Analizarán qué entidad deberá manejar en nuevo relleno sanitario en Santander

339

A partir del próximo viernes se analizará y se discutirá en Bucaramanga cuál es la entidad pertinente para que gestione la adecuación y haga el manejo del nuevo relleno sanitario, Regional Santander, que será el remplazo de El Carrasco.

Durante siete días se realizarán reuniones técnicas a diario entre autoridades y los cuatro gobiernos del área metropolitana, con el propósito de definir aquella organización o institución que estaría al frente de este importante proyecto.

Vanguardia pudo conocer que, inicialmente, la idea es que alguna de las empresas de servicios públicos que operan en la ciudad asuma dichas labores.

Una de las entidades que manifestó su intención por contribuir con la ejecución de este proyecto es el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, de acuerdo con lo informado por su gerente Zoraida Ortiz.

La funcionaria le comunicó ayer a este medio que “el Acueducto tiene la visión de ser una empresa integral en la oferta de servicios. La entidad quiere apoyar este proyecto con su experiencia, conocimiento y estructura, para darle solución a la problemática que existe en la región”.

“Se analizará cuál es la empresa más conveniente, adecuada y la que cumple con todos los requerimientos técnicos y jurídicos. Este es el objetivo de las mesas de trabajo”, agregó Ortiz.

Este martes se desarrolló una reunión en las instalaciones del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, con la participación de los gobiernos de la capital santandereana, Floridablanca, Girón y Piedecuesta. Las directivas del Área Metropolitana de Bucaramanga también participaron en el encuentro.

El subdirector Ambiental del AMB, Guillermo Cardozo, indicó ayer que “se conformará un grupo especializado de trabajo para que, a partir del próximo viernes y durante los siguientes siete días, se establezcan las condiciones técnicas y jurídicas para la adecuación y manejo del nuevo sitio de disposición final”.

“Se definiría si estaría a cargo de una nueva empresa, o si es algo que asuma el Acueducto. Se establecerán las condiciones en materia administrativa, técnica y jurídica para el nuevo relleno”, añadió el funcionario.

Finalizada dicha reunión el alcalde de Girón, Carlos Román, manifestó que “se harán mesas de trabajo con los gerentes de las empresas públicas de cada municipio. El fin es conocer la solución real, con peso jurídico y técnico, para solucionar el asunto del relleno sanitario”.

El Subdirector Ambiental del AMB dijo que en dichas reuniones se espera tener la presencia de representantes de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, de la Gobernación de Santander y de la Alcaldía de Lebrija.

“Lo proyectado es que para el viernes de la semana entrante (24 de enero), el grupo especializado que se conformó entregue un informe técnico sobre las reuniones que se iniciarán este viernes”, precisó Cardozo.

Para construir, adecuar y habilitar el nuevo relleno sanitario, Regional Santander, se estima que se necesitan, al menos, unos $50 mil millones. Es preciso informar que aún no se conoce con exactitud las obras que se deben ejecutar, y que tal monto es una cifra preliminar.

La Subdirección de Ambiente del AMB y la Gerencia de la Emab han realizado cálculos previos. Lo primero que se debe tener en cuenta es la adquisición del terreno en donde funcionará dicho sitio de disposición final, cuya extensión estaría entre las 100 hectáreas y las 200 hectáreas.

Construir una sola celda de relleno sanitario, con su respectiva geomembrana para aislar los residuos del suelo, tiene un costo que ronda los $3.500 millones, según la información obtenida. A dicha celda también se le deben instalar sistemas para la evacuación controlada y segura de los gases y de los lixiviados que emanan de los desechos.

Es necesario destinar alrededor de $7.000 millones para la compra e instalación de una planta que permita tratar los lixiviados que generará dicho sitio de disposición final.

Se debe construir una edificación para las operaciones administrativas, además de la portería que tendrá este relleno y de las básculas para el pesaje de camiones en la zona de ingreso. Se calcula que se necesitan unos $800 millones para dicho cometido.

Además, es necesario hacer la adecuación de vías en pavimento para conectar al sitio de disposición final con un corredor vial principal de la región. También se deben hacer caminos en tierra al interior de dicho lugar, para que los camiones dispongan los residuos en la celda.

De acuerdo con lo informado por el AMB, los recursos que se necesitan para ejecutar este proyecto los aportarían los municipios de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta, ya que “son los que generan cerca del 94% de los residuos que se disponen en el actual relleno sanitario”.

Es preciso indicar que, en una reunión que recientemente se realizó, los gobernantes de estas cuatro localidades se comprometieron a gestionar la consecución del dinero que se requiere para la adecuación del nuevo relleno de Santander.

Por el momento, El Carrasco tiene permiso para seguir operando como relleno sanitario solo hasta el próximo 13 de febrero, de acuerdo con un reciente concepto técnico que emitió la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla.

En 2019 se pusieron en marcha múltiples trabajos para hacer la clausura definitiva de este sitio de disposición final que se ubica en Bucaramanga. Como parte de tales actividades, un juez de la capital santandereana ordenó la ejecución de diferentes tareas para garantizar la estabilidad de todas las celdas de disposición de residuos que existen allí, con el fin de evitar un posible derrumbe de basuras como el ocurrido en la madrugada del 3 de octubre de 2018.

Sin embargo, dichas labores de estabilización no han avanzado a la velocidad que se esperaba. Según lo informado por el Gerente de la Emab, Pedro José Salazar, aún faltan cerca de $6.200 millones para efectuar las obras requeridas.

“… Si Floridablanca, Girón y Piedecuesta hubieran girado los recursos a tiempo ya habríamos hecho estas obras de estabilización…”, ha señalado Salazar.

Ante la no ejecución de tales trabajos, el Juez considera que existe el riesgo latente de que se presente un nuevo deslizamiento de residuos en El Carrasco. Tras el referido concepto técnico de Anla, se permitió que continúe la disposición de basuras hasta el próximo 13 de febrero.

Antes del 22 de enero entrante, la Emab deberá presentar a la Anla nuevos estudios con datos como la densidad de la basura, la cantidad de lixiviados que estas tendrían y la capacidad que tiene la celda en donde actualmente se entierran los desechos.

BUCARAMANGA (Vanguardia).

También podría gustarte