¿Está preparada Colombia contra el ‘virus asesino’? 

436

El pasado jueves, hasta muy altas horas de la noche, el país estuvo pendiente de la llegada del grupo de 14 colombianos, que a bordo de un avión de la Fuerza Aérea, fueron repatriados desde Wuhan, China, ciudad epicentro del Coronavirus.

Aunque nuestros connacionales fueron examinados en varias ocasiones sin encontrar en ellos rastro de la enfermedad y serán sometidos a una cuarentena de 14 días para prevenir cualquier riesgo de contagio, hay colombianos que siguen pensando que el Coronavirus llegó con ellos desde China.

La realidad es muy distinta. Si el virus llega a Colombia, como es posible que lo haga, es muy probable que no sea a través de este grupo de colombianos, sino de cualquier persona que pase por nuestros aeropuertos internacionales, nuestros puertos marítimos o nuestras fronteras terrestres.

 Mientras el foco de las cámaras estaba puesto esta semana en estos colombianos que culminaban su odisea, las autoridades sanitarias del país ya estaban trabajando en reformar las medidas de prevención para la eventual llegada del Coronavirus.

Como lo afirman algunos expertos, la cuestión no es concentrarse en impedir la llegada del Coronavirus sino prepararse para enfrentarlo de manera adecuada cuando llegue. ¿Es suficiente lo que se está haciendo?

Aunque el virus es una amenaza reciente sobre la que se conoce relativamente poco, las medidas que se han adoptado en otros lugares del mundo que ya han tenido que enfrentarse a un número elevado de casos de la enfermedad pueden dar pistas sobre cómo debe prepararse Colombia.

En China, el país en donde surgió el Coronavirus y en donde se registra de lejos el mayor número de casos reportados de la enfermedad (alrededor de 79 mil), las autoridades se apresuraron a construir dos hospitales destinados a la atención exclusiva de estos pacientes.

Por las características de la enfermedad, que es muy contagiosa, se requieren lugares adecuados no solo para la atención de los pacientes, sino para su aislamiento. ¿Cuenta Colombia con suficientes instalaciones para estas necesidades?

El ministro de Salud, Iván González, ha asegurado que sí. “En algún momento nos van a llegar los casos de coronavirus a Colombia. Eso ya lo sabemos, pero estamos preparados, totalmente preparados para hacerlo, para recibirlo”, dijo González el pasado jueves en una rueda de prensa.

Sin embargo, para el profesor de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, Leonardo Briceño, el problema más grave es la falta de espacios de aislamiento.

“Los cuartos de aislamiento para infecciones transmitidas por vía aérea en el país son casi inexistentes, además que no se cuenta con infraestructura hospitalaria, tal como lo logró China en cuestión de semanas. Nosotros no tenemos la capacidad para construir un hospital de esas características, ni tenemos cuartos de aislamiento suficientes ni apropiados”, expresó Briceño.

Otro de los riesgos graves de esta enfermedad es la posibilidad de contagio que generan grandes aglomeración de personas. En Italia, el país europeo en donde más casos de la enfermedad se han registrado (821), las autoridades de las regiones más afectadas suspendieron clases hasta marzo, para evitar el contacto de los estudiantes, que son quienes suelen tener un mayor contagio.

Allí mismo y en otros países ya afectados por la enfermedad se han suspendido eventos de gran magnitud y en los que especialmente se esperaba una llegada masiva de asistentes internacionales, como el carnaval de Venecia, el Salón del Automóvil en Ginebra (Suiza), la carrera de Fórmula 1 de Australia y el Tour de Emiratos Árabes Unidos.

En Colombia, habrá en marzo por lo menos dos eventos de magnitud internacional que pueden generar riesgo, la Copa Davis, que se disputará en Bogotá los días 6 y 7 de marzo, y la Asamblea del BID, que se llevará a cabo en Barranquilla del 16 al 22 de marzo.

En los últimos días, ha generado preocupación que ya hay escasez de tapabocas en ciudades como Bogotá y Cúcuta.

Sin embargo, el ministro de Salud ha advertido que este es un elemento del que no se debe abusar porque puede resultar contraproducente.

“Pedimos a los colombianos responsabilidad y prudencia frente al uso de tapabocas. Si una persona no presenta síntomas respiratorios, no debe usarlos. Así mismo, las máscaras N95 solo deben ser utilizadas por el personal médico”, afirmó

 En ese coincide Briceño, el uso de tapabocas es una medida que no es tan útil, debido a que da una sensación de falsa protección.

 “La gente no está protegida ni está protegiendo a nadie frente a los virus. Su uso permite que las gotas gruesas, producto de una expectoración, sean detenidas; sin embargo, la mayor parte de las partículas que se producen en un estornudo son mucho más pequeñas que los espacios entre las fibras del tapabocas”.

El investigador recalcó además que se requiere mayor atención de la población que sufre de un mayor riesgo y son las personas con edades que superan los 65 años, ya que han sido estas las que han mostrado mayor tasa de mortalidad. Si estas personas sufren además de una enfermedad que afecta el problema inmunológico, tiene que estar alerta ante infecciones que generen dificultad para respirar.

También deben consultar las personas quienes adicionalmente a los síntomas gripales, sufran enfermedades cardiacas, asma, diabetes, enfermedades neurológicas, renales o sanguíneas y quienes tengan sistema inmunitario debilitado, trasplantes, cáncer, leucemia o que estén siendo tratados con quimioterapia, corticoides o en menores de 19 años que reciban aspirina a largo plazo.

“En la prevención, es importante el lavado de manos frecuente con agua y jabón. Los productos a base de alcohol o de algún agente antiséptico han demostrado ser útiles. El manejo apropiado del agua potable y de los alimentos al parecer son oportunidades para prevenir la transmisión del virus”, puntualizó Briceño./COLPRENSA.

También podría gustarte