El maldito virus su progresión imparable

190

La COVID-19 causa estragos también entre el personal sanitario que se enfrenta a la precariedad de medios y jornadas extenuantes de trabajo.

Los contagios por el COVID-19 seguían una curva ascendente este domingo, en particular en Italia y España, pero también en Ecuador y Estados Unidos, por lo que cada día nuevos países están adoptando medidas de aislamiento más draconianas, única barrera capaz de frenar la pandemia del coronavirus.

En Italia, España, Francia o Alemania, pasando por El Salvador, Colombia, Bolivia o Pakistán, las medidas de aislamiento a medida que crecen el número de infectados, que saturan hospitales y ponen a prueba los sistemas de salud y la economía, con sectores de producción paralizados.

El nuevo coronavirus, surgido en diciembre en China, ya se ha cobrado la vida de 14.369 muertos sobre un total de  unos 334.290 infectados en 171 países, según un balance elaborado por la AFP con casos confirmados, aunque el número real puede ser mucho más alto.

En las últimas 24 horas, se registraron 1.671 muertes y 32.869 nuevos contagios.

En Italia, con casi 5.500 fallecidos -651 muertos más en las últimas 24 horas- y 60.000 infectados, la situación adquiere tintes de “tragedia”, según las autoridades locales.

Sin embargo, las drásticas medidas de confinamiento -desde la prohibición de desplazamientos hasta cierre de fábricas no esenciales- podrían empezar a dar sus frutos, ya que el número de víctimas del domingo descendió con respecto a los 793 de la víspera.

“Espero y esperamos todos que (la tendencia) se confirme en los próximos días”, dijo el responsable de Protección Civil, Angelo Borrelli, quien alerta que “no hay que bajar la guardia”.

En España, el segundo país más afectado en Europa, con 28.500 infectados y 1.720 muertos -un 30% más que la víspera-, el gobierno pretende prolongar el estado de alarma hasta el 11 de abril.

“Esperamos que con esta medida tan drástica, tan dramática, tan dura (…) podamos doblegar la curva del coronavirus”, dijo el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Francia ya registra 674 víctimas mortales -112 más en las últimas 24 horas-, y 1.746 pacientes están graves y con asistencia respiratoria en los hospitales.

En el caso de Irán -1.685 muertos y más de 21.000 infectados-, la oposición en el exilio contesta los datos oficiales y aseguran que el virus habría matado a 8.800 personas, lo que es indemostrable, según fuentes consultadas por la AFP.

Hasta ahora más o menos contenido, los países latinoamericanos también empiezan a ver crecer la curva. Ecuador registró el domingo 7 muertos, el mayor crecimiento diario, con lo que el saldo se eleva a 14 muertos y 789 infectados, que se extienden por más de la mitad del país.

Colombia también anunció su primer muerto por el coronavirus, un taxista de Cartagena de Indias que había llevado en su taxi a extranjeros.

La COVID-19 causa estragos también entre el personal sanitario que se enfrenta a la precariedad de medios y jornadas extenuantes de trabajo, documentadas por el enfermero y fotógráfo italiano Paolo Miranda, que trabaja en el hospital de Cremona (norte de Italia), la región más castigada por la pandemia, con más de 3.000 muertos.

En España, 3.475 médicos, enfermeras y personal sanitario han resultado infectados, casi un 12% del total. En Italia ya han muerto 18 médicos, en Indonesia tres, y en Francia uno.

“Es un problema importante para el sistema sanitario”, dijo el director de emergencias sanitarias de España, Fernando Simón, describiéndoles como “héroes de la sociedad”, aplaudidos cada noche a las 20h00 (19H00 GMT) por los ciudadanos de las principales ciudades europeas.

Y es que la falta de material es una constante en la mayoría de los países, tanto como la saturación, que está llevando al dilema ético para los médicos de a quién salvar.

Según el alcalde de Nueva York, la ciudad, que cuenta con el mayor número de casos confirmados en Estados Unidos, se quedará sin respiradores -esenciales para mantener en vida a los enfermos más graves- en “unos diez” días.

ROMA AFP

También podría gustarte