Murió en choque de  moto con un furgón

4.457

Las causas del siniestro vial son materia de investigación por parte de las autoridades de tránsito, sin embargo una de las hipótesis es que se produjo una invasión de carril por parte del conductor de la motocicleta.

Las autoridades de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Magdalena, reportaron en las últimas horas un aparatoso accidente vial ocurrido a tempranas horas de la mañana de ayer, a la altura de la vía que del río Ariguaní conduce a la ‘Ye’ de Ciénaga, el cual dejó como saldo una persona sin vida.

Este fue identificado como Jayder Pertuz, conocido como ‘Pavo, residente en el sector de Taganga y nacido en Santa Marta hace 28 años de edad, quien se transportaba en una motocicleta marca Bóxer a la altura de la carretera Troncal de Oriente y murió decapitado en el sitio del siniestro.

El accidente, según lo expuesto por las autoridades de esta especialidad tuvo incidencias en el kilómetro 60, cerca del sector del corregimiento Guamachito, jurisdicción de Zona Bananera, este ocurrió cuando un furgón de placas GDW-043, marca Chevrolet que transportaba productos de los supermercados de Justo & Bueno, conducido por Mario Rafael Aragón Martínez, colisionó abruptamente de frente con una motocicleta de matrícula SCX-14E en el que se movilizaba la víctima fatal; el fuerte impacto causó laceraciones y contusiones al conductor, provocándole la muerte de forma instantánea.

Transeúntes que se movilizaban por el lugar, dieron aviso a las autoridades Tránsito y Transporte quienes arribaron para atender la situación y dar inicio a las investigaciones que permitan establecer las causas del siniestro. Hasta el momento una de las hipótesis es que se produjo una invasión de carril por parte del conductor de la motocicleta, quien se llevó la peor parte.

Un grupo de criminalística arribó hasta el sitio para realizar la inspección técnica al cadáver, que posteriormente fue trasladado hasta la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses para que allí practicarle la necropsia de rigor.

También podría gustarte