Escándalo le cobró la salida al general Nicacio Martínez

353

El general Nicacio Martínez estuvo al frente de la comandancia del Ejército Nacional durante un año y 17 días.

Un año y 17 días estuvo el general Nicacio Martínez al frente del Ejército. Tiempo en el que tuvo que dar varias explicaciones por cuenta de varios escándalos durante su carrera militar a los cuales salió airoso al punto que en junio 17 de este año alcanzó su cuarto sol, la máxima insignia que un soldado pueda alcanzar.

En febrero de este año empezó el dolor de cabeza para Martínez. Un informe de Human Rights Watch lo vinculó junto con otros altos oficiales en las llamadas ejecuciones extrajudiciales. La oenegé publicó un documento que certifica el pago de una recompensa a una persona que entregó información sobre ubicación de supuestos guerrilleros de las Farc. La fecha del comprobante es de marzo de 2005, se giró por un valor de un millón de pesos y Nicacio Martínez, para ese entonces con grado de coronel, firmó el pago en su calidad de jefe del Estado Mayor de la Décima Brigada Blindada.

El entonces ministro de Defensa, Lorenzo Guillermo Botero, respaldó a Nicacio que para esa fecha se discutía en el Senado su ascenso a general de cuatro soles.

En mayo la situación de Martínez volvió a tambalear por cuenta de una publicación del New York Times en la que hacía referencia a una polémica directriz sobre el aumento de resultados operaciones de las unidades militares en cuanto a bajas, incautaciones y capturas. Por cuenta de la denuncia, la Procuraduría abrió una indagación al oficial el 27 de mayo. A la fecha el Ministerio Público no ha informado en qué va ese expediente.

Con estos señalamientos a cuestas, el 7 de junio a Nicacio le impusieron su cuarto sol en medio de una ceremonia en la que fue aplaudido por cientos de uniformados en la Escuela José María Córdova que celebraron la nueva insignia como propia.

Un mes después estalló el escándalo del general Jorge Romero por las aparentes irregularidades en la contratación en la Cuarta Brigada y que habrían sido de conocimiento de Martínez mientras estuvo en la inspección del Ejército, pero cuyas investigaciones no prosperaron. Se defendió indicando que no tuvo conocimiento de denuncias por este caso.

Hace un par de semanas, el fiscal interino Fabio Espitia dijo que desde la Fiscalía se sigue la indagación en contra de Martínez “desde hace varios años” y que no hay ninguna novedad frente al tema.

A mediados de año también salió a la luz el escándalo en el que fue mencionado el entonces jefe de Contrainteligencia, general Eduardo Quirós, de quien se dijo habría hecho una oferta millonaria para que se delatara a las personas que estaban dándole información a los medios.

Posterior a ello, el diario El País de España reveló que por orden de Martínez Espinel se expidió una directriz para cuando los militares se vayan a presentar ante cualquier instancia del Sistema Integral de Verdad, Justicia y Reparación. Era como una especie de libreto para los uniformados vinculados con algún delito relacionado con el conflicto.

Luego vino la polémica por el bombardeo al área campamentaria de alias ‘Gildardo Cucho’ en el que murieron siete menores de edad y que, a la postre, le costó el puesto al ministro Botero. Aunque el operativo fue ejecutado por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales, Martínez dio explicaciones al respecto señalando que de haber sabido que había menores de edad, la decisión hubiera sido otra.

El jefe de ese Comando Conjunto de Operaciones Especiales es el general Eduardo Zapateiro, el reemplazo de Martínez Espinel.

También podría gustarte