´Que se quede en la cárcel´

265

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez rechazó la decisión tomada por el juez cuarto de ejecución de penas de Barranquilla, que concedió el beneficio de detención domiciliaria a Samuel Enrique Viñas Abohomor, condenado por feminicidio por el asesinato a su esposa Clarena Acosta, ocurrido en 2010.

Sin embargo, la vicepresidenta afirmó que respeta la independencia de las decisiones judiciales, pero  que no puede callar ante este tipo de situaciones, argumentando que estas representan un retroceso en los avances de la instauración de justicia para las víctimas, en especial para  las mujeres y, particularmente, cuando estas benefician,  sin razón, e injustamente al criminal.

Ramírez agregó que este tipo de decisiones van en contra del principio de justicia, minimizando la gravedad de la sentencia y de los actos perpetrados por el condenado, tal y como sucedió en el caso de Samuel Enrique Viñas, a quien  a autoridad competente había ordenado que  se trasladara a un centro de detención de alta seguridad para que cumpliera su condena.

De esta manera, la vicepresidenta le pidió  a la consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, Gheidy Gallo,  ponerse en contacto con las autoridades competentes a fin de solicitar un análisis exhaustivo a la decisión y procurar que la medida sea revisada. También le pidió brindar permanente apoyo a los familiares de Clarena Acosta, quiénes se encuentran conmocionados por la decisión de otorgarle detención domiciliaria a su feminicida.

“El Gobierno nacional no descansará en el seguimiento y articulación de las entidades competentes para procurar que el feminicida de Clarena  Acosta, cumpla la totalidad de su condena conforme la magnitud del crimen que cometió, la condena que le ha sido impuesta y las disposiciones legales vigentes, demostrando así que en nuestro país hay y habrá siempre cero tolerancia con el delito, en especial, con aquellos que involucren los diferentes tipos de violencias contra las mujeres”, señaló Marta Lucía Ramírez.

Samuel Enrique Viñas Abohomor fue encontrado condenado a 42 años de prisión tras haber sido declarado culpable por haber cometido feminicidio en contra de su esposa Clarena Acosta, a quien asesinó de dos disparos en la cabeza el 1 de enero de 2010.

También podría gustarte