Gobierno advierte que en Bojayá hay estructuras puramente narcotraficantes

La denuncia de la llegada de supuestos paramilitares al municipio de Bojayá, en el departamento de Chocó, ha generado preocupación y por ello fue reforzada la zona con más de 100 militares. Sin embargo, desde el Gobierno se aclara que allí hacen presencia la guerrilla del ELN y grupos del narcotráfico como Clan del Golfo y Los Caparros.

El consejero Presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín, confirmó en La FM que en el municipio estas estructuras criminales mantienen disputas en aras de garantizar el control de las economías ilícitas derivadas del narcotráfico.

“Es un área que por su ubicación geográfica constituye un corredor para el tráfico de estupefacientes hacia el exterior de Colombia, sucede como en el Bajo Cauca antioqueño, en el sur de Córdoba, o en el norte del departamento del Cauca, donde la presencia de estos grupos obedece al control de las rentas ilícitas”, aseguró.

Desde diferentes ONG’s han denunciado la presencia de paramilitares, pero Guarín descarta el uso de este término que en el pasado se asociaba a estructuras que podían tener relación con miembros de la Fuerza Pública.

“De ninguna manera cabe hoy en Colombia (ese término). Se trata de estructuras puramente narcotraficantes como Clan del Golfo o Los Caparros”, afirmó.

Al respecto, señaló que son estos grupos del narcotráfico que se están disputando el control de renta ilícitas con el ELN y para hacerlo “ejercen violencia, coacción, amenazan a la población”, y por ella, indica que el compromiso del Gobierno es garantizar la protección y los derechos de estas comunidades.

Frente a la ocupación de estos territorios que antes eran de las desmovilizadas Farc, el alto funcionario explicó que después de tres años de firmado el acuerdo de paz en La Habana, lo que queda claro es que en Colombia el problema no era tanto las Farc como las economías ilícitas.

“Se desarticularon estructuras criminales y armadas de las Farc, pero en zonas donde hay extracción ilícita de minerales o cultivos ilícitos, estamos observando el resurgimiento de la llegada de grupos armados organizados, aquí el problema son las economías ilícitas y la disputa por su control”, agregó.

Aseguró que el número de integrantes de estos grupos criminales que han llegado a la zona está en investigación pero no le sorprende que la cifra pueda ser de 300, como lo ha denunciado la comunidad.

“Lo cierto es que en un país con amplias extensiones de territorio donde el narcotráfico se multiplicó por casi cuatro veces o cinco veces en los últimos años, por supuesto que existen los recursos para organizar grupos armados, por eso el papel del Gobierno va en varias direcciones a fortalecer esas zonas”, puntualizó.

Fuente: Sistema Integrado Digital
También podría gustarte