En el Asilo, la Navidad se pintó de azul

253

Un grupo de dragoneantes y cabos adscritos al Establecimiento Penitenciario ‘Rodrigo de Bastidas’ se encargaron de ‘pintar de azul’, la Navidad de decenas de abuelitos en el Centro de Bienestar al Anciano. /MONTINER ALVIS

POR:
LEIDY
HENRÍQUEZ GALVIS

Velar por el bienestar de quienes se encuentran privados de la libertad, en las cárceles de Colombia, es una de las misiones encomendadas a los integrantes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec; decisiones de vida que han implicado el sacrificio de, entre muchas cosas, pasar algunas Navidades lejos de su tierra y por consiguiente, de sus hogares.

Por eso, un grupo de dragoneantes y cabos adscritos al Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario ‘Rodrigo de Bastidas’ de Santa Marta cumplen además, con su responsabilidad social a la comunidad y se encargaron de ‘pintar de azul’, la Navidad de decenas de adultos mayores residentes en el Centro de Bienestar al Anciano.

Según Francisco Mendoza Barreto, guardián líder de esta actividad, este año quisieron cambiar la entrega de regalos a los niños en algún sector de la ciudad –como lo venían realizando-, sino acercarse a los ‘abuelitos’ en esta época donde más se desea la compañía de un ser querido y que particularmente, muchos de ellos, no reciben la visita de alguno.

Una caravana encabezada por la patrulla del Inpec Santa Marta integrada por cerca de 20 guardianes ‘Papás Noel’, vestidos con su uniforme azul pixelado y un gorro navideño, salió muy temprano desde las instalaciones del penal hasta el lugar, cargada de amor, acogida y donaciones.

La de ayer, fue una mañana en la que los abuelitos compartieron con hombres y mujeres ‘azules’, rezaron juntos la Novena y en compañía de un grupo musical, amenizaron la jornada con villancicos y otras canciones navideñas; asimismo, se brindaron refrigerios, recreación y esperanza, en esta temporada.

La ‘Navidad Azul’ poco a poco se ha convertido en tradición nacional de algunas cárceles en el país, como parte de su proyección a la comunidad; Santa Marta es pionera a nivel regional Caribe, donde se ha fortalecido desde hace algunos años llevando generosidad a barrios como María Eugenia, Juan XXIII, Las Malvinas y otros.

Esta iniciativa surge de la participación masiva, donde todos los guardianes aportan fondos de su propio bolsillo, algunos gestionan donaciones, compran los regalos y los llevan a barrios marginados; durante la actividad, algunos aprovechan para mostrar su talento, tocan instrumentos, bailan y organizan actividades lúdicas.

También podría gustarte