La primera militar colombiana asignada al conflicto en Sahara occidental

Hasta hace unos años, la teniente del Ejército, Zuly Lugo Varón, poco sabía del Sahara Occidental y del conflicto que mantiene con Marruecos. Hoy en día, si bien reconoce que falta mucho por aprender, tiene conocimiento de la postura de los marroquíes y de lo que pide su contraparte.

Lugo, nacida hace 27 años en Ibagué, Tolima, será la primera colombiana en hacer parte de las fuerzas de paz que tiene desplegadas la ONU para monitorear el cese el fuego que se decretó entre ambas naciones. A la presencia del organismo internacional en esta región de África se le conoce como Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental o Minurso, en su forma más abreviada.

Están allí desde 1991 tras las propuestas de arreglo que suscribieron por allá en 1988 Marruecos y el Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y de Río de Oro (Frente Polisario).

Lo que viene ahora es la celebración de un referendo para que el pueblo del Sahara Occidental decida si quiere la independencia o prefiere integrarse con Marruecos. Todos estos datos y episodios históricos son los que ha tenido que estudiar Lugo, quien ingresó a las filas hace 10 años, al finalizar su primera instrucción fue asignada al fuerte de Tolemaida. En su carrera cuenta con cursos de paracaidista, curso avanzado de combate e infiltración en altura, entre otros. Hasta hace unos meses estuvo en Larandia, Caquetá, en un batallón de apoyo contra el narcotráfico.

“Se tienen en cuenta una serie de cualidades y perfiles. La selección es rigurosa porque es la representación colombiana ante un organismo como la ONU”, dice el coronel César Karan, director de la Escuela de Misiones Internacionales del Ejército. “Es una experiencia que se enmarca dentro de las operaciones para el mantenimiento de la paz, observar que se cumpla el arreglo”, añade.

La teniente Lugo viajará de Bogotá a Ciudad de Panamá. De allí transbordo a Estambul, luego a Casablanca (Marruecos) y, finalmente, a Laayoune, nombre francés de El Aaiun, la ciudad más importante de Sahara Occidental donde está el cantón de las Naciones Unidas que se convertirá en su hogar durante el próximo año.

“Me avisaron en diciembre que logré el cupo. Ese fue mi regalo de Navidad. Mis papás (Olga Varón y Roger Lugo) no daban crédito a lo que les decía, pero sí me manifestaron su orgullo por este logro”, dijo.

A su llegada tendrá un mes de instrucción. Llevará dos uniformes pixelados verdes y dos más del tono marrón, el que se usa en los desiertos. Del sitio que va a estar ya sabe que tiene temperaturas de hasta 40 grados, algo que dice puede manejar por sus raíces tolimenses. Pero en la madrugada son muchísimo más bajas y pueden estar a unos dos grados bajo cero.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte