Incierto destino de la reforma pensional

489

Si es correcta la idea de que a Alicia Arango la nombró el gobierno como ministra del Interior para que saque adelante la Reforma Pensional, la verdad es que esa es una pésima decisión. Después de escucharla sobre el tema en el Foro Semana, lo que quedó en evidencia tanto en su presentación como en sus intervenciones en el panel del tema, es terriblemente preocupante porque demuestra claramente su desconocimiento sobre el sistema pensional colombiano. Solo alguien que es indiferente a la bomba social que tiene el país gracias a este sistema de protección social, puede plantear varios de los puntos sobre los cuales hizo énfasis con el agravante de que no es consciente de su falta de conocimiento de este problema.

Lo primero que sorprendió es que no tiene el sentido de urgencia que la situación del sistema pensional ha adquirido en Colombia. Para mencionar un dato, este país en términos de cubrir necesidades de los pensionados tiene una cobertura que solo se compara con aquellos centros americanos con niveles de desarrollo inferiores al colombiano. Es por lo tanto urgente iniciar ese debate y sobre todo tener listos los lineamientos de esta reforma. Como lo reiteró hasta el cansancio, no tiene ningún afán porque además, otro profundo error, no presentará nada hasta que no llegue a un acuerdo con todos los interesados. Tiene que ser uno muy iluso para creer que en este tema tan complejo que toca intereses tripartitos —como no se cansó de repetir— se puede llegar a poner a todo el mundo de acuerdo. Para eso está el gobierno, para tomar la decisión con menores costos y más beneficios pero que sin duda no logra el apoyo de todos los interesados.

Repetir que no se cambiará la edad ni las cotizaciones demuestra que no ha entendido el tema. Obviamente estas decisiones no pueden ser de efecto inmediato porque no se puede perjudicar a aquellos cercanos a pensionarse, pero si no se anuncian desde ahora para las próximas generaciones, el tema fiscal será inmanejable. Lo desconoce totalmente. Además ignora un hecho crítico, hoy las nuevas generaciones no están pudiendo construir pensiones para su vejez y ella solo esta preocupada por darle BEPS a los adultos mayores actuales. Pero si limita, como parece el tema a la protección social de este sector de la población, solo estará generando una nueva generación que al llegar a la edad de pensionarse engrosará a la ya muy preocupante lista de adultos mayores indigentes.

Su discurso está lleno de clichés pero que esconden su profundo desconocimiento sobre el tema. Cuando un ministro no sabe no es problema si tiene buenos asesores y sobre todo si reconoce que no domina la esencia del mismo. Pero con aires de suficiencia y de dominio del poder que le otorga un ministerio, lo único que puede resultar es que se le explote la bomba social y fiscal que encierra la postergación de soluciones en estos temas.

Como ya la decisión está tomada y la ministra cree que sabe que hacer, lo único que queda es lograr que un equipo de gente que sí conoce la materia la asesore antes de que siga con su estrategia, que es equivocada. Si eso no se logra que Dios nos coja confesados. La verdad señora ministra Arango, es que su posición sobre una reforma tan trascendental como la pensional tiene un futuro muy incierto, si usted sigue obstinada en hacer lo que está anunciando con aires de suficiencia. Qué pena, pero alguien tiene que decírselo, especialmente los que hemos estudiado el tema ahora y desde hace mucho tiempo.

*ExMinistra de Estado

También podría gustarte