Parahotelería cuenta con más de 8000 apartamentos

3.327

El alquiler ilegal de casas y apartamentos en el Distrito, y principalmente en sus áreas turísticas durante todos los meses del año, sigue siendo el lunar negro de la hotelería formal y organizada

Año tras año, Santa Marta se ha venido consolidando como un destino turístico de talla mundial, no en vano, durante la última temporada de comienzo y principio de año, llegaron a la ciudad cerca de 600 mil turistas, quienes cabe resaltar, generaron una ocupación hotelera superior al 98% en todas la capital del Magdalena.

Cifra que demuestra que en Colombia, el turismo sigue afianzándose como el segundo sector generador de divisas, superando, incluso, a productos tradicionales como lo son el café, las flores y el banano, por lo que, se viene trabajando en la tarea de atraer cada día más turistas.

No obstante, todo este es fuerzo de volver competitiva a Santa Marta frente a otros destinos  tanto nacionales como internacionales, se ve empañado por el lunar negro que desde hace muchos años viene azotando al sector hotelero. Se trata de la ’parahotelería’.

El alquiler ilegal de casas y apartamentos en el Distrito, y principalmente en sus áreas turísticas durante todos los meses del año, sigue siendo el lunar negro de la hotelería formal y organizada; solo en Santa Marta, según un estudio realizado en el 2012 por la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco, se dio a conocer que son más de 6 mil ofertas informales las que existen en la ciudad.

Sin embargo, para el 2018, el gremio que aglutina a todos los hoteleros del país, realizó un nuevo estudio, pero esta vez únicamente sobre la plataforma de reservas Airbnb. El informe reveló un total de 8 mil apartamentos en la ilegalidad, los cuales generaron ingresos por un valor de 24  millones de dólares en los últimos 3 años.

 “Realmente una cifra muy significativa son 24 millones de dólares que no pagaron impuestos en Santa Marta, que no facturaron IVA y otros impuestos que exige la Ley. Perdió la nación, el distrito  y perdimos los hoteleros porque es una oferta que nos afecta mucho, esa informalidad genera un hueco en la hotelería informal, que hace  una inversiones y que tiene unos empleados contratados de manera legal”, aseguró Gustavo Adolfo Toro, presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco Nacional.

Y es que la parahotelería resulta una oferta atractiva para los turistas que ingresan a la ciudad y encuentran en ella un modo de ahorrar dinero. Alojamientos desde 30 mil pesos por una noche son el pan de cada día y se pueden encontrar en todos los rincones de Santa Marta, y se asevera más en los principales corredores turísticos como lo son El Rodadero y  el Centro Histórico.

Sin restricción alguna, esta competencia desleal de hotelería genera inconformismo entre los empresarios hoteleros que cumplen con sus obligaciones legales, puesto que aseguran deben mantener su oferta durante todo el año, por lo que sus tarifas deben incluir todos los costos de servicios públicos, empleados, mantenimiento, entre otros, mientras que la hotelería informal se encuentra exentos de muchos de ellos.

FALTA DE AUTORIDAD

De acuerdo con Gustavo Adolfo Toro, presidente de Cotelco Nacional la situación crítica de la parahotelería en la ciudad de Santa Marta obedece a una falta de autoridad  competente que ponga frenos y haga cumplir las leyes que existen en el país en materia de turismo.

“Aquí se necesita autoridad porque las normas existen, es decir, en el caso de la oferta  informal de servicios de alojamiento, esa oferta se conoce en la regulación colombiana como vivienda turística y tiene una reglamentación, por lo que nadie puede alquilar un apartamento en un edificio si el reglamento de propiedad horizontal no lo tiene autorizado, y si los copropietarios no han dado esa autorización”, aseguró Toro.

Frente a lo anterior, el presidente de Cotelco Nacional también señaló: “Ese prestador de servicio tiene que registrar a los huéspedes y por supuesto tener el Registro Nacional de Turismo y pagar contribución parafiscal, es decir, hoy la norma existe, cual es el problema, que no se cumple y que no hay autoridad que la haga cumplir”.

Toro Aseguró que lo que se tiene que lograr es que el Estado comprenda que este tipo de ofertas lesiona al turismo, “mucha gente se va con una muy mala experiencia de Santa Marta, porque los cogieron de la mano y los llevaron a un apartamento, los halan, es una cosa increíble”, indicó

Adicional a ello, también expresó que muchas veces los visitantes encuentran servicios que no cumplen con las expectativas porque son servicios que están por fuera de la legalidad, entonces, aseguró que el reto que tienen como gremio hotelero con las autoridades locales es que esas normas se respeten y se cumplan.

EL CAMINO A LA LEGALIDAD

 Por otro lado, el presidente del gremio nacional de hoteleros, explicó que aunque es muy difícil controlar cada apartamento que existe en Santa Marta, si se puede tomar la sencilla decisión de cambiar el uso del suelo, es decir, identificar esos alojamiento informales que hoy están en la oferta pública y convertir su uso residencial por uno comercial.

 “Para esto no hay que hacer gran investigación, porque estas ofertas informales de apartamentos están en plataformas como Booking o  Airbnb, así que es muy fácil identificarlos y lo que se propone es cambiarles el uso residencial por uso comercial  y en esa medida cambiarían los impuestos, tendrían que facturar IVA y pagar los impuestos que le corresponden al Distrito, entre otros”, manifestó Gustavo Adolfo Toro.

Asimismo, señaló: “Nosotros encontramos de la mayor importancia esa propuesta que nos hizo en su momento el ex alcalde Rafael Martínez cuando recién entraba a su cargo, y ahora que Rafael Martínez está trabajando con la administración departamental, que bueno sería volver a retomar ese tema con la Alcaldesa para mirar la viabilidad jurídica y de qué manera se puede generar ese cambio”.

Ratificó además, que es un tema que va de la mano con el ordenamiento territorial, por lo que también es competencia del Concejo Distrital de Santa Marta, “así que yo creo que están dadas las condiciones para ver si esto es jurídicamente posible y de esa manera lograr superar esa dificultad que nos afecta en todo el país a los hoteleros”.

NO SE HACE NADA

El fenómeno de la parahotelería en Colombia ha registrado un crecimiento considerable en los últimos años, especialmente a partir del año 2006, según la Asociación Hotelera de Colombia, Cotelco. Se estima que actualmente por cada alojamiento legalmente constituido, existen cuatro que funcionan de manera ilegal, y están ocasionando un desequilibrio en materia de tarifas, así como una competencia desleal dentro del sector hotelero no sólo en Cartagena de Indias sino en todo el país.

 Y es que pese a que en Colombia el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo expidió el Decreto 2590 para establecer que desde esa fecha en adelante toda Persona Natural o Jurídica que explote sus bienes inmuebles dejando que sean utilizados a cambio de dinero por otras personas en periodos inferiores a 30 días calendario, se considerarán  en “prestadores de servicios turísticos”.

Esta estrategia diseñada por el gobierno, poco o nada ha ayudado a frenar el impacto que genera la prestación de este servicio de alojamiento informal, lo que ha generado más bien un impacto negativo  en aquellos hoteles y hospedajes que no pueden competir con tarifas muy bajas de hospedaje.

 Actualmente en ciudades de gran flujo turístico, como lo son Santa Marta y Cartagena, no se ejerce gran control a los arrendadores turísticos, por el contrario nadie parece prestarles atención y con todo descaro se ven en corredores como El Rodadero, muchas veces bloqueando vías con tal de ofrecer sus servicios, lo que ha y generado detrimento de las utilidades de la hotelería formal colombiana en los últimos cinco años.

Por último, es importante destacar que en el artículo 9 del mismo Decreto 2590 se indica que las autoridades municipales y distritales deberán estar colaborando para que se cumplan las medidas contenidas  en esta normatividad, lo paradójico según lo expresado por un gran sector de comerciantes formales del gremio hotelero, es el hecho de que  las autoridades ejercen mayor control sobre aquellos comerciantes que están legalmente constituidos y no sobre aquellos que ejercen la actividad de manera informal.

Aspecto sobre el cual radica principalmente la queja y el descontento de la hotelería formal en Colombia y especialmente en ciudades como Cartagena y Santa Marta en las cuales existe una sobre oferta de apartamentos que se rentan por días, sin control alguno y que está llevando a la quiebra a un gran sector de la industria del turismo.

También podría gustarte