Personas con edades entre los 20 y 34 años, los que más se accidentan 

250

En lo que va del 2020, se registraron 4 fallecidos en las vías distritales mientras que en el apartado de accidentes se han registrado 13 eventos, siendo 5 de estos jóvenes entre los 20 y 34 años, 3 adultos mayores a 35 años y 2 jóvenes menores de 18 años.

El balance anual de siniestralidad vial en la ciudad durante la vigencia 2019 y enero de 2020, deja como principales actores viales con mayor participación en estos hechos a los jóvenes entre los 20 y 34 años, esto según el más reciente informe del Observatorio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el cual recoge el comportamiento mensual de los hechos registrados en las vías del país.

Con corte a diciembre de 2019, esa población demográfica se vio involucrada en 129 hechos que han resultado lamentablemente con estos actores muertos o lesionados, ubicándolos así como los de mayor riesgo en las vías, seguidos de aquellos en edades entre los 35 a 60 años con 115 hechos; mientras que en tercera posición están los adultos mayores de 60 años que se han visto afectados en 50 casos, 16 fallecidos y 34 lesionados.

 Sí se comparan estas métricas con los datos de la misma época en el año 2018 se presenta una reducción cercana al 34% frente a los 111 casos registrados entre accidentes y lesionados.

De igual forma, el mencionado reporte evidencia una realidad palpable y a la cual muchos han venido solicitando el endurecimiento de los controles para evitar el aumento de la accidentalidad en las motocicletas, las cuales representan la mayor parte, notándose de igual forma el alto porcentaje de estos vehículos en las cifras de accidentalidad con el 59,9% de los casos donde resultan lesionados y el 54,1% de aquellos que pierden la vida.

LAS ÉPOCAS DE MAYOR ACCIDENTES:

De acuerdo al boletín estadístico del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, las cifras de fallecidos por día de la semana son de mayor ocurrencia el día domingo, y el de menor cantidad los miércoles, lo que según las estadísticas muestran que cada 118 horas se registra un caso de persona fallecida en accidentes de tránsito.

Las horas en la que se registran la mayor cantidad de accidentes son entre las 6 de la tarde y las 9 de la noche, de acuerdo a los números de casos, de igual forma en las jornadas de la madrugada, es decir, entre las 3 de la mañana y las 6 de la mañana también presentan una cifra elevada de casos de accidentalidad en las vías de Santa Marta.

El balance del año total evidencia que el mes en el que se han registrado el mayor número de casos de accidentes y que prendieron la alerta de las autoridades que provocaron la intensificación de los operativos fue el mes de junio con 5 eventos de personas fallecidas y 34 lesionados; seguido de mayo con 7 víctimas mortales y 31 lesionados; y agosto con 8 fallecidos y 29 lesionados.

LAS MOTOS SIGUEN SIENDO UN RIESGO

Frente al escenario en el que se ven en mayor medida involucrados esta población demográfica, los accidentes representan el mayor porcentaje con el 35,77% de todos los casos de siniestralidad traducidos en 98 lesionados, es decir que de cada 10 accidentes 4 están relacionados con estos vehículos; mientras que en fallecimientos en total hasta la fecha han perecido en las vías 31 adultos jóvenes, que equivalen al 41,89% de la población total fallecida en accidentes de tránsito en Santa Marta.

Es decir, los conductores de motos siguen siendo los actores viales con mayor incidencia a sufrir o verse envueltos en casos de accidentalidad en las vías de la ciudad, pero ¿por qué sucede esto? La respuesta a este interrogante se responde con solo salir a las calles y ver el comportamiento de estos conductores, y además de las constantes violaciones a las normas de tránsito que los han convertido de alguna forma, en el “objetivo” de las autoridades competentes en materia de movilidad.

Sin duda alguna, las motocicletas se han convertido en la ‘mejor’ opción para muchos samarios a la hora de elegir un medio de transporte, debido a que les cobran más económico y puede llegar mucho más rápido a su lugar de origen, uno de estos “predilectos” pasajeros son los estudiantes de los colegios.

Por eso, ver jóvenes transitando sin las medidas de seguridad reglamentarias, o adelantado en puntos prohibidos, o simplemente cruzando los semáforos con la luz roja, además de las excesivas velocidades a las que conducen han llevado a las autoridades a incrementar los operativos, no solo para imponer y sancionar por las faltas cometidas, sino igualmente como prevención ante hechos de accidentes que se puedan presentar por estos comportamientos.

Desde el año 2015, desde cuando se tienen cifras acerca del parque automotor de la ciudad, este ha aumentado casi en un 50%, crecimiento alimentado principalmente por el incremento desmedido de motocicletas pasando de 26 mil a 31 mil de estos vehículos, que hoy recorren las vías de la ciudad, esto con información obtenida por la red Santa Marta Como Vamos.

Según este mismo informe el parque automotor de la ciudad está compuesto de la siguiente forma, Motocicletas 31.816; Automóvil 19.244, entre los que se encuentran los cerca de 3.600 taxis; Camionetas 6.126; Campero 1.713; Buses 1.642; Otros 3.599 y Motocarro 352 totalizando el número de vehículos que circulan por las vías de la ciudad en más de 64.493.

 EN EL 2020

Por su parte, en lo que respecta a lo que va del 2020, según el informe durante el mes de enero en Santa Marta se registraron 4 fallecidos en las vías distritales, siendo 2 peatones, un usuario de moto y una persona sin determinar el medio en el que se movilizaba. Mientras que en el apartado de accidentes se han registrado 13 eventos, siendo 5 de estos jóvenes entre los 20 y 34 años, 3 adultos mayores a 35 años y dos jóvenes menores de 18 años.

 En cuanto al medio de transporte en el que se movilizaban el informe registra que iban en motocicleta 6 de estos casos, 3 son peatones, 2 usuarios de bicicletas y 2 se encontraban en buses de transporte público.

Precisamente, teniendo en cuenta que en la ciudad solo se cuentan con 13 agentes reguladores encargados de desarrollar la operatividad de control en las vías de Santa Marta, la Alcaldía distrital anunció la reactivación el próximo mes del convenio con la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana para que estas unidades no solo tengan jurisdicción en vías nacionales sino también en las locales y se pueda así aumentar el personal dispuesto para los controles a la movilidad y hacer frente a las cifras de siniestralidad vial.

“La Alcaldesa quiere contar con ellos en el Distrito y para ello estamos aunando esfuerzos para poder llegar a los acuerdos en cuánto a valores, tiempo, cuántas unidades tendríamos, son acuerdos que coincidimos en una mesa, pero lo que están en esa mesa tienen que elevarlo a la dirección de Policía”, expresó la secretaria de Movilidad Distrital, Jazmín Sánchez.

De acuerdo a lo manifestado desde la seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Santa Marta, así como se movilizan por las vías conductores prudentes, existen igualmente temerarios que ponen en riesgo sus vidas y las de las demás personas que transitan con el mismo grado de derecho que ellos ostentan en la vía.

Entre las violaciones a la normativa de tránsito que han evidenciado las autoridades se infringen más se cometen se encuentra: No tener los documentos al día, mucho de ellos no cuentan con un seguro, con la revisión técnico mecánica y la licencia de conducción de conducción; Llevar a los niños sin protección; El irrespeto por las señales de tránsito, como es pasarse el semáforo en rojo o irrespetar la señal de pare; El exceso de velocidad en las principales calles y avenidas de la ciudad, donde los conductores no se miden a la hora de conducir; Cualquier espacio es aprovechado por los conductores para adelantar los otros vehículos, sin medir los espacios y sin saber si el otro conductor los está viendo; Obstruir el paso de los peatones en las cebras es otra de las infracciones recurrentes de los conductores. Los peatones deben esperar el paso de las motos para poder pasar una calle o llegar a una acera.

En el caso de los motociclistas los actores viales con mayor incidencia a verse envueltos en caso de accidentalidad se encuentran las siguientes infracciones sumadas a las anteriores. Algunos motociclistas olvidan que el casco es para llevarlo puesto en la cabeza. Prefieren llevarlo en las manos y andar sin protección; Las aceras también han sido invadidas por algunos motociclistas para evitar meterse en contravía, hasta se enojan con los ciudadanos que andan por ellas porque les impiden el paso, al igual que la violación al decreto que prohíbe la circulación del parrillero hombre.

Cabe indicar que el anterior contrato firmado en abril del 2019 tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre pasado, y desde entonces el control de la movilidad en las vías de la ciudad no solo en lo que respecta a control para el cumplimiento de las normas, sino también para regular el tránsito de vehículos en puntos críticos donde se estén desarrollando obras de reparación o de alta afluencia de vehículos, solo está a cargo de 13 unidades de tránsito que cuentan con el apoyo transitorio de un grupo de practicantes de escuelas y un grupo que ha sido contratado por el Distrito de reguladores.

También podría gustarte