Coordinador de la Mesa de Víctima denuncia amenazas

826

El líder social afirma que las intimidaciones han llegado vía celular de un número privado, donde le piden que abandone su labor como coordinador de la Mesa Municipal de Víctimas.

Aterrorizado por las reiterativas amenazas de muerte que ha venido recibiendo recorre las calles del municipio de El Retén Víctor José Vargas Lara, coordinador de la Mesa Municipal de Víctimas de ese municipio.

Según las denuncias del líder social, quien ha acudido a diferentes entidades poniendo en conocimiento su caso, las intimidaciones han llegado vía celular y por un número privado.

“La primera fue el día 23 de enero del presente año y la última que me hicieron fue el martes pasado.  Con la de enero me la hicieron a las 10:30 am; yo estaba en el barrio El Centro de El Retén en la casa de mi mamá, me llamaron de un número privado y al otro lado de la línea estaba un hombre que me decía que renunciara a la Mesa o de lo contrario me atuviera a las consecuencias. Que están dispuestos a lo que sea si no renunciaba. Que si no renunciaba era mi responsabilidad. No contesté nada y colgaron”, denunció Vargas Lara, quien teme ser asesinado por ejercer su labor con víctimas de este municipio.

De acuerdo al denunciante, el tema se tornó más complejo con el pasar de los días, debido a que las llamadas se volvieron reiterativas y la persona que lo amenaza es insistente. “La otra llamada fue el 6 de febrero, yo estaba en una reunión convocada en Santa Marta por la Unidad para las Víctimas cuando a las 10:30 de la mañana recibí otra llamada con las misma voz del hombre que me dijo que si seguía insistiendo, que si no obedecía a la orden de ellos, tampoco respondí nada”, explicó.

Vargas Lara afirmó que toda esta situación que “le ha generado temor, miedo, angustia, intranquilidad al momento de salir a mi labor con las víctimas y a realizar mis diligencias porque no cuento con un esquema de seguridad por mi labor de miembro de las Mesa Municipal y Departamental de Víctimas me desplazo a diferentes corregimientos, veredas, municipios sin ninguna seguridad y protección. Todo esto ha conllevado también a que me haya desplazado del barrio donde vivía para otro buscando refugio y proteger mi vida. Tengo miedo de ejercer mis funciones y actividades con las víctimas porque en cualquier momento siendo que pueden atentar contra mi vida o la de mi familia; esto nos ha afectado sicológicamente a todos” concluyó.

También podría gustarte