Lucha anticorrupción en Colombia está estancada: Transparencia internacional

Colombia subió tres puntos en la lista de países en donde no avanza la lucha contra la corrupción, pero las calificaciones de las medidas que toman para frenarla se mantuvieron iguales.

Así se reporta en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2019, publicado este jueves por Transparencia Internacional, y en el que Colombia aparece en el puesto 96, de 180, subiendo tres lugares con respecto al 2018.

En cuanto a la calificación obtenida por el país, fue de 37 puntos sobre 100, siendo 0 corrupción muy elevada y 100 ausencia de corrupción.

“Colombia obtuvo esta calificación a partir de datos proporcionados por ocho fuentes que miden los niveles percibidos de corrupción en el sector público, según la opinión de analistas, académicos e inversionistas internacionales y nacionales, en aspectos como la existencia de sobornos en trámites de negocios, la desviación de recursos públicos en el ejecutivo, la sanción efectiva a casos de corrupción, la corrupción política, el abuso del poder en sector judicial, policía y militares, entre otros aspectos”, explicó Transparencia Internacional.

Entre los países de América Latina, Colombia se ubica por debajo de Uruguay (71 puntos), Chile (67), Argentina (45) y Ecuador (38). Los países que obtuvieron puntajes más bajos que Colombia son Perú (36), Brasil (35), Paraguay (28) y Venezuela (16) que se ubica en el último lugar de la medición entre los países de la región.

De acuerdo con la organización internacional, se deben tomar medidas cómo eliminar los sobornos y otras irregularidades en la relación entre ciudadanos y empresarios con entidades públicas. También insisten en que se debe asegurar protección a denunciantes de actos de corrupción, tanto para los casos de soborno trasnacional como a nivel nacional.

Asimismo, Transparencia señaló que uno de los problemas del país es que no hay resultados judiciales en casos en los que la corrupción se da mediante abuso de poder y pidió que se avance en consecuencias para los ilegales, más allá de los anuncios de las autoridades.

Sobre esto, la entidad recuerda casos de corrupción como los ocurridos en el Ejército, en el sector de la salud y el cartel de la toga, en la Rama Judicial.

“No es suficiente sólo el anuncio de investigaciones ante estas graves irregularidades”, dice el reporte.

También hace hincapié en que en Colombia se debe abordar de manera “más decidida” la corrupción política, ya que, indica “llama la atención que los países que obtuvieron un buen desempeño en el Índice de Percepción de Corrupción 2019 tienen una aplicación más estricta de las regulaciones del financiamiento de campañas (países con puntuación media de 70 en el IPC), mientras que los países donde las regulaciones no existen o se cumplen de forma deficiente tienen una media de 34 y 35, respectivamente, puntuación cercana a la obtenida por Colombia”.

Al respecto, Andrés Hernández, director ejecutivo de Transparencia por Colombia indicó que “debemos avanzar en una reforma política de fondo que incluya medidas más efectivas de transparencia en el financiamiento de campañas y partidos, mensaje que ha sido transmitido desde distintas instancias en la Conversación Nacional abierta por el presidente Ivan Duque”.

Destacó que para garantizar la transparencia en la política se debe trabajar en la gestión de conflictos de interés y las “puertas giratorias”, y la regulación de las actividades de lobby.

Igualmente, al comparar los resultados del IPC con otros factores relevantes para la lucha contra la corrupción, se identifica que los países con procesos de consulta amplios y transparentes tienen una media de 61 puntos en este Índice. Por el contrario, cuando existe poca o ninguna consulta, la puntuación media es de solo 32.

“Las movilizaciones ciudadanas que vivimos desde noviembre reclaman procesos de participación más amplios y efectivos, junto con resultados concretos de lucha contra la corrupción. Este es un llamado al Estado en su conjunto: Gobierno, Congreso, Justicia, Órganos de Control. Todos los esfuerzos anticorrupción deben buscar el fortalecimiento de la democracia y no el debilitamiento de sus instituciones”, agregó Hernández.

Fuente: Colprensa

También podría gustarte