Desmantelan fábrica que comercializaba licor adulterado en Barranquilla

En una acción conjunta entre miembros de la policía del Atlántico y Policía Metropolitana de Barranquilla, se logró desmantelar una fábrica que comercializaba licor adulterado en la región Caribe.

Según las autoridades, en el sitio de logró la incautación de 3.090 botellas de aperitivo Cocoanís, que pretendían comercializar en establecimientos abiertos al público. “El licor incautado contiene partículas extrañas, debido a que no manejaban las condiciones de salubridad establecidas para la producción de alimentos o bebidas”.

El operativo, sin precedentes en la región, tuvo lugar en la carrera 16B No. 128-71 barrio La Pradera de la ciudad de Barranquilla.

“En el lugar fueron capturadas dos personas, ambas de nacionalidad venezolana, estas personas deberán enfrentar cargos por el delito de imitación o simulación de alimentos, productos o sustancias. Articulo 373 Código Penal”, dice el informe.

Agrega que como resultado del allanamiento se incautaron 3.090 botellas de 375 ml de aperitivo Cocoanís listas para ser comercializadas en centros de comercio de la ciudad. “Además, en este lugar fueron halladas 10.000 botellas recicladas de diferentes tamaños, 20.000 sellos de seguridad (astampillas) falsificados, 23.200 piezas entre (tapas y válvulas de goteo), 5.600 empaques de cartón de 1.000 ml, 8.000 etiquetas falsificadas con logotipo de reconocidas empresas de licor, un tanque plástico de 5.000 litros de añejador, un tanque plástico contentivo de 5.000 litros de alcohol etílico. Toda esta materia prima sería utilizada para producir, envasar y distribuir más de 25.000 botellas de licor adulterado que pretendían vender al público para esta temporada de fin de año”.

En el informe de la Policía se manifiesta que fueron incautados lo artefactos que utilizaban para producir el licor, “entre ellos dos cajas de filtro destilador redondo, cuatro cajas de filtro destilador cuadrado, un destilador y embazador industrial, dos tanques de 1.000 litros con vino, tres pimpinas de cinco litros de anís, un tanque plástico con 2.000 litros de licor adulterado, una caneca de cinco litros de oxidante y se encontraron 1.180 botellas de vinagre, para renvalsar en ellas el licor”.

Según las autoridades el licor adulterado era envasado en botellas recicladas (botellas de vinagre) las cuales dotaban de etiquetas y sellos de seguridad falsos con un procedimiento de empaque termo fundido para posteriormente comercializarlo de manera ilegal en la región, haciéndolo pasar por licor original.

“Llama la atención que este no era un alambique rudimentario, por el contrario, era una fábrica clandestina muy bien organizada con una inversión en maquinaria y materia prima cercana a los 3.000 millones de pesos, y con una renta criminal de aproximadamente 300 millones de pesos mensuales”, sostiene el informe.

Por último, la Policía advierte a los consumidores de estos productos alcohólicos que “para verificar la legalidad del licor pueden utilizar la App ‘Edesk’, la cual le permite al consumidor conocer de forma inmediata la procedencia de los licores que compran con tan solo escanear el código QR o escribir en la plataforma el número de registro de la estampilla que se encuentra adherida a la tapa de la botella”.

BARRANQUILLA (Colprensa).

También podría gustarte