“Independencia del banco central es un pilar de la política monetaria moderna”

549
Tras la salida de José Antonio Ocampo como codirector del Banco de la República, el presidente Iván Duque nombró esta semana a Arturo José Galindo Andrade como parte de la mesa directiva del Emisor, luego de destacar los 25 años de experiencia que tiene el profesional diseñando e implementando políticas económicas, quien se ha enfocado particularmente en temas macroeconómicos, la economía del sistema financiero y los mercados de capitales.

De hecho, dentro de la hoja de vida de Galindo sobresale el Ph.D. en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, así como el grado en economía de la Universidad de los Andes en donde también estudió una maestría en la misma materia.

Sobre su experiencia laboral, se distinguen cinco cargos distintos que desempeñó dentro del  Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dado que Galindo trabajó como jefe de la División de Planificación Estratégica y Monitoreo; gerente encargado del Departamento de Planificación Estratégica y Efectividad en el Desarrollo; jefe de la División de Efectividad en el Desarrollo; economista jefe para la Región Andina y economista en el Departamento de Investigaciones Económicas.

Así mismo, y antes de llegar al BID, el profesional trabajó como asesor económico de la Presidencia de la Asociación Bancaria de Colombia, asesor del Gobierno de Colombia en Asuntos Cafeteros, economista Principal del Banco de la República y profesor en la Universidad de los Andes y de la Universidad del Rosario. El nuevo codirector habló con LR.

– ¿Qué opina de la independencia del Banco de la República?
La independencia de un Banco Central es uno de los pilares de la política monetaria moderna. En la Constitución de 1991 se hizo un excelente diseño institucional para establecerla.

– ¿Cuál es su especialización como economista?
Soy macroeconomista con un enfoque particular en el funcionamiento de los mercados cambiarios, de capitales, y del sistema financiero.

– ¿En qué áreas de la economía ha investigado?
En varias. Tengo trabajos sobre las dinámicas de la inflación, la tasa de cambio y los regímenes cambiarios, las crisis cambiarias y financieras, el crecimiento económico, la profundidad financiera y de cómo las restricciones financieras afectan el crecimiento empresarial. Son varios temas, la gran mayoría de ellos de carácter macroeconómico.

– ¿Es profesor universitario o investigador de alguna entidad?
No en este momento. He sido profesor de la Universidad de los Andes en varias ocasiones y de la Universidad del Rosario. En este momento mi única afiliación es con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

– ¿Tiene experiencia en el sector público colombiano?
Sí. Comencé mi carrera hace 25 años justamente en el Banco de la República. Al terminar el doctorado regresé al Banco de la República por un tiempo. Unos años después fui consultor del Ministerio de Hacienda y luego trabajé como asesor del gobierno en asuntos cafeteros.

– ¿Por qué aceptó ser codirector del Emisor?
El presidente Iván Duque y el ministro Alberto Carrasquilla me hicieron el honor de invitarme a trabajar por Colombia desde este cargo. Desde afuera uno siempre trata de tener una conexión con el país, y el deseo de regresar y contribuir siempre está presente. Llevo varios años en el BID trabajando en temas de políticas públicas con los países de América Latina y el Caribe, y he acumulado experiencias y conocimiento que espero puedan aportar a las discusiones en el Banco de la República. Acepté, porque confío en que con mi experiencia puedo contribuir de manera adecuada en las decisiones de la Junta Directiva del Banco y así al fortalecimiento de la economía colombiana.

– ¿Qué le preocupa de la economía colombiana en 2020?
Colombia viene creciendo relativamente bien en comparación a otros países de la región latinoamericana. Hay varios indicadores macroeconómicos que inspiran tranquilidad. La inflación está dentro del rango del Banco, el riesgo de la deuda pública es bajo, y la inversión privada está creciendo, entre otros datos. En este momento para mí es prematuro entrar en un análisis más profundo, pero por lo pronto podría decirle que lo principal es buscar consolidar y fortalecer muchas de las tendencias que estamos observando.

– ¿Debe tener más impacto el Emisor con sus estudios en la economía colombiana y la academia?
El Banco de la República siempre ha tenido un impacto importante en la academia tanto nacional como internacional. Eso lo he evidenciado personalmente tanto desde Colombia como desde el exterior. Seguramente hay espacios de mejora y será un tema que seguiré con gran interés cuando me vincule en el 2020.

BOGOTÁ (La República).

También podría gustarte