Desplome del petróleo empuja el dólar hacia los cuatro mil pesos

1.284

Mientras en el mundo se presentaba una jornada negra por desplome de las bolsas y el petróleo, en Colombia se presentaba una controversia por no intervenir el mercado cambiario

El desplome de las cotizaciones de crudo en el mundo hizo que el dólar en Colombia se disparara a límites insospechados por los mercados financieros hasta dar la sensación que ahora va a llegar a los $4.000 sin mayor esfuerzo. Esto, sumado al impacto por el coronavirus, incrementó la zozobra financiera.

Este hecho, que nunca se ha presentado en la tasa de cambio en el país, hizo que cundiera la preocupación sobre todo en las operaciones y servicios que hoy están atados al dólar.

La moneda estadounidense empezó la jornada en el país en $3.730 con un precio máximo en el mercado interbancario de $3.847. El cierre este lunes fue en $3.804.  Entre el cierre del viernes que fue de $3.584 y el cierre de ayer, la cotización presentó un incremento de $260, algo nunca visto en el mercado cambiario.

El analista Juan David Ballén aseguró que “el dólar está tomando la misma tendencia del resto de las monedas emergentes del mundo, con este nuevo valor se habla de una desvalorización del peso de 8%”.

La disparada del dólar hizo que se presentara una reunión de emergencia entre el Ministerio de Hacienda, la Junta Directiva del Banco de la República y la Superintendencia Financiera.

Sin embargo, cuando se presagiaba que el Emisor tomaría la decisión de intervenir el mercado ante el alto precio del dólar, no se estableció ninguna medida.

SIN CAMBIOS

Al concluir la reunión, las directivas establecieron que “los cambios globales eran predecibles”, lo que implicaría que, por ahora, Colombia aún no tiene de qué preocuparse. Sin embargo, esto no es lo mismo que piensan otros analistas.

El Gerente del Emisor, Juan José Echavarría, informó que “los fundamentos de la economía colombiana se mantienen sólidos y permiten absorber los choques externos descritos sin traumatismos severos sobre la actividad real y la estabilidad financiera”.

Señaló que “el sistema financiero cuenta con indicadores adecuados de solvencia, liquidez y gestión de riesgos, con la capacidad de absorber choques importantes de riesgo de mercado, liquidez y de crédito, que son simulados permanentemente por el Comité de Coordinación y Seguimiento del Sistema Financiero; además, las condiciones globales se han deteriorado rápidamente y la tasa de cambio está respondiendo de forma previsible a estas alteraciones”.

Sostuvo que “se mantendrá una vigilancia continua en los siguientes frentes: la liquidez y la volatilidad del mercado cambiario, las condiciones de liquidez interna y externa, así como las posibles implicaciones fiscales. Las autoridades tomarán las acciones pertinentes de forma coordinada y las decisiones se anunciarán conjunta y oportunamente”.

LA INTERVENCIÓN

Ante esta situación,  el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverri, dijo que “hoy más que nunca el Banco de la República debió tomar una decisión de intervenir el mercado. Tenía que salir a vender reservas, para eso son las reservas, ese es un colchón que se guarda para estas eventualidades como esta en que el dólar está incontrolable. Me parece que la decisión del Emisor de no intervenir es irresponsable”. Actualmente el Banco de la República tiene más de US$52.000 millones de reservas.

Asimismo, Corficolombiana cree que el Gobierno nacional y el Banco de la República deben tomar medidas para hacerle frente a esta situación internacional.

 “Esperamos que el Banco de la República disponga de la línea de crédito flexible por US$11.000 mil millones que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) e implemente medidas macroprudenciales orientadas a moderar el ritmo de endeudamiento de los hogares, además de prevenir y evitar futuros deterioros de la cartera crediticia del sistema financiero”, dice la compañía. Los analistas de Corficolombiana señalan que el Emisor también puede intervenir el mercado cambiario a través de un programa de desacumulación de reservas internacionales (venta esterilizada de dólares) para reducir la volatilidad de la tasa de cambio.

EFECTOS DIRECTOS SOBRE LA ECONOMÍA

Incremento de la deuda externa, afectación a los fondos de pensiones y un golpe directo al sector minero energético y de hidrocarburos, son algunos de los efectos inmediatos que trae consigo el desplome en los precios del petróleo y el impacto de la tasa de cambio, que este lunes llevó al dólar a una cotización histórica en Colombia por encima de los 3800 pesos.

“La suma de ambos factores, infortunadamente, está generando un proceso de desvalorización de los activos a nivel internacional, incluyendo los mercados emergentes y también una desvalorización de las monedas, porque en estos momentos de incertidumbre los inversionistas tratan de buscar los activos menos riesgosos, siendo el dólar uno de los preferidos en este caso”, explicó Luis Fernando Mejía.

Y es que este lunes no fue un buen día para la economía mundial. Mientras el petróleo se desvalorizaba casi en un 30 % durante la jornada, las principales bolsas del mundo también bajaban en más de 7 %, obligando en algunos casos a sus cierre temporales ante la debilidad del mercado. Colombia no fue la excepción y tuvo que cerrar durante media hora, ya que perdía más de 10 %.

Otro de los efectos de esta turbulencia mundial para Colombia lo explica el también economista y abogado José Roberto Acosta, quien afirma que la escalada del dólar sobre los 3800 pesos tiene una repercusión directa sobre la deuda externa del país, aumentándola en relación con la divisa estadounidense.

También podría gustarte