Cristóbal Colón decía la verdad: Los indios caribes eran caníbales

964

Tecnología del siglo XXI ha avalado la veracidad de los desgarradores testimonios de Cristóbal Colón sobre la práctica del canibalismo por los indios caribes.

Utilizando análisis equivalentes al reconocimiento facial, los investigadores analizaron los cráneos de los primeros habitantes del Caribe, descubriendo las relaciones entre los grupos de personas y poniendo al descubierto antiguas hipótesis sobre cómo las islas fueron colonizadas por primera vez.

Un hallazgo sorprendente del estudio, publicado en Scientific Reports, fue que los caribes, merodeadores de América del Sur y supuestos caníbales, invadieron Jamaica, La Española y las Bahamas, revocando medio siglo de suposiciones de que nunca llegaron más al norte que Guadalupe, en las Pequeñas Antillas.

“Pasé años tratando de demostrar que Colón estaba equivocado cuando tenía razón: había caribes en el norte del Caribe cuando llegó”, dijo William Keegan, conservador de arqueología caribeña del Museo de Historia Natural de Florida. “Vamos a tener que reinterpretar todo lo que creíamos saber”.

Colón había contado cómo los pacíficos arawaks en las modernas Bahamas estaban aterrorizados por saqueadores que describió erróneamente como “Caniba”, los súbditos asiáticos del Gran Khan. Sus sucesores españoles corrigieron el nombre de “Caribe” unas décadas más tarde, pero los nombres de sonido similar llevaron a la mayoría de los arqueólogos a identificar las referencias a una confusión: ¿cómo pudieron los caribes haber estado en las Bahamas cuando su puesto de avanzada más cercano estaba 1.500 kilómetros al sur?

Pero los cráneos revelan que la presencia de los caribes en el Caribe era mucho más prominente de lo que se pensaba anteriormente, lo que da crédito a las afirmaciones de Colón.

Estudios anteriores se basaron en artefactos como herramientas y cerámica para rastrear el origen geográfico y el movimiento de personas a través del Caribe a lo largo del tiempo. Agregar un componente biológico pone la historia de la región en un enfoque más agudo, dijo Ann Ross, profesora de ciencias biológicas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y autora principal del estudio.

Ross utilizó “puntos de referencia” faciales en 3D, como el tamaño de la cuenca del ojo o la longitud de una nariz, para analizar más de 100 cráneos que datan de aproximadamente 800 dC a 1542. Estos puntos de referencia pueden actuar como un indicador genético para determinar qué tan cerca están las personas relacionados entre sí.

El análisis no solo reveló tres grupos distintos de personas del Caribe, sino también sus rutas de migración, que fue “realmente sorprendente”, dijo Ross.

Observar rostros antiguos muestra que los primeros colonos del Caribe vinieron de Yucatán, y se mudaron a Cuba y las Antillas del Norte, lo que respalda una hipótesis previa basada en similitudes en las herramientas de piedra. Los hablantes de arawak de la costa de Colombia y Venezuela emigraron a Puerto Rico entre 800 y 200 a.C., un viaje también documentado en cerámica.

Sin embargo, los primeros habitantes de las Bahamas y la Española no eran de Cuba como comúnmente se pensaba, sino del noroeste del Amazonas: los caribes. Alrededor del año 800 d. C., se dirigieron al norte hacia La Española y Jamaica y luego a las Bahamas, donde estaban bien establecidos cuando Colón llegó.

“Había estado perplejo durante años porque no tenía este componente bahameño”, dijo Ross. “Esos restos fueron tan clave. Esto cambiará la perspectiva sobre la gente y la población del Caribe”.

Para Keegan, el descubrimiento es un enigma que lo molestó durante años: por qué un tipo de cerámica conocida como Meillacoide aparece en La Española en el año 800 DC, Jamaica alrededor del 900 y las Bahamas alrededor del 1000.

“¿Por qué esta cerámica era tan diferente de todo lo que vemos? Eso me había inquietado”, dijo. “Tiene sentido que la cerámica meillacoide se asocie con la expansión carib”.

La aparición repentina de la cerámica meillacoide también se corresponde con una reorganización general de los humanos en el Caribe después de un período de tranquilidad de 1.000 años, más evidencia de que “los invasores caribes estaban en movimiento”, dijo Keegan.

Entonces, ¿había alguna sustancia en los cuentos de canibalismo?

Posiblemente, dijo Keegan.

Los arawaks y los caribes eran enemigos, pero a menudo vivían codo con codo con matrimonios ocasionales antes de que estallaran las enemistades, dijo. “Tal vez hubo algo de canibalismo involucrado. Si necesitas asustar a tus enemigos, esa es una muy buena manera de hacerlo”.

EL IMPACTO DEL CANIBALISMO EN SU ESCLAVIZACIÓN
Sea o no exacto, la percepción europea de que los caribes eran caníbales tuvo un tremendo impacto en la historia de la región, dijo. La monarquía española inicialmente insistió en que a los indígenas se les pagara por el trabajo y se los tratara con respeto, pero revirtió su posición después de recibir informes de que se negaban a convertirse al cristianismo y comían carne humana.

“La corona dijo: ‘Bueno, si se van a comportar de esa manera, pueden ser esclavizados'”, dijo Keegan. “De repente, todas las personas nativas en todo el Caribe se convirtieron en caribes en lo que respecta a los colonos”.

MADRID (Europa Press).

También podría gustarte