Las cuentas de los colombianos con el alza en ´el mínimo´

356

El aumento, dejó un gran descontento entre las centrales obreras y los sindicatos del país que esperaban un alza mayor.

Aunque muchos expertos esperaban que el salario mínimo para el próximo año se definiera a través de la negociación en la mesa tripartita, ya que las partes no estaban tan alejadas con sus propuestas, el presidente Iván Duque sorprendió al país el pasado jueves con el anunció del decreto que fija el incremento en 6 % para el próximo año.

En ese orden de idas, la decisión del Gobierno Nacional deja el salario para cerca de nueve millones de colombianos que devengan este valor en 877.802 pesos, tras el aumento de 49.686 pesos, que equivale al 6 %. Sin embargo, a esto se le suma el subsidio de transporte de 102.853 pesos, para un total de 980.657 pesos, que conforma el salario integral.

Y aunque este valor está a tan solo 19.343 pesos de llegar al millón, que era lo que pedían las centrales obreras con su propuesta de un incremento del 8,1 %, la inconformidad por parte de estas se hizo sentir tras conocer la decisión el pasado jueves, ya que aseguran que esta diferencia podría servirle a los colombianos para adquirir algún producto de la canasta familiar.

El presidente de la Central General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez, calificó la decisión como carente de generosidad con los colombianos. “Pueda que la diferencia sea de menos de 20.000 pesos para llegar al millón. El problema es que esta es una limitación, pues con ese dinero se deja de comprar una bolsa de leche, o huevos, o algún producto de la canasta familiar, el cual es indispensable para los más pobres”.

Pero en realidad qué pueden comprar los colombianos con este incremento de 49.686 pesos el próximo año.  Una primera mirada al tema da cuenta que un colombiano podría acceder hasta 20 productos que hacen parte de la canasta familiar que actualmente, tras la última actualización del Dane en 2019, contiene en total 443 productos.

Productos de aseo personal, aceite, enlatados, azúcar o algunas frutas podrían hacer parte de las compras que pueden adquirir los colombianos con el incremento del salario mínimo, pero si hablamos de una pareja de estrato dos que gana cada uno un salario mínimo, las cuentas pueden ser diferentes, ya que allí se debe tener en cuenta arriendo, servicios, transporte y mercado, que podrían superar el 1.500.000 pesos entre ambos.

Eso sin contar con los trabajadores independientes, quienes pueden llegar a recibir mucho menos que el salario mínimo estipulado por ley, ya que ellos deben correr con la totalidad de los aportes parafiscales, que en total ascienden al 12 % en salud y pensión, mientras que un empleado solo debe cancelar el 4 %, porque el restante corre por cuenta de la empresa.

Para hacerlo más claro, a una compañía los empleados de salario mínimo les representan más de 1,4 millones de pesos, ya que se tienen en cuenta once factores. Estos tienen que ver con las prestaciones sociales como: vacaciones, prima, cesantías, interés de cesantías, cotización de salud y de pensión, ARL, parafiscales y la dotación.

Ahora, tampoco se puede olvidar que el 6 % de aumento para el salario mínimo en 2020 también juega un papel determinante en el incremento que tendrán otros aspectos como la pensión mínima, que por ley no puede estar por debajo del salario básico que devengan los colombianos. También se suma los copagos y las cuotas moderadoras del sector salud, que son los aportes que deben cancelar los colombianos correspondientes a una parte del valor del servicio médico.

A la lista también entran las multas de tránsito, que van desde los cuatro hasta los 30 salarios mínimos diarios legales vigentes; las tarifas del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), expresada también en salarios mínimos diarios legales; los avalúos catastrales y las cuotas de administración en las unidades residenciales.

LA NEGOCIACIÓN

El director del Observatorio Laboral de la Universidad Externado, Stefano Farné, explicó que la negociación del salario mínimo siempre va a ser un tema difícil de entender, ya que esto no solo representa un ingreso para los trabajadores, sino también un gasto para las empresas, por lo que un acuerdo entre las partes siempre suele ser complejo por sus intereses particulares.

Farné señaló que en ese sentido ha venido obrando él presidente Iván Duque, quien este viernes sancionó la Ley de Crecimiento Económico aprobada por el Congreso de la República, que en parte traía beneficios para los empresarios y así mismo con el incremento del salario ha tratado de compensar en la clase trabajadora.

 “Este aumento puede afectar de forma negativa la contratación de mano de obra calificada. Esto se debe a que el Gobierno está siendo flexible con los beneficios que se dan al gremio de empresarios”, dijo el director del observatorio.

Así mismo, explicó que “lo grave de la reforma tributaria son todos los descuentos que se están dando a la compra de activos fijos. En las empresas se tienen grandes incentivos de comprar maquinaria y tecnificar procesos de producción en lugar de hacerlo con los trabajadores”.

En forma diferente opinó el profesor de economía de la Universidad Piloto, Luis Carlos Calixto, quien resaltó que el salario no influye directamente en los índices de desempleo, ya que el aspecto más importante es el de la creación de políticas públicas que generen empleo.

“El Gobierno Nacional no tiene una política de empleo firme. Ese es el problema, porque no tienen como bandera una estrategia con este propósito. Lo último que se ha intentado es poner pañitos de agua tibia tratando de formalizar empleo por horas”, resaltó.

Sin embargo, manifestó que el aumento del salario mínimo se verá reflejado de diferentes formas en cada una de las regiones, ya que esto va a depender principalmente de la competitividad de cada una de las zonas del país.

“Van a haber algunas regiones más favorecidas que otras y esto depende de la productividad de cada sector. Si comparamos este factor en Bogotá y en ciudades intermedias como Villavicencio, Pereira o Leticia, podremos ver que en poblaciones pequeñas, el salario si podría ser acorde, pues la inflación va a estar sobre el 4 %, por lo tanto no supera el incremento”, dijo.

Las negociaciones del salario mínimo este año dejaron varios aspectos que el Gobierno Nacional deberá tener en cuenta a futuro. Entre ellas que solamente 3,6 millones de personas ganan más de dos salarios mínimos al mes, lo que quiere decir que solamente 15 % de los trabajadores recibe más de 1,65 millones de pesos para su sustento mensual.

Segundo, que es incluso mayor la cantidad de personas que viven con menos de un salario mínimo que las que ganan este salario básico en el país. En el primer semestre de 2019 el Dane registró que 10,56 millones de personas estaban recibiendo menos de 820.000 pesos.

Según la metodología de clases sociales para medir la canastas del IPC del Dane, se considera que un hogar, de acuerdo con su nivel de ingresos, es de clase media si recibe entre 33.179 y 165.850 pesos, lo que ronda un ingreso mensual entre 995.370 y 4,97 millones. Mientras que un hogar se considera de ingresos altos si recibe más de 165.850 pesos al día.

¿Qué contempla el proyecto de prima adicional?

La iniciativa que ya fue aprobada en dos debates, ahora cuenta con el respaldo del Gobierno.

El presidente Iván Duque anunció que respaldará el proyecto de ley que pretende otorgar una prima adicional al año para los trabajadores de más bajos ingresos en el país.

La iniciativa ya está avanzando en el Congreso, es de autoría del expresidente Álvaro Uribe y el senador Gabriel Velasco, ha sido aprobada en dos debates y está pendiente de su trámite en la Cámara de Representantes.

Según el texto aprobado en la plenaria del Senado, el proyecto contempla cuatro puntos básicos:

Cobijaría a los empleados de empresas privadas o públicas que ganen de 1 a 3.5 salarios mínimos.

La prima adicional sería equivalente a máximo 15 días de salario mínimo, es decir, alrededor de 415.000 pesos, que se entregarían así: la mitad en marzo y la otra mitad en septiembre.

En los años 2020 y 2021, se pagaría la mitad de ese medio salario mínimo (208.000 pesos) y la totalidad, que son más o menos 415.000 pesos de hoy por año, aplicarían para el 2022.

Las empresas pequeñas y micro, deberán pagarle a los trabajadores cinco días de salario adicionales al año, la mediana empresa tendrá que pagar 10 días de salario mínimo y las grandes empresas 15 días de sueldo mínimo al año

De acuerdo a como quedó el proyecto aprobado en segundo debate, al sector empresarial le costaría alrededor de 1,6 billones de pesos y al Estado alrededor de 100.000 millones de pesos.

Sin embargo, la propuesta tendría dos cambios sustanciales en su trámite por la Cámara de Representantes, para que pueda tener el respaldo de los empresarios:

La prima adicional solo cobijaría a los trabajadores de que ganen de 1 a 1.5 salarios mínimos.

El trabajador que quiera obtener este beneficio, obligatoriamente tendrá que estar en un proceso de estudio o de formación.

Estas dos condiciones habrían sido acordadas entre el presidente de la República y los gremios del país, para que la iniciativa salga adelante en el Congreso antes de junio del 2020.

El senador Gabriel Velasco dijo que “me parece importante que se incentive con la prima a los trabajadores que están en formación, porque esto va a ayudar a que más empleados estén buscando mantener ese proceso de estudio permanente y así generar mayores competencias, conocimientos y pertenencia en la educación. Veo con buenos ojos que la prima esté asociada a los trabajadores en formación”.

Velasco explicó que este requisito no implicará necesariamente estar matriculado en una institución universitaria, sino también en cursos académicos o técnicos como los que dicta el Sena.

También podría gustarte