93% de los aeropuertos tiene deficiencias en los controles por coronavirus

232

Aeropuertos no tienen suficiente personal médico y más del 70% no disponen de protocolo para viajeros internacionales.

El 93.75% de los aeropuertos del país visitados por la Contraloría General de la República presenta deficiencias en los controles y medidas de contingencia de respuesta al brote de COVID-19 y en algunos casos están lejos de cumplir los protocolos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La mayoría de los aeropuertos no cuentan con suficiente personal médico de las secretarías de salud departamentales y territoriales, empezando por la terminal aérea más importante del país, el Aeropuerto Internacional El Dorado, por donde transita más del 59% de los viajeros internacionales que pasan por el territorio nacional.

Al verificar 25 terminales aéreas, la Contraloría General evidenció que en más de un 70% no se están siguiendo los protocolos nacionales e internacionales ante emergencias de salud pública, como la que se presenta por la pandemia COVID-19.

La Contraloría General pudo evidenciar que en el Aeropuerto El Dorado de Bogotá, se encontraban hasta el pasado 16 de marzo, tan solo 14 personas de la Secretaria Distrital de Salud, distribuidos en dos turnos (6 personas en el turno diurno y 8 en el nocturno), realizando el control a los 9.000 viajeros internacionales que llegaban por día a la terminal aérea.

Estas son algunas de las conclusiones relevantes de la primera revisión que realizó la Contraloría General de la República ayer en varios terminales aéreos, para verificar los protocolos y acciones de seguridad sanitaria que se han dispuesto para evitar la propagación del COVID-19.

Se encontró, igualmente, que un 58% de los aeropuertos visitados por la CGR no tiene establecido una zona de cuarentena y el 64,5% no aplica el control mínimo, como es la medición de la temperatura.

También preocupa que el 35,4% de los aeropuertos no tiene protocolo sanitario nacional.

Al revisar los protocolos y atenciones que se están dando en los aeropuertos, en respuesta al COVID-19, la CGR estableció que en el 62,5% son deficientes. Este porcentaje corresponde a los terminales aéreos de Ibagué, Popayán, Mitú, Riohacha, Pasto, Mocoa, San José del Guaviare, Corozal, Armenia, Cúcuta, Florencia, Inírida, Barranquilla, Lebrija, Arauca, Villavicencio, San Andrés, Quibdó y Bogotá.

Se consideran aceptables el 31,25%: los aeropuertos de Valledupar, Leticia, Neiva, Puerto Carreño, Yopal, Palmira, Montería, Manizales, Rionegro y Cartagena.

Los únicos terminales donde se consideran sobresalientes los protocolos establecidos son los de Pereira y Santa Marta, que corresponden al 6,25% de todos los visitados.

Esto quiere decir, explicó el Vicecontralor Ricardo Rodríguez Yee, que el 6,25% es eficiente y el resto (93.75%) no cumplen todas las condiciones requeridas.

Para hacer una calificación objetiva de cada terminal aéreo, la Contraloría formuló un ejercicio que ofrece la esperanza matemática (o valor esperado), expresada por el valor ponderado de las variables que eran relevantes frente a la atención sanitaria en cada aeropuerto.  Lo anterior ofrece, una escala de 1 a 10, donde el mínimo es 1, que corresponde a la ausencia de medidas, y 10 explica el cumplimiento pleno de estándares.

RIESGOS QUE SUBSISTEN

La Contraloría revisó las infraestructuras aeroportuarias a partir de las recomendaciones que hace la Organización Mundial de la Salud (OMS), frente a la gestión de los viajeros en puntos de entrada.

Se visitó la totalidad de los departamentos del país y se encontraron muchas falencias, se están incumpliendo los protocolos recomendados y la capacidad para poder atender los riesgos de entrada de pasajeros que posiblemente tengan condiciones de sospecha o tengan el contagio del coronavirus.

En desarrollo de estas visitas, se tuvieron reuniones con la Aeronáutica, Migración Colombvia y operadores como OPAIN, en Bogotá, donde se encontró que se cuenta con un protocolo general, que no ha sido actualizado a partir de la realidad que se está viviendo en este momento con el COVID-19.

También se encontraron fallas y debilidades en herramientas de información para los usuarios que se pueden evidenciar claramente en que los módulos de información no entregan la información correcta y se están minimizando las posibilidades que los viajeros tenga conciencia de lo que son estos riesgos.

También podría gustarte