Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Paraguachón, el pueblo fantasma en la frontera afectado por coronavirus

597

El sábado 14 de marzo los habitantes de Paraguachón, el pueblo colombiano más cercano a Venezuela en La Guajira, se despertaron con la noticia del cierre de la frontera anunciado por el presidente Iván Duque, como medida preventiva ante la alerta por la pandemia del coronavirus en el país.

La población ha sido históricamente un poroso corredor por donde a diario entran cerca de 1.000 personas por el paso oficial de migración y por las trochas ilegales, la cifra fácilmente podría triplicarse.

Ese constante movimiento de viajeros, sustenta la economía del corregimiento que hace parte de la jurisdicción del municipio de Maicao, las ventas de comida, bebidas y el cambio de divisas, son las actividades frecuentes en el sector; sin embargo, ahora, tras el paso de solo unas horas del cierre de la línea fronteriza, el panorama es desolador.

El pueblo pasó en solo unas horas, de ser un concurrido sector de tránsito de personas  a ser una población donde solo se observan las tropas del Ejercito y la Policía desplegadas, para hacer cumplir la medida del orden nacional; el cierre de la frontera, que a solo cinco días, ha generado una grave crisis económica en la zona.

“Estamos mal con la alimentación, estamos aislados y no tenemos nada; vivimos del día a día del trabajo y si no trabajamos nada, ¿de qué vamos a vivir?. Hay muchas familias con niños que no tienen nada de alimentación, necesitamos una ayuda. Además estamos presos en el corregimiento porque los controles los pusieron en el puente que todavía es territorio colombiano y para salir y volver a nuestros hogares, es todo un protocolo”, dijo Mari luz Ferrer, habitante de Paraguachón.

Otro de los lugareños es Herney Jiménez, quien de sus 58 años ha pasado 30, cambiando divisas en Paraguachón, dice que pocas veces se había experimentado una situación similar en la población y que en este momento están viviendo literalmente de la voluntad del ser supremo.

“Yo cambio monedas y tengo prácticamente cuatro días de no estar haciendo nada, los comercios abren en la mañana y cierran al medio día porque no está generando nada de ganancias”, manifestó.

La situación por falta de agua y alimentos por las restricciones derivadas por la amenaza del COVID-19 es tan crítica, que los pobladores venezolanos y colombianos de la zona, decidieron saquear varias tractomulas agolpadas a lado y lado de la vía que quedaron atrapadas por el cierre de frontera.

“Nosotros acá estamos acostumbrados a pelear por nuestros derechos, pero no así, no queremos que los desadaptados vengan a alterar el orden público, hacemos un llamado a las autoridades para que nos brinden ayuda humanitaria y a futuro, que piensen en generar empleos que no dependan de la informalidad”, añadió Ricci Deluque, presidenta de la junta de acción comunal de Paraguachón.

Ante este panorama, este miércoles llegó al lugar el general Eduardo Zapateiro, comandante de las Fuerzas Militares, que si bien no confirmó la llegada de más hombres del Ejercito como se había anunciado, manifestó que sus hombres estarán disponibles para evitar alteraciones del orden público y proteger la salud de los colombianos, evitando el ingreso y salida de manera irregular y sin control sanitario por la frontera.

“Estamos en una operación doctrinal que se denomina apoyo a la defensa a la autoridad civil y eso es lo que estoy haciendo acá con varios mandatarios, el mensaje para los habitantes es a que respeten a las autoridades que están aquí para garantizar su seguridad y tranquilidad, este virus como lo ha dicho nuestro presidente, es la guerra más sensible y compleja, tenemos que verla de esa manera y enfrentarla unidos acatando las recomendaciones”, expresó el alto mando militar.

En materia social, el gobernador de La Guajira, Nemesio Roys y el alcalde de Maicao, Mohamed Dasuki, prometieron la llegada de paquetes alimenticios y carrotanques con agua que sera repartida casa por casa, para abastecer a los habitantes de la población.

“Con la declaratoria de la calamidad pública, vamos a crear unos planes de contingencia en el departamento, para ayudar a la comunidad, para que puedan salir adelante durante todo este tiempo; estamos a articulando acciones y buscando los recursos con los presupuestos escasos de que tenemos”, dijo el gobernador Roys.

Lo que esperan los habitantes de la frontera es que “las promesas que nos han hecho, se cumplan. Durante muchos años nos han prometido y no nos han cumplido y esa es una de las razones por las que hoy estamos así”, puntualizó un poblador.

 

 

Fuente: Sistema Integrado de Información
También podría gustarte