Ha matado a 3.200 personas en el mundo

208

El número de personas infectadas de COVID-19 en el mundo llegó a 92.722, de las cuales 3.200 fallecieron, en 77 países y territorios, según un balance de la AFP sobre la base de fuentes oficiales, este martes a las 17h00 GMT. Desde la víspera a las 17H00 GMT se diagnosticaron 2.566 casos nuevos.

China (sin los territorios de Hong Kong y Macao), en donde se declaró el brote a fines de diciembre, sumaba 80.151 casos, con 2.943 decesos. Entre el lunes a las 17H00 GMT y el martes a las 17h00 GMT se registraron en ese país 125 casos nuevos y 31 decesos.

En el resto del mundo se registraron, también este martes a las 17h00 GMT, 12.571 casos de personas infectadas, de las cuales 212 fallecieron, y 2.441 nuevos contagios.

Los países más afectados después de China son Corea del Sur (5.186 casos, de ellos 851 nuevos y 28 decesos), Italia (2.502 casos, de ellos 466 nuevos y 79 decesos), Irán (2.336 casos, de ellos 835 nuevos y 77 decesos) y Japón (268 casos, de ellos 14 nuevos y 12 decesos). Japón registró además más de 700 casos a bordo del buque crucero “Diamond Princess”, atracado en Yokohama.

Desde el lunes a las 17H00 GMT, China continental, Irán, Italia, Corea del Sur, Francia, Estados Unidos, registraron nuevos casos mortales. Marruecos, Letonia y Ucrania, anunciaron por primera vez casos en su territorio.

Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de la AFP y con informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

BAJA EN CHINA

Los nuevos casos de coronavirus disminuyen en China, pero aumentan en el resto del mundo que, según la OMS, se encuentra en “territorio desconocido” con un alto riesgo de contagio en la Unión Europea y Estados Unidos, hasta hace poco preservado de la epidemia.

Desde hace varios días, la epidemia parece debilitarse en China, donde las medidas de cuarentena afectan a más de 50 millones de personas desde finales de enero.

Pero la provincia de Zhejiang (este) anunció que siete chinos que regresaron de Italia son portadores del virus, lo que ha disparado todas las alarmas, confirmando el temor a que ahora la epidemia pueda importarse.

“Estamos en territorio desconocido”, declaró el lunes Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Nunca antes hemos visto un patógeno respiratorio capaz de transmisión comunitaria, pero que también se pueda contener con medidas correctas”, agregó en declaraciones en Ginebra.

La “transmisión comunitaria” designa la multiplicación de focos del virus sin vínculo epidemiológico claro con la cuna de la enfermedad, en este caso la provincia china de Hubei.

En China, las autoridades identificaron el martes 125 nuevos casos de contagio. Es la cifra diaria más baja desde el 21 de enero, incluso antes de la puesta en cuarentena de la ciudad de Wuhan (centro), foco de la epidemia.

 ¿UNA VACUNA? 

En Francia, donde se cancelaron eventos, murió una tercera persona por la enfermedad.

En Estados Unidos se registraron otros cuatro muertos el lunes, lo que eleva a seis el total. Hay más de 90 pacientes confirmados, la mitad de ellos repatriados desde el extranjero.

Varios pacientes diagnosticados en los últimos días no tenían un vínculo conocido con un brote de la epidemia, lo que sugiere que la enfermedad está comenzando a propagarse en territorio estadounidense.

La nota optimista la aportó el vicepresidente Mike Pence, anunciando que un tratamiento podría estar disponible “para el verano o el comienzo del otoño”. Los primeros ensayos clínicos para una vacuna podrían llevarse a cabo “dentro de las próximas seis semanas”, dijo. /AFP

También podría gustarte