Alcaldesa saca el Ejército a las calles de la ciudad

La decisión se tomó al término de un Consejo de Seguridad presidido por la mandataria. Bandas de venezolanos son los promotores de estos asaltos. Comunidad pide mano dura contra estos criminales extranjeros.

La alcaldesa Virna Jhonson tomó ayer la decisión de sacar la tropa militar a patrullar la ciudad, luego de los hechos vandálicos promovidos y desarrollados por criminales venezolanos en compañía de mototaxistas samarios que ayer asaltaron varios establecimientos comerciales de venta de alimentos

Los delincuentes venezolanos armados de machetes y piedras han irrumpido en varios negocios cuyos propietarios han tenido la valentía de enfrentarlos a bala para poder defender su vida y su propiedad.

Los criminales venezolanos, que son la mayoría de los que han llegado a Santa Marta, han encontrado apoyo en minúsculos grupos de mototaxistas que se han dejado llevar por estos bandidos para causar intranquilidad en la ciudad.

Al término de un Consejo de Seguridad presidido por la mandataria, donde estuvieron presentes el coronel Óscar Solarte, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta y la coronel Sandra Vallejos, Secretaria de Seguridad y Convivencia, evaluaron los saqueos que protagonizaron decenas de personas que, en motocicletas, llegaron a varios establecimientos de mediana y pequeña superficie, entre estos un D1 y un ARA, ubicados en sectores como Los Nogales, Gaira y El Pando, donde entraron a hurtar toda clase de elementos.

“Hemos tenido conocimiento de algunos inescrupulosos que han intentado hurtar en diferentes almacenes y por ello en el Consejo de Seguridad. Hemos dado la instrucción que el Ejército salga a las calles de Santa Marta para que en un trabajo articulado los samarios se puedan sentir seguros durante el tiempo de cuarentena”, dijo la mandataria local en un vídeo publicado en redes sociales.

Por su parte, el coronel Oscar Solarte, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quien participó del consejo de seguridad,  dio a conocer la manera cómo se trabajará de manera articulada entre las diferentes instituciones, según lo ordenado por la alcaldesa Virna Johnson. “Determinamos un plan especial de control a las grandes, pequeñas y medianas superficies y tiendas en los barrios, para garantizar la apertura de estos lugares; para ello, la Policía y el Ejército incrementan sus unidades con refuerzos desde la Regional 8 de Policía y desde Bogotá”, aseveró el oficial.

De igual modo, se determinó una coordinación con la Fiscalía General de la Nación para que toda persona que sea capturada en comisión de cualquier acto contra las leyes, sea procesada e imputada por los delitos de asonada, terrorismo y concierto para delinquir.

LOS CASOS DELICTIVOS

El primero de estos casos se presentó a las 7:41 de la mañana en Los Nogales, hasta donde llegaron decenas de personas en moto e irrumpieron en un establecimiento D1 para saquearlo. Aunque las autoridades llegaron de inmediato al ser alertados por la comunidad, solo pudieron capturar a cuatro sujetos y recuperar algunos productos que fueron dejados a disposición de las autoridades.

Además se conoció que, horas más tarde en un supermercado de ARA en Gaira, sector de Villa Betel, también ingresó un grupo de personas a intentar saquear, sin embargo la rápida reacción de la Policía y miembros del Escuadrón Antidisturbios del ESMAD iniciaron una persecución, logrando frustrar el caso de hurto.

Por lo anterior, el distrito dio a conocer la medida para garantizar la tranquilidad de la comunidad samaria durante la medida de cuarentena por el COVID-19, además de las tiendas de suministro de alimentos que pese a que fueron cerradas por un lapso de tiempo luego de los hechos ocurridos, permanecerán abiertas los 24 días de aislamiento obligatorio en la ciudad.

También podría gustarte