron las prendas de vestir y algunas pertenencias de ellos, las cuales fueron halladas también en el sitio donde permanecían los cadáveres. Luego se encontró abandonada la camioneta usada por las víctimas para su actividad económica”, explicaron los gobernadores nativos de la zona.

Otra versión establece que el cuerpo sin vida de Juan Carlos Murcia ya había sido enterrado por los nativos tras encontrarlo en las aguas del río Páez, en avanzado estado de descomposición. Tras esto, informaron las autoridades de este municipio, de ahí que estas comunicaran a los familiares para que ayudaran en el proceso de identificación.

Mientras tanto, el cadáver de Álvaro Losada Murcia aún presentaba signos de tortura, a pesar de que ya empezando a descomponerse, narraron los comuneros.

Tras este hallazgo, los cuerpos sin vida serán llevados a la sede, en La Plata, Huila, de Medicina Legal.

Luego, y en medio de controles del Ejército, fue encontrada una fosa común en un sitio ubicado entres los sectores de Risaralda, Canelo y Riochiquito. De ahí que hoy una comisión de la Policía y del CTI de la Fiscalía llegue hasta el sitio para verificar esta situación y establecer si son los restos que hay en este sitio corresponden a personas reportadas como desaparecidas.

Como es de recordar, el pasado 7 de diciembre el ingeniero industrial Daniel Quiñónez y el tecnólogo Óscar Eduardo Fajardo Muelas desaparecieron al viajar, desde Cali y Morales, Cauca, a esta área rural del municipio de Páez-Belalcázar para adelantar una serie de trabajos dentro de un proyecto del ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Colombia para la implementación de puntos WiFi en dicha zona.

Cauca (Colprensa).

También podría gustarte