La música colombiana se tomó el escenario del teatro mayor

398

Como ha sucedido en los últimos años, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, ubicado en el norte de Bogotá, fue el escenario ideal para hacer la presentación oficial, la invitación a todo el país, de la próxima edición del Festival Nacional de Música Colombiana.

Con la boletería agotada, los asistentes llegaron muy puntales venciendo el caos vehicular de la Capital y la intensa lluvia que dificulta, aún más, la movilidad de la ciudad para disfrutar del concierto de gala denominado “Naturaleza: Huella de vida”, a través del cual se dio a conocer la programación de lo que será la edición número 34 de este festival que se realizará en la ciudad de Ibagué.

Los invitados a la velada de la música colombiana eran recibidos, en el lobby del teatro, diseñado por uno de los más importantes arquitectos de América Latina, Rogelio Salmona, fueron recibidos por la Orquesta Sinfónica Institucional del Conservatorio del Tolima, quienes por cerca de 45 minutos deleitaron al público con su Homenaje a los Ancestros Tolimenses interpretando una selección de grandes obras de maestros de la música de esta parte del país.

Los asistentes tomaron su lugar en los tres diferentes niveles con los que cuenta el Teatro Mayor, para disfrutar de casi cuatro horas de música colombiana, en un recorrido que inició el Dueto Primavera, quienes en el 2005 hicieron historia dentro del Festival Nacional de Música Colombiana al convertirse en las Princesas de la Canción.

Estas talentosas y carismáticas boyacenses de pura cepa, deleitaron con cuatro temas del cancionero popular folclórico con dos obras de Jorge Velosa, como el Merengue arrebatao ‘Las diabluras’, así como el bambuco ‘Canto a mi vereda’, además del torbellino ‘El caballito de Ráquira’ de Gustavo Adolfo Rengifo y la rumba criolla de Milciades Garavito, ‘La loca Margarita’, con la narración de aquella mujer en el centro de la Capital del país, en medio de los enfrentamientos entre liberales y godos.

El siguiente turno fue para el dueto tolimense Rojas y Mosquera, quienes en el 2008 fueron ‘Príncipes de la Canción’, quienes iniciaron su presentación con ‘Tú lo mejor de todo’, vals de Héctor Ochoa, quien será uno de los compositores que serán homenajeados en el festival.

El san juanero ‘El barcino’ de Jorge Villamil, además de los bambucos, ‘La carta y su respuesta’ de Álvaro Dalmar y ‘La pringamosa’ de Rodrigo Silva, hicieron parte de su presentación en este concierto de gala.

Los ganadores en el 2017, el Dueto Renaceres del departamento de Caldas, se hicieron presentes con obras de Jaime R. Echeverría, el pasillo ‘No podrás olvidarte’, así como ‘Después de que me olvide de ti’ de Héctor Ochoa, junto a los bambucos ‘El regreso’ de Efraín Orozco y ‘Quién dijo’ de John Jairo Torres.

La selección de duetos invitados a esta presentación oficial del Festival Nacional de Música Colombiana la cerró otro dueto tolimense, Entre cantos, quienes fueron ganadores el año pasado, quienes deleitaron a los asistentes con clásicos como el bambuco ‘Orgullosamente mujer’ de Héctor Ochoa, así como el bambuco fiestero ‘El calentano’ de Luis Enrique Aragón y la guabina ‘Vivirás mi Tolima de Pedro J. Ramos.

PURO PORROCK
La segunda parte del show la inició Adriana Lucía junto a sus cinco músicos y un grupo de bailarinas para dar un abrebocas, a través de diez canciones, de lo que será su presentación dentro del Festival Nacional de Música Colombiana.

Un concepto que ella ha denominado el porrock, que es el encuentro de la música tradicional de algunos de los aires musicales del Caribe colombiano, con géneros y tendencias contemporáneas, como el rock y pop.

Su show fue una mezcla entre canciones propias, como ‘Quiero que te quedes’, pero también una selección de clásicos de la cumbia como ‘La piragua’ o ‘El 20 de enero’, pero interpretados de la manera única que tiene Adriana Lucía, quien ya cumple 20 año de actividad musical y con un fuerte compromiso, con la música y la sociedad.

Para el cierre, hizo su aparición Orlando ‘Cholo’ Valderrama, el primer artista en llevar al joropo o la música ranchera hasta la lejana china.

El ganador del Latin Grammy, hizo un repaso por su ya extensa discografía junto a sus cinco músicos, con las maracas, el cuatro, el arpa, además de la guitarra y el bajo.

A sus 68 años de edad, se apoderó del escenario con sus potente voz y sus cantos que son relatos o crónicas de los sucesos cotidianos pero trascendentales del acontecer diario de los Llanos Orientales. Una música y cultura compartida entre Colombia y Venezuela.

Así lo hizo con canciones como ‘Llanero soy’, ‘Mi verso’, ‘Mi caballo y yo’, entre los trece temas que interpretó en el escenario del Teatro Mayor, y que seguramente también lo hará frente al público del Festival Nacional de Música de Colombia en Ibagué.

BOGOTÁ, (Colprensa).

También podría gustarte