Orar, la mejor ofrenda para los fieles difuntos

328

Los creyentes católicos celebran hoy el Día de los Fieles Difuntos.

 

Este celebración está basada en las creencias cristianas, es que todos somos un sólo cuerpo, el cuerpo de Cristo y por lo tanto no podemos olvidar a nuestros antepasados fallecidos.

 

Hoy 2 de noviembre, un día después de la Solemnidad de Todos los Santos, se celebra la conmemoración de los Fieles Difuntos, día en el que se recuerda a todos aquellos que ya han partido de este mundo.

En esta fecha especial la Iglesia Católica invita a los feligreses a orar y recordar a los seres queridos que han fallecido o que según las creencias católicas, se encuentran en estado de purificación en el purgatorio para ir al cielo.

Este celebración está basada en dos creencias cristianas la primera es que todos somos un sólo cuerpo, el cuerpo de Cristo y por lo tanto no podemos olvidar a nuestros antepasados. A su vez la segunda creencia que fundamenta esta celebración, es que un día resucitaremos entre los muertos, del mismo modo que Cristo ha resucitado.

Por lo anterior, el 2 de noviembre fue declarado como el día oficial de los Fieles Difuntos. Anualmente, la Iglesia Católica durante las Eucaristías que se ofrecen durante este día se recita el Oficio de Difuntos y se celebran misas requiem, que son los servicios litúrgicos para los fieles difuntos.

Aunque esta celebración era un festejo que realizaban los indígenas de la época prehispánica, la iglesia continuó con esta fiesta pero dándole un sentido cristiano.

Más que llevar flores a su tumba, se recomienda orar por sus almas.

 

Cada país tiene su manera de celebrarlo, en Colombia es el día propicio para visitar cementerios y adornar con flores las tumbas de los seres queridos que han partido de la vida.

De acuerdo con la Iglesia Católica, la mejor ofrenda para que los familiares o amigos fallecidos, puedan participar de la Resurrección de Jesucristo es dedicarles nuestras oraciones.

La mejor ofrenda la comenzó a preparar Cristo por vivos y difuntos con la Última cena, y la llevó a culmen en la Cruz dando su vida por nosotros. Por eso Dios lo resucitó de entre los muertos y nos dio el poder de participar de su Resurrección, de la vida eterna.

Según la comunidad católica “no importa si es un recién nacido, niño, adulto, alguien que haya tenido una larga enfermedad”, porque “lo mejor que podemos ofrecerles, la mejor ofrenda, es la oración de acción de gracias, pero, sobre todo, la celebración de la Misa que actualiza la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, para que nuestros difuntos reciban el perdón de sus pecados y gocen de la vida eterna”.

Si bien las ofrendas pueden ser llevarles flores, encenderles cirios o velas, el continuar tradiciones populares, nos ayuda a recordar lo que les gustaba a nuestros seres queridos en vida, es mejor ofrecerles nuestros agradecimientos, oración y especialmente la comunión en la Santa Misa.

 

También podría gustarte