Canciones navideñas, un recuerdo que se niega a morir

426

Aníbal Velásquez a sus más de 80 años todavía ameniza verbenas decembrinas con esas guarachas que por años simbolizan la temporada. ‘faltan cinco pa las 12’ es la emblemática canción con la que se despide el año.

Por
WILLIAM
ROSADO RINCONES

Hoy arranca el mes de diciembre, temporada de integraciones, alegrías reuniones, buñuelos, natillas, cenas aguinaldos y naturalmente la música que prende la fiesta, temporada que registra temas tradicionales que se vuelven cíclicos cada vez que agoniza el año.

Los tiempos han cambiado con las generaciones, ya no son comunes los compositores ni los grupos que le cantan a la Navidad, y los temas considerados antológicos, están sucumbiendo a la modernidad, a la música metal, fusiones y toda clase de ritmos que se bajan de plataformas.

Las casas disqueras que tradicionalmente sacaban discos especializados, como los 14 cañonazos, Fiesta Vallenata, La Combinación Vallenata o ‘Concierto Vallenato’, dejaron de hacerlo, prácticamente, por sustracción de materia, ya no hay compositores que le canten a la navidad, ni siquiera los villancicos se escuchan en las emisoras.

Los temas que se mantienen libran una lucha contra las nuevas programaciones que, poco a poco las han sacado de la zona de prominencia y son pocas las que se escuchan. Ese fenómeno lo atribuyen algunos expertos a la imposición de las tecnologías que han mutado costumbres tan tradicionales como la misma cena navideña, la que ya no tiene la misma trascendencia de la vieja familia reunida alrededor de la mesa, los celulares ‘mataron’ la tradición, dicen los ortodoxos.

VALLENATOS INMORTALES

En materia de música vallenata, hay temas que se inmortalizaron y compositores que se volvieron célebres que, aunque el mundo avance con otras generaciones, los sobrevivientes de la ‘vieja guardia’ sienten el impacto de un sentimiento enraizado en el ayer.

Uno de esos temas es ‘La Víspera de Año Nuevo’ lo compuso un ancestral patillalero, Tobías Enrique Pumarejo, un hombre adinerado que se untaba de pueblo y que sacaba su hidalguía folclórica para tejer versos cargados de amor y sensibilidad emocional para las damas que lo trasnochaban. En uno de esos trances amoroso hizo esa pieza que convirtió en antológica, Guillermo Buitrago, el que, a su vez, quiso apropiarse de su autoría:

“La víspera de año nuevo

Estando la noche serena

Mi familia quedó con duelo

Yo gozando a mi morena”

72 cumplió esta emblemática canción, que retrataba la realidad de las navidades, sembraba la evocación de los momentos felices de las familias para esta época, lo que se complementaba con otras canciones como: ‘El Ron de Vinola’ o El Compae Heliodoro, que a pesar de no tener letra referente a la navidad, se popularizaron para esta temporada.

En este desempolve decembrino, no se puede soslayar  la canción: ‘Las Cuatro Fiestas’ del maestro Adolfo Echeverría, una letra que insertó en el imaginario colectivo, la maestra de escuela Nuris Borrás, y que posteriormente le hizo una ‘cirugía’ vallenata el inmortal Diomedes Díaz, que le trasplantó el acordeón y también la sembró en los hemisferios cerebrales de los melómanos.

“Por la rivera se ven

Arbustos y cocoteros

Y los negros pescadores

En canoas vienen ya

Como lanza van hundiendo

Sobre lodo su cañal

Las noches iluminadas

Me recuerdan el Edén

Por todas partes prendidas

Estrellitas allá se ve”

Fue Diomedes Díaz un gran cantor de la Navidad en sus comienzos, cuando estuvo con Elberto ‘El Debe’ López, en esa ocasión, los amantes y tradicionalistas de la fecha del nacimiento de Jesús, acogieron el tema ‘Aguinaldo’ de la autoría de ‘Rafita’ Díaz, hermano de ‘El Cacique’ y cuya obra, se volvió antológica también para esta época, aunque ha perdido vigencia por los avances de otras expresiones musicales.

Posteriormente, se centra en el gusto de este artista, una obra, la que difícilmente se superará, se trata de ‘Mensaje de Navidad’, de la autoría de Rosendo Romero, tal vez, el compositor que más le ha cantado a estas calendas, su musa bucólica desprende el aroma pueblerino de los espíritus parroquiales de la vieja provincia, y enlaza la pujanza campesina a la que no le alumbraban los arbolitos, y le dedica con vehemencia ese mensaje sentimental a los que se quedan en los cerros.

Esta canción de alto contenido social y referente del respeto a lo ancestral sigue batallando contra ese manto moderno de las evoluciones rítmicas, para que no se sepulte la ensoñación de los conservadores musicales que siguen apegados a los pesebres y fogones de aquellas cenas pueblerinas.

Rosendo Romero siempre ha expresado lo siguiente: “Mensaje de Navidad, cantada por Diomedes Díaz, tiene como fundamento la idea de que la Navidad es la época más linda del año, que es una época para compartir, para que los enamorados se unan, y de que es una época en la que hay que dejar los recuerdos a un lado”.

“Unos dicen: Que buena las navidades

Es la época más linda de los años

Pero hay otros que no quieren acordarse

De la fiesta de Año Nuevo y aguinaldo

Pero hay otros que no quieren acordarse

De la fiesta de Año Nuevo y aguinaldo”

Asegura Rosendo el Poeta del cafetal que: “Este tipo de letras   fueron hechas a nuestras familias, a nuestros pueblos, al sentir popular, porque nos tocó vivir algunas navidades en la sierra del Cerro Pintao en Villanueva, en donde no había posibilidad de ver las luces navideñas, ni guirnaldas ni arbolitos, esa es la nostalgia que plasmo en la canción.”

Fue de tanto impacto esta canción grabada con Nicolás ‘Colacho’ Mendoza en el año 1980, que el Binomio de Oro con Israel Romero en el acordeón, hermano de Rosendo, le reclamaron el porqué ese tema no se los había dado a ellos, eran cuestiones del celo profesional que comúnmente se daban entre los artistas de competencia en Valledupar.  Fue entonces cuando Rosendo, apenado con su consanguíneo le entrega otro batatazo decembrino: ‘Navidad’.

Pero acá sucedió un fenómeno, resulta que, Rosendo entrega la obra en su acostumbrado estilo romántico, muy afín a la canción que ya Diomedes Díaz había convertido en éxito, pero resulta que, Israel, buscando la diferencia le imprimió otro estilo y quiso rescatar dentro de ese contenido, algo de los villancicos que ya empezaban a ceder terreno.  El cambio no pudo ser mejor ante la extrañeza del compositor que no se atrevió a reclamarle al ‘pollo Isra’, pues el batatazo fue igual a Mensaje de Navidad, y es en la actualidad otro de los temas que sobreviven en las programaciones musicales de las radioemisoras.

“Navidad, la fiesta linda del año

Navidad, también de mis desengaños

Navidad, tú me das muchas nostalgias

Navidad, y a veces alegras mi alma

Navidad, con tus brisas decembrinas

Navidad, me acuerdo de mi madrina

Navidad, cuando me dio en aguinaldo

Navidad, un caballito de palo”

OTRAS CANCIONES

Siguiendo con la historia de canciones vallenatas emblemáticas de Navidad, otras que se aferran a ese recuerdo son las grabadas por otros artistas navideños por excelencia, sus aportes no se pueden obviar, son tan impactantes que, algunas de estas han sido remasterizadas y grabadas por otras agrupaciones sin desmarcar el original formato, acaba de pasar con la canción tradicional que le da el último latigazo al año: “Faltan cinco pa las 12” es el tema de las lágrimas y los abrazos, su versión original es venezolana, pero Aníbal Velázquez la inmortalizó, y ahora la formateó en su estilo , Rafa Pérez.

Aníbal Velásquez, también es uno de los más notables músicos de la costa que mayor repertorio de canciones navideñas tiene, son piezas propias y otras adaptadas de otros géneros, pero que supo consolidar entre sus seguidores, entre estas: ‘Amarga Navidad’, del mexicano José Alfredo Jiménez; ‘Navidad’, bolero original de Leopoldo González interpretado, Julio Jaramillo; y ‘Faltan cinco pa’ las doce’, del venezolano Oswaldo Oropeza.

Lisandro Meza no se le queda atrás, la obra: ‘Domingo 24’, marca el sentimiento de los ausentes, y remarca el ingenio y apego por esta temporada de los artistas de antaño; ‘Bendito diciembre’ o ‘Llegó Navidad’. La lista de estos artistas la complementan:  Alejandro Durán, Alfredo Gutiérrez, Los Hermanos López con Jorge Oñate, Los Hermanos Zuleta, Beto Zabaleta, Iván Villazón y Jorge Celedón, Jairo Serrano, Calixto Ochoa entre otros, quienes sembraron una semilla que hoy son pocos los dispuestos a seguir regando. Ni los llamados de la Unesco por la preservación de estas musas han incentivado a los nuevos actores a rescatar estas expresiones que se las está tragando una evolución sin visón sentimental.

Nadie se preocupa por repasar los gritos de alerta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural que, en 2013, aprobó el Plan Especial de Salvaguardia, PES, de estas manifestaciones folclóricas, que incluyó una línea estratégica que tiene como iniciativa la transmisión de conocimientos: formación, investigación y memoria.

Mientras alguien atiende ese eco, los centennial seguirán añorando reliquias como: ‘La víspera de año nuevo’, de Tobías Pumarejo, ‘Arbolito de Navidad’, de José Barros; ‘Mensaje de Navidad’; ‘Después de Pascua’, de Carlos Huertas; ‘Serenata decembrina’, de Antonio Serrano Zúñiga, ‘25 de diciembre’, de Diomedes Díaz; ‘Bendito diciembre’, de Rafael Manjarrez, y ‘Diciembre Alegre’, de Emiro Zuleta y que canta Jorge Oñate con los Hermanos López; ‘Las cuatro fiestas’ de Adolfo Echeverría, y ‘Domingo 24’  entre otros.

También podría gustarte