DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Pandemia ya deja más de 5.000 muertos en el mundo

192

Con más de 134.000 personas infectadas y más de 5.040 muertes, la pandemia de la COVID-19 no conoce fronteras ni barreras sociales y afecta cada día a nuevos países y territorios. Entre los contagiados hay también ministros, actores y deportistas de élite.

La epidemia del nuevo coronavirus ya deja más de 5.000 muertos en todo el mundo y el número de infectados sigue creciendo, mientras los dirigentes internacionales reaccionan de diferentes maneras ante esta crisis, que obliga a millones de personas a quedarse en sus casas y cambiar radicalmente sus costumbres para evitar el contagio.

Las escuelas, los bares, los museos y otros lugares públicos cierran, las bodas, los partidos de fútbol y los espectáculos se posponen y casi nadie va ya a los funerales. Millones de personas anulan sus viajes y limitan sus desplazamientos y los países se blindan.

Con más de 134.000 personas infectadas y más de 5.040 muertes, la pandemia de la COVID-19 no conoce fronteras ni barreras sociales y afecta cada día a nuevos países y territorios. Entre los contagiados hay también ministros, actores y deportistas de élite.

“Es la crisis sanitaria más grave desde hace un siglo”, en palabras del presidente francés Emmanuel Macron.

ADIÓS AL ‘TAPEO’

En España, segundo país de Europa más afectado por la pandemia después de Italia, las autoridades pusieron en cuarentena cuatro localidades de la región de Cataluña (noreste) y anunciaron el cierre de escuelas y universidades en todo el territorio.

La epidemia ha cambiado el modo de vida de los españoles y se acabaron, especialmente en focos del virus como Madrid, las tapas y el café en la barra del bar.

“He enviado un mensaje a un amigo diciéndole: ‘vamos a tomar algo juntos antes de que nos lo prohíban’. Y hemos venido caminando y con las manos lavadas”, dice uno de los pocos clientes de un bar del centro de la capital.

En Italia, con 1.016 muertos y 15.113 casos, Roma se ha convertido en una ciudad fantasma. Todos los comercios, salvo los considerados esenciales, están cerrados y los habitantes están en sus casas. Las iglesias cerraron sus puertas hasta el 3 de abril.

Francia, con casi 3.000 contagios y 61 muertos, se unirá a partir del lunes a los países que decidieron cerrar todos los centros educativos. En un discurso, el presidente Emmanuel Macron anunció medidas excepcionales pero no suspendió las elecciones municipales del domingo.

Otros países europeos, como Eslovaquia y República Checa, establecieron por su cuenta cierres de frontera y prohibición de entrada para los viajeros de ciertos países.

La comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, pidió este viernes a los países europeos que las medidas que se apliquen sean “coordinadas, operativas, proporcionadas y eficaces”.

En América Latina, países como Argentina, Chile, Colombia, Venezuela o Perú decretaron también anulaciones de vuelos, cuarentenas obligatorias y restricciones para los viajeros que provengan de Europa, China y otras zonas afectadas por la COVID-19. En la región hay oficialmente tres muertos y unos 270 contagios.

PARÍS AFP

Notas Relacionadas