Repatriados desde Wuhan están tranquilos y sin novedad a la vista

318

 A 56 días de haberse reportado la enfermedad a la Organización Mundial de la Salud hay más de 150 estudios –incluyendo trabajos epidemiológicos, análisis genéticos e informes clínicos– que examinan cada aspecto de la enfermedad, ahora llamada Covid-19. En ellos participaron 675 investigadores de distintas partes del mundo.

Después de superar una emergencia por el daño de un tubo al interior de la Villa Olímpica, en donde están los 13 colombianos y 2 extranjeros que fueron repatriados a Colombia desde Wuhan (China), el primer día de la cuarentena avanza sin novedades.

El ministro (e) de Salud, Iván Darío González, explicó que la emergencia por el daño del tubo no afectó en ninguna circunstancia la estadía de los ciudadanos repatriados ni alteró los protocolos establecidos previamente.

“Eran más de las tres de la mañana cuando terminamos de ubicar a los repatriados cuando sentimos un ruido fuerte y vimos lo que parecería ser humo, en menos de 8 minutos se activó el plan de emergencia, se evacuó el piso 2 y 3, no se evacuaron a los repatriados. Se hizo la inspección, se cerraron los pasos del agua”, explicó y agregó que las personas trasladadas desde Wuhan “el equipo de emergencias de adentro evacuó a la tripulación que estaba en el tercer piso, ahí consideraron que no era necesario avanzar, por lo tanto, nunca evacuaron a los connacionales repatriados que estaban en el cuarto piso”

Los colombianos y sus familiares arribaron a Bogotá en la noche del jueves abordo del avión Júpiter, que es un Boeing 767 de matrícula FAC-1202, que llegó al aeropuerto de Catamlas 10:35 p.m. con 35 personas a bordo. Además de los trece connacionales y dos de sus familiares, al interior de la aeronave viajaron once integrantes de la Fuerza Aérea, siete encargados de la parte asistencial de la Cruz Roja Colombiana y el Instituto Nacional de Salud, y dos funcionarios de la Cancillería.

El ministro (e) González confirmó que los colombianos repatriados no presentaron ninguna novedad durante el viaje.

Explicó también que a las personas trasladadas desde el país asiático se les practicaron dos controles médicos: uno previo al viaje, realizado por las autoridades de salud de China; y otro por parte de la misión médica de la Cruz Roja que viajó a la misión.

“Ambos los pasaron bien y durante el vuelo no tuvieron ninguna novedad de salud”, le reiteró el ministro encargado, al tiempo que le explicó que los ciudadanos españoles desembarcaron “exitosamente en España”, y los mexicanos fueron ubicados en Bogotá en un avión de su país.

ASÍ FUE EL DESEMBARCO

Dentro del protocolo establecido por el Ministerio de Salud se estipuló que una vez se abriera la puerta trasera de la aeronave, cuatro profesionales del Instituto Nacional de Salud, con traje Tychem, se encargarían de supervisar el procedimiento y solo tendrían funciones de acción dentro del área determinada si se presentaba alguna eventualidad durante el descenso de los pasajeros y tripulantes.

Los primeros en descender de la aeronave fueron los 13 connacionales y sus acompañantes, quienes bajo estrictas medidas de seguridad fueron trasladados al primer bus dispuesto por el gobierno, para su traslado a la Villa Deportiva, donde eran esperados para iniciar su periodo de cuarentena por 14 días.

Los ocupantes descendieron del avión con mascarillas quirúrgicas y fueron guiados desde tierra por el personal de apoyo para su ingreso al vehículo a través de un megáfono, quienes estaban dispuesto a unos 5 metros de la zona por donde se movilizaron y no tuvieron ningún tipo de contacto.

Una vez ingresó el último de los repatriados, el bus cerró sus puertas y arrancó con destino a la Villa Deportiva. El recorrido se hizo a través de la Calle 26 hasta la Avenida 68, donde tomaron hacia el norte y luego subieron por la Calle 63, hasta llegar a la Carrera 50, tomaron el romboy e ingresaron al lugar determinado por el Gobierno Nacional para su estadía.

A penas salió el primer vehículo de la zona, ingresó un segundo bus, que trasladó al personal médico de la Cruz Roja que participó en la misión. Ellos también descendieron bajo estrictas normas de salubridad, realizaron la limpieza de sus equipajes y una desinfección de los mismo y, posteriormente, abordaron el bus, que salió de inmediato al punto de encuentro.

En el tercer turno estuvieron los tripulantes de Fuerza Aérea, quienes, a diferencia de los dos primeros grupos, descendieron por la puerta delantera de la aeronave, acompañados por sus respectivos equipajes. Una vez en tierra, se dirigieron directo al bus. El cuarto bus fue dispuesto para los Maestros de Carga, quienes hicieron el mismo proceso de limpieza y desinfección antes de abordar el vehículo.

Una vez evacuado el último bus de la zona, el personal con traje Tychem inició el proceso de retiro de los Elementos de Protección Personal sin salir del área dispuesta, lo cuales se depositaron en bolsas rojas y realizaron la desinfección de manos.

Tras finalizar estas actividades, los operarios de Eco Capital y Cima retiraron del área los residuos generados durante el vuelo y la disposición final de los residuos sanitarios con el acompañamiento de la Secretaría de Salud de Bogotá.

También podría gustarte