Claves para estar en forma en el 2020

259

Con el nuevo año llegan los propósitos y las metas por cumplir, algunas son materiales y otras hacen parte de la lista de hábitos a mejorar, muchos buscan el bienestar físico y emocional, ese equilibrio para poder rendir en todo lo demás.

Nuevos compromisos con el cuerpo, esa máquina que no deja de funcionar los 365 días del año; Natalia Peña, Nutricionista de una compañía sueca, afirma que “Hay tiempo para todo: trabajar, comer, dormir; la noche se hizo para descansar y recargar energía. Tener una alimentación saludable, es una responsabilidad con nuestro cuerpo”.

Es posible adquirir buenos hábitos, la alimentación es clave, actualmente existen múltiples herramientas que pueden ayudar en este proceso de tener una vida sana, con una alimentación consciente. Natalia, nos comparte estos tips para estar en forma:

Visualizar, mentalizar, materializar: Es importante tener claro el objetivo que se quiere lograr, tomarse una foto actual de cuerpo entero y al lado poner una foto como referencia de la meta que se quiere cumplir en cuanto a peso o tonicidad. Esto servirá de motivación durante el proceso, recordando que el principal objetivo debe ser mejorar su salud.

ESCUCHE SU CUERPO

El cuerpo envía señales, las cuales no siempre se tienen en cuenta, siempre hay dos caminos cuando de alimentación se trata: comer o no comer, negociar con los antojos es una manera de tomar decisiones sabias.

Metas concretas: El éxito es una combinación de disciplina y motivación, establecer metas concretas será clave para conseguirlo, no basta con “querer bajar de peso”, no funciona, mejor fijar un objetivo específico: “querer bajar 2 tallas”, “levantar 15 lbs en lugar de 5”. Sin metas claras es muy probable que los planes queden en el aire.

Composición del plato: Si bien es cierto que la alimentación juega un papel muy importante a la hora de “estar en forma” dejar de comer nunca será la mejor opción, de hecho no es saludable; aplicar el “método del plato” es una  manera de hacer seguimiento a los alimentos, sus cantidades sin hacer dieta, este método consiste en incorporar en un plato llano todos los grupos de alimentos (verduras, carbohidratos y proteínas) dividiéndolo en tres partes: 50% vegetales, 25% carbohidratos, 25% proteínas; este será uno de los cambios positivos para cumplir la meta.

Llevar un diario de alimentos, contribuirá en el propósito de tener una buena alimentación y permitirá que esta sea más consciente y detectar patrones de conducta alimentaria que puedan estar causando daños y sabotaje en el deseo de estar en forma.

Lo que hay en la despensa y nevera refleja el tipo de alimentación del dueño, por esto la importancia de limpiarlas y deshacerse de los alimentos que impedirán tener una alimentación saludable. Es el momento de surtirlas con alimentos bajos en grasa, pocos procesados y muchas frutas y verduras.

Tomar agua trae múltiples beneficios para la salud: alivia la fatiga, ayuda con la digestión y el estreñimiento, cuando no se consume suficiente agua, los dolores de cabeza y las migrañas están a la orden del día, pues en la mayoría de los casos su origen es la deshidratación. Llevar un registro de la cantidad de agua será vital para estar en forma.

COMIDAS CADA 3 HORAS

Como parte de una buena alimentación está hacer pequeñas comidas cada 3 horas, cuando se hacen cambios en la alimentación, se puede presentar ansiedad e irritabilidad, comer cada 3 horas ayudará a manejar estos síntomas y a controlar el apetito, es clave incluir en cada una algo de proteína.

Para obtener mejores resultados se deben hacer cambios poco a poco: eliminar un mal hábito por día será más fácil que pretender cambiar toda una vida de prácticas poco saludables; así como las metas deben ser concretas, tener claro los hábitos negativos que se deben eliminar serán fundamentales en el proceso ya sea dejar de consumir harinas, azúcar, gaseosas o dejar una vida sedentaria.

EL PESO, EL ENEMIGO

El peso puede determinar si los objetivos se están cumpliendo. Sin embargo, pesarse a diario o muy seguido puede entorpecer el proceso, lo ideal es hacerlo cada 15 días.

Otra manera de hacer seguimiento es haciendo un registro fotográfico, sea cual sea el plan que se elija para evaluar los avances, es importante recalcar que no es saludable perder muchos kilos en poco tiempo, las dietas y medicamentos que prometen estos resultados pueden poner en riesgo la salud.

También podría gustarte