Machismo y feminismo, tema de ‘Las Margaritas’

325

‘Las margaritas’ es una historia en la cual el autor le vuelve a tomar el pulso a la sociedad actual; en esta oportunidad, en las relaciones amorosas en tiempos de enfrentamiento entre el machismo y feminismo.

Solo un par de semanas antes del cierre de la convocatoria del Premio de Narrativa Colombiana, Andrés Mauricio Muñoz publicó su nueva novela ‘Las Margaritas’, sin imaginar que generaría tal impacto; que haría parte de los preseleccionados a este galardón, al lado de figuras de la literatura nacional como Juan Gabriel Vásquez, Juan Cárdenas, Piedad Bonnett, William Ospina y Fernando Vallejo.

Ya había sido finalista de este galardón con ‘Hay días que estamos idos’, con el cual también fue finalista de la quinta edición del Premio Hispanoamericano de Cuento ‘Gabriel García Márquez’, un camino que recorre con su novela ‘Las Margaritas’, una historia en la cual el autor le vuelve a tomar el pulso a la sociedad actual; en esta oportunidad, en las relaciones amorosas en tiempos de enfrentamiento entre el machismo y feminismo.

Este escritor payanés ha sido galardonado y elogiado por sus libros de cuentos como ‘Desasosiegos menores’ y ‘Un lugar para que rece Adela’, así como su novela ‘El último donjuán’.

¿Cómo ha sido el encuentro de sus lectores con esta nueva novela?

Ha sido bien interesante. Se ha ido haciendo un nombre a pulso, se van consiguiendo los lectores, personas que están pendientes del trabajo que uno hace y van en búsqueda del libro con comentarios muy entusiastas, y algo que disfruto mucho es cuando me dicen que establecen relaciones estrechas con los personajes, que en este caso, sufren con él y se ponen en sus zapatos.

¿Difícil tratar temas como el feminismo y el machismo?

Son temas delicados. La novela tiene una perspectiva y un punto de vista, y yo como autor tenía claro el sentido que le quería dar al debate, pero tratándose de un tema tan sensible, cada lector hace la interpretación que quiere y cada quien quiere leer lo que desea leer.

La novela no es una diatriba contra el feminismo, tampoco es una diatriba contra el machismo, sencillamente plantea el desencuentro que existe hoy, esa incapacidad que existe de leernos. Cómo a muchos hombres les cuesta trabajo entender los reclamos del feminismo, porque sencillamente sienten que su comportamiento en la sociedad va en una dirección diferente a los reclamos.

Ellos suelen decir: “Las mujeres reclaman eso, pero yo no soy así”. Muchos de ellos, como le ocurre al personaje en la novela, creen que el machismo es una construcción del feminismo, que es puro discurso, pura retórica.

Así, el personaje hace un viaje al pasado y se da cuenta que el machismo lo ha rodeado desde pequeño, que en su casa su padre era machista, que su hermana recibió trato machista, que sus amigos eran machista.

¿Y el feminismo?

También hay una crítica al feminismo de Valentina, otro de los personajes, donde claramente es un feminismo discursivo y retórico, donde ella enarbola unas banderas y no se da cuenta que el hombre que tiene al lado como su pareja, es completamente diferente al hombre que el feminismo le hace señalamientos.

La novela procura establecer ese desencuentro, establecerse en las orillas, que en el caso de Valentina, es una relación de antagonismo con el hombre, como si fuera el enemigo, cuando lo que yo planteo es que hay que darle una altura al debate y entre todos, sin importar el género, hacer la deconstrucción del modelo patriarcal que es nocivo y ha terminado con exclusiones para la mujer. No busco ni caricaturizar al machismo ni al feminismo.

¿Cómo debería tratarse la discusión del feminismo y el machismo?

Cuando el feminismo hace reclamos los hombres los personalizan con el ‘Yo no soy así’, y bajo esa frase, piensan que no son legítimos los reclamos. En realidad, lo que hay que hacer es contextualizar el reclamo. Si bien yo no soy así, pero hago parte de una sociedad donde las estadísticas le dan la razón a esos reclamos.

¿Creé que generará polémica?

Alguien que tenga una fuerte vinculación con uno u otro extremo se puede sentir señalado o atacado, pero en realidad no es el debate que quiero dar. Hasta ahora no ha ocurrido, lo máximo que me han dicho es que la novela es fuerte y necesitan tiempo para procesarla.

Esa persona que no se siente totalmente identificada con Manuel o con Valentina, los dos personajes principales, pero que siente que hay una reflexión, ese es el lector que me interesa. /[email protected]

También podría gustarte