La industria de los videojuegos, una apuesta con futuro

271

Los videojuegos han marcado la infancia de varias generaciones. Tetris en los 80; Super Mario en los 90; Halo en los comienzos de este siglo; y actualmente Fifa, Grand Theft Auto o Fortnite.

¿Pero sabe qué hay detrás de esta industria en Colombia? ¡Un potencial inmenso! “Las principales fortalezas que tiene este sector son su capacidad técnica, el alto potencial creativo, la calidad artística y una mezcla adecuada entre mecánica, estética del juego, técnica, historia y música”, apunta Flavia Santoro, presidente de ProColombia.

Y es que según datos de la consultora Newzoo, los videojuegos mueven 372 millones de dólares al año en nuestro país. Las ganancias que deja este negocio aquí se ubican en el cuarto lugar de la región, solo por detrás de las de México, Brasil y Argentina.

En general, Latinoamérica tiene un buen nivel de consumo, pues de acuerdo con la mencionada firma actualmente hay cerca de 252.627.000 usuarios de juegos de vídeo o ‘gamers’ cuyas compras significan el 3,7 % de lo que se genera en ventas de estos productos a nivel mundial.

Pero, retomando el caso nacional, según Everest Group y ProColombia existen aproximadamente 60 estudios dedicados al desarrollo de videojuegos en el país y unas diez empresas con relaciones comerciales con publishers internacionales.

Otros datos interesantes recopilados tienen que ver con que las empresas colombianas desarrolladoras de videojuegos se desempeñan en tres líneas: trabajos por encargo, ‘advergaming’ (crear un videojuego para publicitar una marca) y desarrollo de juegos propios.

 

DENTRO DE LA INDUSTRIA

Para Miguel Forero, estudiante de ingeniería y ‘gamer’ activo, un buen videojuego “tiene que tener calidad gráfica, una historia entretenida y variedad de módulos para que no sea aburrido”.

¿Y qué es capaz de ofrecer la industria local? Según Carlos Rocha, CEO de la firma Dreams Uncorporated, que tiene sede en Bucaramanga, el sector nacional de juegos de vídeo tiene variedad y eso es lo que le llega a los consumidores.

“Los videojuegos que se producen en Colombia son muy variados. No hay una tendencia. Hay juegos en realidad virtual, hay para celulares y también muchos para consolas”, asegura Rocha.

Además, explica que “tal vez lo que caracteriza a todas las firmas que trabajan en ese negocio es que hacen juegos independientes”. “Así como existe el cine independiente, existe el desarrollo de juegos independientes”, dice.

Por su parte, Juan David Varón, cofundador de WulfGames, compañía colombiana, dice que “el país va un poco atrasado en este negocio, aunque se han venido haciendo campañas para acelerarlo”.

Su empresa se encarga de realizar videojuegos para consolas y celulares y explica que actualmente se encuentran desarrollando dos: uno de terror y supervivencia en tercera persona llamado Whispers, y otro llamado Metroidvania (de acción y aventura) que estarán disponibles para consolas.

Para hacer reales estas ideas destaca que “las incubadoras y aceleradoras sirven mucho para empujar a las empresas de videojuegos en Colombia”.

Y si de destacar casos de éxito de compañías colombianas se trata, hay que hablar de Cocodrilo Dog, Brainz y Below The Game, que han desarrollado juegos como Audio Ninja, World War Doh, Grabbity, El Chavo Kart, Moana: Rhythm Run y Haimrik, entre otros, y que son las que cuentan con mayor reconocimiento en el exterior.

 

¿QUÉ PASA CON ANTIOQUIA?

De acuerdo con ProColombia, Antioquia es uno de los más grandes dinamizadores de esta industria, siendo el segundo departamento con mayor concentración de compañías de videojuegos en el país, con el 23 %.

“De cara al futuro, esperamos que Antioquia siga apoyando la creación y sostenibilidad de estas empresas, para que se sigan posicionando cada vez más a nivel mundial en este importante sector de la economía naranja”, dice Santoro.

La ejecutiva añade que los atributos del negocio local “han llamado la atención de grandes compañías en Estados Unidos y otros mercados que debemos seguir explorando, como el de Asia”.

“Vemos posibilidades de exportaciones hacia más de nueve países como España, Chile, Brasil, Japón, Corea del Sur y Argentina”, destaca.

No obstante, dar el paso y llegar a mercados internacionales es todo un reto en este segmento. “Lo más difícil es la inversión en tiempo. Para desarrollar un videojuego, por ejemplo, nos tomamos cerca de tres años”, cuenta Rocha. Y agrega que “aunque muchos piensan que es un trabajo fácil, la industria de los videojuegos requiere de importantes esfuerzos económicos”.

Varón, por su parte, complementa que levantar inversión en este sector es complejo “porque se debe tener un producto en una etapa muy avanzada y se debe buscar, la mayoría de veces, fuera del país”.

MEDELLÍN (El Colombiano).

También podría gustarte