Comunidad recibió a su nuevo sacerdote

546

En la iglesia San José de Aracataca, se llevó a cabo la ceremonia religiosa que le da la bienvenida al sacerdote Arnaldo Ferreira, quien estará a cargo de dirigir a esta comunidad a partir de ahora.

“No he venido a remplazar a nadie, he venido a continuar un proyecto que un día Jesús le delegó a sus apóstoles: ir por todo el mundo y predicad el evangelio, eso he venido hacer, porque nadie remplaza a nadie, cada quien es único, yo simplemente he venido a continuar ese trabajo que amorosamente, con dedicación, esmero y empeño, venía realizando el padre Mario Arturo Monsalvo”: indicó Arnaldo Ferreira, nuevo sacerdote iglesia San José de Aracataca.

La ceremonia se llevó a cabo en medio de grandes expectativas de la comunidad cataquera que en los últimos días despidió con mucha nostalgia al padre Mario Monsalvo, un gran ser que hoy Dios le encomendó una nueva tarea desde otra comunidad. “El padre Mario es un ser humano trabajador y responsable, que entregó lo mejor de sí, por una comunidad que muy agradecida hoy lo recuerda y extraña su presencia, en esta emblemática tierra cristiana, en la que cada día enseñaba más de la palabra de Dios, con el fin único, de hacer mejores personas, mejores y verdaderos hombres y, mujeres de fe, hijos de ese gran ser supremo, a quien le debemos y agradecemos la vida”, manifestó un habitante de Aracataca.

Pero no todo fue nostalgia en esta eucaristía de presentación y de gracias, en la que se sintió la presencia de Dios encarnada, en un nuevo siervo que hoy enviado por nuestro señor Jesucristo recibe con gratitud y responsabilidad, la virtud de pastorear este rebaño que hoy también le da la bienvenida, se  trata del padre, Arnaldo Ferreira, el cual empezó a recibir el cariño y los abrazos de cientos de personas, que ven en él la oportunidad de fortalecer la fe y de seguir el camino de ese padre celestial que cada día llena de amor los hogares de aquellos hijos obedientes y sinceros que con devoción, lo proclaman rey de reyes y señor de señores.

 “Gracias a Dios padre todo poderoso, que me ha enviado a esta comunidad a seguir los pasos de Jesús, a anunciar su palabra y hacer presencia del reino de Dios en nuestra comunidad parroquial con su palabra. Lo más importante, tanto del que se va, como del que viene; es que somos poseedores del mismo mensaje de Cristo a quien nunca trasladan de las parroquias y, quien siempre está en nuestras comunidades de fe, así que fuerza y paz para los que de pronto sienten la nostalgia del que se fue y, que sigan abriendo ese corazoncito al que viene. Eso hace parte de la vida sacerdotal y nosotros como sacerdote entendemos que esos sentimientos se dan, pero lo más importante, es mirar las cosas con ojos de fe y seguir adelante en nuestra experiencia cristiana”, precisó el sacerdote Arnaldo Ferreira, nuevo párroco de Aracataca.

Seguidamente dijo: “me considero una persona alegre entusiasta, una persona feliz y trabajadora, en las cosas de Dios y, por la construcción de los tejidos sociales que nuestra sociedad necesita: la niñez la juventud y todo desde el ámbito de la espiritualidad”.

Por otra parte el nuevo sacerdote llegó cargado de importantes proyectos y en medio de la eucaristía anunció que:” ya es hora que la iglesia San José, que es una parroquia con tanto prestigio y tanta fuerza que tiene de sus fieles, se de a la tarea de ‘parir’, una nueva parroquia y vamos a trabajar con la ayuda de Dios y, la colaboración de todos, para que construyamos nuevos templos y podamos alabar y bendecir a Dios, en aquellos otros lugares donde también hay fieles que les queda un poquito más difícil venir a la parroquia central”, destacó el sacerdote.

A la ceremonia asistieron el señor alcalde municipal, Luis Emilio Correa; la gestora social Claudia Patricia Villareal, quien dio la bienvenida al nuevo sacerdote; el coronel Alejandro Castro Cadavid del Batallón de Instrucciones ‘Biter’ 2; la teniente Ángela Tovar de la Estación de Policía Aracataca, Honorables Concejales, miembros de la iglesia y, comunidad en general.

También podría gustarte