‘Virus asesino’ quiere acabar con la humanidad, ha matado a más de 13 mil personas

917

Cerca de mil millones de personas pasan el fin de semana confinadas por el coronavirus, que ya se ha co­brado al menos 12.000 vidas en el mundo, de las que 793 se registraron en las últimas 24 horas en Italia, el país más castigado por la pandemia.

Desde Chile a Madrid, pa­sando por París o Nueva York, la crisis sanitaria que surgió en diciembre en China ha dado un vuelco completo a la vida del planeta. Los países tratan de frenar la fuerza contagiosa de la COVID-19 con restricciones drásticas a los movimientos de poblaciones enteras, el cierre de escuelas, fábricas y negocios, e imponiendo el teletrabajo.

En total, el nuevo corona­virus ha provocado 13.056 muertes en el mundo y ha infectado al menos a 271.660 personas, según el último balance de la AFP.

Por tercer día consecutivo, China continental, donde se reportó por primera vez el nuevo coronavirus en diciem­bre, no registró ningún nuevo contagio, lo que supone un rayo de “esperanza para el resto del mundo”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con 4.825 muertos, Italia es ya el país con mayor número de víctimas. El índice de mor­talidad en el país es de 8,6% de los casos confirmados.

Fue el primer país del Viejo Continente que ordenó el confinamiento general hace más de 10 días y este fin de semana sigue reforzando sus medidas antes los estragos dela pandemia.

En número de víctimas mortales, a Italia y China (3.255) le siguen Irán (1.556), España (1.326), Francia (450) y Estados Unidos (260). Es­paña reportó un aumento de 32% de nuevas muertes.

En total, más de 900 millo­nes de personas en cerca de 35 países están afectadas por las restricciones de movimiento. De ellas, unos 600 millones en 22 países tienen orden de con­finamiento obligatorio, como en Francia, España o Italia, donde se imponen multas a quienes la desobedecen.

Para defender la perti­nencia de estas medidas de confinamiento, la OMS pone el ejemplo de Wuhan, epicentro de la pandemia, donde no se ha registrado ningún nuevo caso desde el jueves. En América

 Latina, Bolivia ordenó a los ciu­dadanos quedarse en casa des­de el domingo, y Colombia dijo que comenzaría el aislamiento obligatorio a partir del martes. En Brasil, las playas de Río de Janeiro quedaron prohibidas para los amantes del sol, lo que genera preocupación en los vendedores ambulantes, que no saben cómo sobrevivirán con un apoyo gubernamental limitado.

Guatemala por su parte anunció la aplicación de un toque de queda parcial para frenar el avance del virus, que ha provocado 17 contagios, entre ellos un fallecido.

En otros países, como México, cuyas autoridades se resisten a tomar medidas drásticas para enfrentar la pandemia, muchos han de­cidido tomar las riendas y protegerse a sí mismos de la amenaza del virus.

En Venezuela, los ciuda­danos improvisan brebajes y protecciones ancestrales, en un país donde el sistema de salud se encontraba ya com­prometido por la escasez de insumos médicos.

 EN EE.UU.

En Estados Unidos, Califor­nia, el Estado de Nueva York, Nueva Jersey, Illinois, Pensilva­nia y Nevada han decretado la suspensión de todas las acti­vidades no esenciales, pese a que el confinamiento total del país ha sido descartado por el presidente Donald Trump por el momento.

Las tres grandes ciudades del país, Nueva York, Los Ángeles y Chicago están en cuarentena y cerca de 100 millones de personas ence­rradas en sus casas, 30% de la población de 330 millones. El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió a los neoyorquinos el sábado que es probable que el aislamiento se extienda por meses. “No creo que sea cues­tión de semanas”, dijo.

La FDA, agencia que su­pervisa la comercialización de medicamentos en Estados Unidos, aprobó el uso del primer test del coronavirus que puede administrarse a un paciente íntegramente in situ y entregar el resultado en 45 minutos.

También podría gustarte