Los ciclistas ´pedalean´ contra la muerte en las pocas vías de la ciudad

240

Imprudencias de los mismos ciclistas y por falta de equipamento de seguridad, de otros actores de las vías, falta de infraestructura como señalización o zonas destinadas únicamente para el tránsito de estas, han provocado que las cifras de siniestralidad en las vías en las que se ven involucrados hayan aumentado de forma alarmante.

POR
GIANCARLOS
VILLARREAL LARIOS

El pasado 28 de enero Santa Marta vivió una jornada diferente por cuenta de la realización del Día sin carro, una estrategia pensada con el objetivo de concientizar a la ciudadanía sobre las acciones que tomar en la lucha contra el cambio climático, entre esos las preocupantes cifras de emisión de gases de efecto invernadero y contaminantes al aire que respiramos todos.

La estrategia realizada con estos motivaba a los samarios a dejar sus carros particulares en casa y en su lugar, salir en patines, patines a pie o en el que muchos consideraban “los caballitos de hierro”, como se le llama a las bicicletas, lo que para los ciclistas surgió como una buena idea, teniendo en cuenta que contarían con un carril exclusivo para transitar y no entre los carros, motos, camiones entre los que circulan diariamente y ponen en peligro sus vidas.

Precisamente, el desarrollo de esa iniciativa, supone la visibilización de una problemática a la que a paso lento se le ha dado atención por parte de las autoridades distritales, y es la falta de infraestructura por donde puedan circular aquellos que se movilicen en bicicletas, esto, sin poner sus vidas en peligro, como lo hace diariamente, y ha quedado evidenciado en las preocupantes cifras de siniestralidad en los que se han visto envueltos los ciclistas.

Imprudencias de los mismos ciclistas y por falta de equipamento de seguridad , de los otros actores de las vías, falta de infraestructura como señalización o zonas destinadas únicamente para el tránsito de estas han provocado que las cifras de siniestralidad en las vías en las que se ven involucrados los usuarios de este tipo de medios de transporte hayan aumentado de forma alarmante, más aun teniendo en cuenta que el parque automotor en total hay más de 62.582 vehículos particulares solo el 2% lo constituyen los vehículos eléctricos y la bicicleta.

ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE:

Para muchos ciclistas transitar tanto por las vías urbanas como las de la periferia se ha convertido prácticamente en una tarea de alto riesgo, debido a que no solo deben enfrentar el cansancio provocado por la realización de esta actividad física, o de simple medio de transporte como lo tienen otros, sino evitar ser víctimas en muchos casos de las irresponsabilidades de algunos conductores de vehículos particulares, motocicletas o camiones.

Desde la masificación de grupos de personas de salir en sus bicicletas a destinos como Minca, Neguanje, Parque Tayrona entre otros sectores, estas vías desde tempranas horas e incluso en las jornadas nocturnas se han convertido en las rutas perfectas donde se puede evidenciar lo que significa estar entre la vida y la muerte en pocos segundos.

Precisamente, para algunos de ellos transitar tan cerca de otros vehículos automotores que pueden incluso superar hasta cinco veces el tamaño de sus bicicletas, supone estar entre la vida y la muerte, debido al riesgo que corren solo por disfrutar de una actividad que en sí misma, no supone riesgos tan elevados como si lo haría otra, pero que debido a la intervención de otros actores de la vía, como los camiones, motocicletas, carros particulares entre otros, eleva las chances de casos que lamentar.

Por lo menos, así opina Carlos Gómez, ciclista y perteneciente al club Parche Samario, a través del cual decenas de ciclistas tanto aficionados como profesionales se reúnen varias veces a la semana para recorrer en los “caballitos de hierro” diferentes rutas, en las que en su mayoría deben circular con otros actores en la vía, debido a la falta de infraestructura para circular tanto en la zona urbana como con destino a la rural, donde la tarea es más que complicada.

 “Es casi que intimidante el circular por las vías de esa manera, a veces uno prefiere parar cuando pasan los camiones grandes o simplemente se mantiene atento de una forma casi que en alerta para cualquier situación, el ruido de esos camiones pesados también hace que se le acelere el corazón a uno. Gracias a Dios hasta el momento no hemos sido víctimas de accidente, pero lastimosamente si hemos conocido de casos, y de personas que alguna vez nos encontramos en las vías”, dijo el ciclista.

CIFRAS PREOCUPANTES:

Según el Observatorio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ANSV en el 2019  se registraron en total 29 sucesos en las vías en las que se vieron involucrados y lesionados los ciclistas, representando esto un descenso del 4% frente a los 33 casos ocurridos en el año 2018.

De los 74 eventos de siniestralidad en las vías que se registraron en el 2019, las cifras de usuarios de bicicletas que perecieron en las vías aumentaron en un 100% pasando de 2 casos a 4 casos.

Entre los casos que enlutaron la comunidad ciclística de la ciudad, y que provocaron el llamado de alerta por parte de estos a las autoridades para que se establecieran estrategias de acompañamientos en las vías cuando se realizaran este tipo de actividades se encuentran los siguientes:

El bogotano Olger Abel Camargo Rodríguez, de 57 años, quien falleció cuando se desplazaba en una bicicleta en el kilómetro 67 con destino a Ciénaga la altura del corregimiento de Cordobita, área rural de Ciénaga, en la Troncal dl Caribe.

Según el reporte de las autoridades, la víctima fue golpeada por el camión de placas EQO-683 que iba conducido por Plutarco Rivero, de 36 años. Los hechos que continúan siendo materia de investigación señalan que el vehículo de carga iba pegado a la berma, Camargo Rodríguez murió casi de manera instantánea.

Otro hecho fue el ocurrido en el sector del barrio La Lucha en el sur de esta capital. Donde Lesbis Acuña Acuña, de 47 años, oriundo de Ponedera, Atlántico, dedicado a la elaboración de carbón y residente en el barrio Villa Betel de donde había salido para cumplir con su jornada de labores diarias, viéndose inmiscuido en el suceso cuando un motociclista en una maniobra imprudente lo habría hecho perder el equilibrio, pero que pese a su intento por estabilizarse, cayó al asfalto al paso de la tractomula referenciada con las placas SYR-787, la cual le pasó las llantas ‘gemelas’ por encima causándole la muerte de forma instantánea.

Así mismo luego de padecer por cuatro días en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Bahía, se produjo la muerte de un ciclista quien fue arrollado por un camión en hechos ocurridos en la carretera Troncal del Caribe, sector Gaira. La víctima fue identificada por las autoridades como Inarco José Carpio Romo, de 41 años, dedicado las labores de vigilancia, reportaron sus familiares.

Sumados a estos casos también están los hechos de intentos de robos de los que son víctimas los ciclistas, el más sonado hecho fue el del joven Jesús Alberto Flórez Restrepo, quien fue asesinado de una puñalada en el tórax, luego de oponerse al robo de su bicicleta en medio de un atraco que ocurrió en la madrugada de este miércoles en el sector de la Ruta del Sol.

Según el reporte de las autoridades un desconocido lo atacó con un arma cortopunzante para arrebatarle su bicicleta. En el forcejeo, el delincuente le causó una grave herida en el pecho y se dio a la fuga, pero Jesús Alberto tuvo fuerzas para llegar a una garita para informar de lo ocurrido. El joven fue trasladado en un vehículo hasta la sala de urgencias de la clínica Los Nogales, en donde se produjo su deceso.

CAMPAÑAS DE TRÁNSITO:

A nivel local y departamental entre las varias campañas para reducir la siniestralidad de los ciclistas se han desplegado ‘En la bicicleta va una vida’, con el fin de sensibilizar a ciclistas y conductores, con recomendaciones especiales para proteger su vida e integridad.

Según las autoridades de tránsito de la Policía Metropolitana de Santa Marta entre los factores de imprudencia que más cometen los ciclistas se encuentran los casos ocurridos en la Troncal del Caribe donde los ciclistas se agarran de los pesados camiones con el fin de ser “remolcados”, de igual forma motociclistas también cometen esta imprudencia.

 La misma Agencia Nacional de Seguridad Vial que documenta sobre los hechos de accidentalidad ha lanzado varias campañas campaña para reducir siniestralidad de los ciclistas entre esas, la denominada como “Dame 1.5 para vivir”, una iniciativa de convivencia vial entre los transportadores de carga, de pasajeros y los ciclistas para desarrollar comportamientos respetuosos, solidarios y responsables en carretera.

 El racional de la campaña parte de la necesidad e importancia de otorgar la distancia de 1.5 metros al adelantar a un ciclista en las vías, esta medida está registrada en el artículo 17 de ley 1811 del 2016 que a letra dice “Todo conductor de vehículo automotor deberá realizar el adelantamiento de un ciclista a una distancia no menor de un metro con cincuenta centímetros (1.50 metros) del mismo

Precisamente, entre enero y agosto de 2019, 283 ciclistas perdieron la vida en las vías del país, mientras que 1.749 sufrieron lesiones, según los datos analizados por el Observatorio Nacional de Seguridad Vial. Además, se logró determinar que los días sábado y domingo agrupan el mayor número de fallecimientos de usuarios de bicicleta.  De hecho, estas muertes se presentan, principalmente entre las 6:00 a.m. y las 9:00 am.

Según la matriz de colisión del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, cerca de 40% de los fallecimientos de ciclistas tienen lugar en un siniestro que involucra a un vehículo de carga o de pasajeros, de ahí la importancia de generar acciones de tolerancia, respeto y convivencia vial entre estos actores viales.

CONSEJOS PARA SALVAR VIDAS EN LA VÍA:

Algunas recomendaciones principales que dan son: Estar pendiente de los puntos ciegos, es decir, de los ángulos del vehículo en los que el conductor no logra visualizar quiénes se están moviendo a su alrededor; debido a que muchos ciclistas y motociclistas transitan en la parte lateral del carro, por lo tanto el conductor no alcanza a verlos y puede generarse un accidente al dar un giro, en cambio de carril o en proceso de adelantamiento.

 Otro aspecto que puede evitar tragedias es mantener una distancia prudente de 1.50 metros de distancia entre la bicicleta y el vehículo, de lo contrario pueden surgir graves incidentes, como el Efecto Venturi. Este consiste en la succión que sufre la motocicleta o bicicleta al estar junto a un vehículo de carga pesada debido a la diferencia de presión, ocasionando así la pérdida de estabilidad o incluso la caída del ciclista, que puede terminar debajo de las llantas del automotor.

Las condiciones meteorológicas también influyen en los siniestros en carretera. Por eso, es vital el uso de luces reflectivas entre las 6 p.m. y 6 a.m. para ser visibles ante los conductores.

También podría gustarte