Un costeño asumió las riendas del Ejército

236

El general cartagenero Eduardo Zapateiro asumió como nuevo comandante del Ejército en medio del escándalo por su presunta participación en la desaparición del papá del jugador Juan Fernando Quintero.

Con honores al presidente Iván Duque y con un minuto de silencio por los uniformados caídos en combate, inició el reconocimiento de tropas de la Fuerza al nuevo comandante del Ejército, Eduardo Zapateiro, quién llegó al cargo el pasado viernes, luego de ser nombrado por el jefe de Estado.

Zapateiro, que empezó en su cargo con la bendición de la iglesia católica por parte del Obispo Castrense, Fabio Suescún, ya tiene el primer escándalo sobre su nombre.

Pese a que el jefe de Estado y altos mandos de la cúpula lo han catalogado como uno de los mejores hombres del Ejército, el nuevo comandante está en la palestra pública por los señalamientos del volante de la Selección Colombia Juan Fernando Quintero, quien esté lunes, por medio de su cuenta de Twitter anunció que el oficial estuvo involucrado en la desaparición del padre del deportista colombiano, ocurrida en marzo de 1995.

Quintero añadió que no pretende hacer eco de una mala noticia, tan solo quiere saber lo que pasó y espera vislumbrarlo por medio de un diálogo que quiere sostener con el nuevo comandante y jefe de la tropa.

Sobre estos hechos, el Ejército se pronunció este domingo por medio de un comunicado de prensa, aduciendo que los hechos mencionados fueron investigados por el Tribunal Administrativo de Antioquia, que profirió decisión judicial absolutoria mediante auto de fecha 30 de marzo de 2001.

LA SEGURIDAD AL CIERRE DEL AÑO

Durante la ceremonia de posesión y reconocimiento de Zapateiro, no se mencionó el tema. El Presidente, por su parte, anunció que la tasa de homicidios es más baja, además se cierra el año con grandes cantidades de incautación de droga y erradicación manual.

Sobre la situación de orden público en el país, el jefe de Estado rechazó los actos atroces que se han registrado. “Levanto voz de rechazo a los crueles asesinos que le quitaron la vida al fiscal (Alcibíades) Libreros. Que quede claro que ni esa muerte ruin y canalla, ninguja otra quedará impune”.

Duque cerró su intervención asegurando que el 2020 será un año decisivo para consolidar la paz y que de la mano de las instituciones encargadas lograrán el cometido de los colombianos.

También podría gustarte