Con robótica buscan fortalecer las matemáticas en las pruebas PISA

Taller 2.0, una clase didáctica para estudiantes de básica secundaria, contribuiría a un aprendizaje más dinámico de conceptos clave como ángulos, distancia y pensamiento computacional, el cual se reflejaría en las pruebas PISA que cada tres años realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a estudiantes de 15 años.

En su quinta participación en estas pruebas, Colombia obtuvo el puntaje más bajo de las 37 naciones de la OCDE que se presentaron, de los 79 países que forman parte de esta organización.

Las pruebas PISA evalúan tres áreas: matemáticas, ciencias y lectura, con el objetivo de evidenciar las capacidades, habilidades y aptitudes que, en conjunto, le permiten a la persona resolver problemas y situaciones de la vida real, otro de los objetivos a desarrollar con este taller.

Frente a los resultados de 2015, los de 2018 –entregados a finales de 2019– solo presentaron un aumento del promedio general en el área de matemáticas, que pasó de 390 a 391, mientras en ciencias y comprensión lectora el descenso muestra promedios aún lejanos a los estipulados por la OCDE, como el de matemáticas, que está en 489.

Esta es una de las razones por las que el ingeniero Neider Xavier Vergara Humánez, magíster en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, destaca la importancia del Taller 2.0, ya que afianza el aprendizaje de los conceptos clave a desarrollar en el área de matemáticas: ángulo, distancia y pensamiento computacional.

“Los conceptos de ángulo y distancia son primordiales dentro del área del pensamiento espacial y geométrico propuesto en los estándares básicos de competencias en matemáticas del Ministerio de Educación Nacional”, recalcó el investigador.

Agregó que la construcción de conceptos alrededor del desarrollo espacial y de magnitudes físicas se convertirán en bases sólidas para desarrollar otras habilidades y competencias necesarias para el crecimiento personal y de las naciones.

Así mismo, el pensamiento computacional es un elemento muy importante dentro de las competencias STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), consideradas como una de las claves para fomentar economías competitivas para el futuro y en las que prima el aprendizaje del alumno mientras experimenta.

El Taller 2.0 se compone de una página web principal: en cada sesión se despliega la información necesaria para su desarrollo y se habilitan los enlaces de acceso a los escenarios que requerirá dicha sesión; los objetivos y productos esperados de su desarrollo son un escenario de simulación en el cual se trabaja la programación de acciones básicas para un robot móvil y una espacio de comunicación.

El ingeniero Vergara explicó que “el espacio de comunicación consiste en un tablero de publicaciones en el cual los estudiantes depositan de manera guiada sus percepciones y formas de conseguir los resultados de los retos planteados”.

En esta estrategia participaron 53 estudiantes de la Institución Educativa San Vicente de Paúl mediante talleres guiados, y “en cada sesión se desarrollaron actividades basadas en lluvia de ideas; resolución de problemas; planteamiento y solución de retos; y rastreo de información por parte de los estudiantes”, resaltó el académico.

Se desarrollaron seis fichas para siete sesiones. Una de las fichas se desarrolló en dos sesiones a partir del reconocimiento del entorno y los saberes previos. Luego están aquellas en las que se desarrollaron las definiciones básicas, espacios de preguntas y dudas.

Con este modelo pedagógico se busca afianzar conocimientos que se han adquirido en sus clases. “Al llevarlos a un escenario de aplicación y experimentación se genera un mejor relacionamiento de los conceptos de ángulo y distancia, y a la vez, mediante la metodología aplicada se fortalecen competencias como el rastreo de información, el pensamiento computacional y la resolución de problemas”, indicó el ingeniero Vergara.

Agregó que “así se obtiene una motivación extra en los estudiantes a partir de los retos y del entorno en el cual lo desarrollan, ya que las tendencias educativas de hoy marcan un importante crecimiento de procesos de formación muy apoyados en la tecnología, y en algunos casos, totalmente dependientes de ella, por eso es importante darles a los estudiantes desde edades tempranas las competencias fundamentales para que puedan desarrollarse”, concluyó el académico.

Bogotá (Colprensa).

También podría gustarte