´A mí nadie a través de cartas me llevará a tomar decisiones´

474

La Fiscalía General de la Nación concentrará esfuerzos para investigar los hechos criminales que comprometan y pongan en riesgo los recursos de la salud, el medio ambiente, la educación y la contratación pública´, dijo su titular Francisco Barbosa Delgado.

Luego de que el expresidente Andrés Pastrana Arango envió una carta al recién posesionado fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, para solicitarle ‘desengavetar’ pruebas sobre dineros de Odebrecht en la campaña del también expresidente Juan Manuel Santos, el fiscal le respondió desde la ciudad de Pereira.

En medio de una rueda de prensa llevada a cabo en la capital de Risaralda, Barbosa aseguró que la carta del expresidente Pastrana se recibe como la de cualquier otro ciudadano en Colombia, y que sus actuaciones no están marcadas por requerimientos como estos.

 “Aquí el Fiscal General no responde sus actuaciones por cuenta de cartas que le envía nadie, sino porque él define cada una de las posturas que tiene al frente de la entidad. A mí nadie a través de cartas me lleva a tomar decisiones. Sobre la manifestación del expresidente Pastrana, solo decir que es una carta como la de cualquier ciudadano”, aseguró el fiscal.

En la carta, Pastrana menciona las denuncias que junto con el hoy senador Álvaro Uribe le entregaron al anterior Fiscal General, que contienen supuestas pruebas que demostrarían el ingreso de dineros de esa multinacional a la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014. Según el expresidente, la primera carta con esas denuncias, enviada el 18 de agosto de 2017, fue engavetada.

Pastrana también le pidió a Barbosa designar a un vicefiscal ad hoc pues asegura que el actual tiene “recientes vínculos profesionales” con personas “que tendrían intereses relativos a la eventual investigación” sobre Odebrecht.

LA PETICIÓN

El expresidente Andrés Pastrana Arango le envió esta semana una carta al recién posesionado fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, quien según él, tiene enormes retos al frente del organismo judicial más importante que tiene el país.

En la misiva Pastrana indica que una de las tareas principales de Barbosa será la de desenredar el caso Odebrecht, que es uno de los episodios de corrupción más grandes que se ha presentado en el país.

Ante esto, el exmandatario le solicitó desempolvar las denuncias que junto con el hoy senador Álvaro Uribe le entregaron al anterior fiscal general, las cuales contienen supuestas pruebas que demostrarían el ingreso de dineros de esa multinacional a la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014.

“Junto con el señor expresidente Álvaro Uribe Vélez presentamos al entonces fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez, una detallada denuncia sobre evidencias de financiación ilegal en la reelección del presidente Juan Manuel Santos, misiva engavetada sin respuesta desde el 18 de agosto de 2017”, señala misiva.

Ante esta situación, Pastrana señala que “por medio de la presente y de la manera más respetuosa, me permito solicitarle al señor fiscal general asumir la investigación de lo que puede constituir la compra o el robo del poder Ejecutivo. Igualmente, le solicito que para tal efecto se designe un vicefiscal ad hoc por razón de los recientes vínculos profesionales del hoy señor vicefiscal con personas que tendrían interés relativos a la eventual investigación”.  Pastrana afirma que el fiscal Francisco Barbosa tiene una tarea mayúscula, que es enfrentar la corrupción y el narcotráfico, nutrida por la impunidad y las más de 200.000 hectáreas de coca que tiene el país.

En la carta, que en su momento enviaron a la Fiscalía los expresidentes Uribe y Pastrana, pidieron investigar un supuesto ingreso de 6.000 millones de pesos a la campaña de Santos, los cuáles no fueron reportados.

Además, indicaron que habrían entrado otros 4.000 millones por medio de un empresario llamado Esteban Moreno.

LA GESTIÓN QUE EMPRENDE

Luego de tomar posesión como Fiscal General de la Nación y señalar que será el “fiscal de todos los colombianos y de nuestros territorios”, el doctor Francisco Barbosa Delgado señaló que cumplirá su rol a tiempo completo, sin agendas dobles y con compromiso patriótico, por lo que extendió una invitación a otros representantes de los entes de control de Estado.

El Fiscal General de la Nación insistió en que su principal reto, además de dirigir a 25 mil funcionarios que conforman la entidad, será elevar la institución a un lugar privilegiado que represente justicia y esperanza para los colombianos. En ese propósito el fiscal Barbosa destacó nueve ejes sobre los cuales enfocará su gestión.

Presencia en los territorios. En la actualidad la entidad está en 550 municipios y se espera llegar a 200 municipios más, especialmente a las regiones donde se desarrolla la reincorporación de los desmovilizados del Acuerdo de Paz.

“Llegando a los territorios con justicia no solo perseguiremos las economías criminales, sino que protegeremos el medio ambiente del país. No podemos dejar al garete a departamentos como Guainía, Cauca, Vichada, Vaupés, Putumayo, Chocó y Amazonas, entre otros”, precisó el Fiscal General.

  1. Lucha contra la corrupción. La Fiscalía General de la Nación concentrará esfuerzos para investigar los hechos criminales que comprometan y pongan en riesgo los recursos de la salud, el medio ambiente, la educación y la contratación pública.
  2. Derechos de niñas, niños y adolescentes. El fiscal Barbosa fortalecerá las unidades que investigan conductas que afectan los derechos fundamentales de la infancia y la adolescencia, en especial el reclutamiento por parte de los grupos armados ilegales y la instrumentalización del delito.
  3. Lucha contra la criminalidad de líderes sociales. La Unidad Especial de Investigación trabajará articuladamente con la Delegada para la Seguridad Ciudadana y la Delegada contra la Criminalidad Organizada para incrementar los índices de esclarecimiento de los crímenes y amenazas contra defensores de derechos humanos, excombatientes y sus familiares.

 “Como Fiscal General de la Nación, la lucha por la defensa de los derechos humanos es un punto de honor”, enfatizó Francisco Barbosa Delgado.

  1. Fortalecimiento de la investigación. Garantizar justicia pronta y efectiva mediante el fortalecimiento de los equipos de investigación y de las Unidades de Reacción Inmediata (URI), será otro de los propósitos del Fiscal General.
  2. Priorización de casos. Desarrollar una estrategia litigiosa en la que las medidas privativas de la libertad y el descubrimiento del material probatorio no sean las únicas salidas para el éxito de los procesos.
  3. Lucha contra el narcotráfico y las estructuras criminales. En palabras del fiscal Barbosa: “El daño que produce esa actividad lleva no solo a la destrucción del tejido social, sino produce un daño ambiental sin igual. Más de 200.000 hectáreas de cultivos de coca, lleva a ser imaginativos en la acción contra ese flagelo”.
  4. Derechos de mujeres y minorías. Avanzar en el esclarecimiento de los crímenes contra mujeres y los grupos de especial protección será un aspecto relevante. Al respecto, señaló el Fiscal General:

 “No toleraré el feminicidio, ni el trato discriminatorio contra nuestros pueblos indígenas ancestrales”.

  1. Relacionamiento interinstitucional. El doctor Francisco Barbosa Delgado manifestó que mantendrá relaciones armónicas y de máxima colaboración, en el marco de las competencias, con otras entidades y jurisdicciones como la Justicia Especial para la Paz (JEP).

Estos ejes de gestión serán soportados con un proyecto de ley que la Fiscalía presentará ante el Congreso de la República en el primer semestre de 2020. La iniciativa buscará reestructurar la entidad y crear más capacidades técnicas investigativas y financieras que permitan avanzar en una mayor cobertura y disponibilidad en los territorios.

LOS RETOS

En octubre de 2019, Francisco Barbosa Delgado presentó ante los magistrados de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia una cifra: el 51 por ciento de los procesos que son presentados por la Fiscalía General ante los jueces terminan en fallos absolutorios.

Esto quiere decir que las teorías del caso reveladas por el ente investigador no logran convencer al juez. En su misma exposición, Barbosa hizo un llamado de atención sobre la forma en cómo se recolectan las evidencias y elementos materiales de prueba.

Expertos consultados coincidieron en afirmar que muchos de los casos emblemáticos de la Fiscalía General han terminado en absolución o, lo que es mucho más grave, en absolución.

El abogado Camilo Gámez sostiene que existen muchas fallas al momento de adelantar los juicios. Además de las maniobras dilatorias de los abogados que no reciben una sanción, la Fiscalía pierde el “norte” en el proceso penal.

Gámez cita el caso de la supuesta falsa desmovilización de la compañía Cacica La Gaitana de las Farc. En diciembre de 2011, indica, se anunció “con bombos y platillos” la imputación de cargos contra el exalto comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo y altos mandos militares.

Ocho años después, el caso continúa en preparatoria y uno de los delitos ya prescribió y “otros van a correr la misma suerte”. Asegura, con “conocimiento de causa”, que la Fiscalía General no ha sido ágil a la hora de presentar las pruebas que serán tenidas en cuenta en el juicio y se ha deslumbrado “una improvisación” para presentar su teoría del caso.

La situación no mejora en otros casos clave: InterBolsa, Reficar, el cartel de la toga, los desfalcos a la salud, la Dian y el magisterio, así como el sonado Odebrecht no han logrado avances en los últimos meses.

Los mismos expertos señalan que se presentan varias situaciones para tener en cuenta: la complejidad de los procesos, la falta de fiscales para adelantar todas las pesquisas, las maniobras dilatorias y las falencias en la preparación penal de los delegados de la Fiscalía General para defender el caso en los estados judiciales.

En el caso Odebrecht, Barbosa propuso en su momento delegar dos fiscales ante la Corte Suprema para que se dediquen especialmente a esta investigación. Sin embargo, este puede ser un “pañito de agua” puesto que muchos de los implicados en este escándalo de corrupción no han sido vinculados formalmente y muchos procesos se encuentran frenados por la falta de colaboración de autoridades internacionales.

También podría gustarte