Por  culpa del coronavirus caen las bolsas y se hunde el petróleo       

247

El número de personas infectadas de COVID-19 en el mundo llegó a 100.842, de las cuales 3.500 fallecieron, en 92 países y territorios, según un balance de AFP sobre la base de fuentes oficiales el viernes a las 17h00 GMT.

El nerviosismo por la epidemia del coronavirus, que superó los 100.000 afectados en todo el mundo, y la falta de acuerdo entre la OPEP y Rusia, desplomó a las bolsas y arrastró el petróleo a la baja en una nueva jornada negra.

París cerró con caída del 4,14%, Fráncfort se dejó el 3,37%, Londres cedió 3,5%, Madrid 3,5% y Milán perdió 3,7%.

Previamente las bolsas asiáticas habían acusado también el golpe, aunque en menor medida. Wall Street, según los expertos, se preparaba para una fuerte caída en la apertura, aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró convencido de que “va a repuntar” como el resto de mercados.

Por su parte el petróleo acentuaba su caída ante el fracaso de las negociaciones para recortar la producción entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia.

A las 16H30 GMT el barril de Brent para entrega en mayo se situaba en 45,42 dólares en Londres, una caída del 9,10% respecto al cierre del jueves.

En Nueva York, el barril WTI para abril se dejaba 8,63%, hasta los 41,94 dólares.

La precaria recuperación que experimentaron los mercados a principios de semana ha quedado borrada totalmente, y los inversores buscan refugio donde sea.

El oro llegó a su cotización más alta de los últimos siete años. A las 10H20 GMT se pagaban 1.690,00 dólares la onza, una ganancia del 5% a lo largo de la semana.

La tasa de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años marca mínimos, y lo mismo sucede con la tasa alemana con el mismo plazo, que tiene en estos momentos los mismos niveles que en septiembre pasado, su récord a la baja histórico.

“De las últimas nueve sesiones de la bolsa, siete han registrado evoluciones superiores a 3%: cinco a la baja y dos al alza”, advirtió la entidad francesa Banque Postale Asset Management en una nota.

El recorte de su tasa de referencia que protagonizó la Reserva Federal, y los anuncios de coordinación entre instituciones internacionales no están surtiendo el efecto deseado.

“El dinero barato de los bancos centrales y los miles de millones en paquetes de ayuda de los Estados solo alivian los síntomas, pero no las causas” de la epidemia, explicó Milan Cutkovic, analista de AxiTrader.

Todas las miradas en Europa están puestas ahora en el Banco Central Europeo (BCE), que revelará sus intenciones la semana que viene, aunque tiene mucho menos margen de maniobra que la Reserva Federal.

También podría gustarte