Hoy, regresa el ballet a las salas de cine

280

Este domingo 19 de enero vuelve la temporada de ballet del legendario Teatro Bolshoi de Rusia presentando en directo una épica historia de amor: Raymonda.

Desde Moscú, esta obra se transmitirá en las salas de cine de doce ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Ibagué, Villavicencio, Armenia, Pereira, Popayán y Manizales), la cual está ambientada en las Cruzadas, contando con la música de Alexsandr Glazunov. Uno de los herederos de Tchaikovsky, es un gran exponente de la escuela nacional rusa de la composición: se conoce por ser melodiosa, romántica e inconfudiblemente rusa.

Es por eso que, durante el apogeo de la gran época imperial de los zares de Rusia,  Glazunov fue el elegido para componer la música de este espectáculo estrenado en 1898.

Cargada de amor y aventura, Raymonda es una obra maestra y el símbolo de ese período clave del ballet clásico. Explora combates tanto en el campo de batalla como en el amor. Su personaje principal es la bella Raymonda, que se encuentra entre dos hombres de civilizaciones muy distintas, pero ambos enamorados de ella.

El primero es Jean de Brienne, con el cual piensa casarse. Pero él, un noble caballero, debe luchar en las Cruzadas. En su ausencia, un caballero sarraceno se enamora perdidamente de Raymonda, al punto de la obsesión. Pero en el último momento, cuando todo parece perdido, Jean regresa a luchar por su amor y preparar su boda.

La puesta en escena es un ballet espectacular en todo sentido: además de incorporar elementos modernos, clásicos, franceses, orientales y húngaros, su escala es tal que muchas compañías le temen montarla. Además de varios solos, involucra al cuerpo de ballet del Bolshoi, que cuenta con 169 bailarines en total.

Pocos ballets tienen una historia tan marcada por la gloria como Raymonda. Entre los nombres que la han trabajado se destacan: George Balanchine, Rudolf Nuréyev y Alicia Alonso. Pero quizás ninguno tan clave como Marius Petipa, quien se aseguró que este ballet fuera sinónimo con las grandes danzas imperiales de Rusia.

Fue el último gran ballet que realizó Petipa, uno de los grandes próceres de esta forma de arte, impregnándolo de su exigencia por la belleza, la delicadeza y la grandeza. Fue estrenado por primera vez el 19 de enero de 1898 en el teatro Mariinsky de San Petersburgo, en pleno reinado del Zar Alejandro III de Rusia, que sin saberlo sería el penúltimo en tener la corona.

El tema del ballet también era ‘ardientemente’ ruso, a pesar de que a primera vista ocurre al oeste del país. Porque a finales del siglo XIX, las tropas del zar llegaban hasta lo que en su momento fue Persia y, en la otra dirección, hasta la frontera con China.

Gracias a su alma rusa, y épica puesta en escena, Raymonda se volvió en un éxito arrollador que no se ha detenido.

La versión que se verá en salas de Cine Colombia sigue siendo con la música de Glazunov, pero con la coreografía de Grigorivich, que le da majestuosos toques modernos sin perder sus elementos clásicos.

También podría gustarte